#4J: continúan los debates para la preparación de un nuevo #NiUnaMenos

0
37


El viernes pasado se realizó la segunda asamblea convocada para preparar una nueva movilización por Ni Una Menos, la cuarta desde su primera edición en 2015. El debate giró en torno al carácter de la acción y a la necesidad de convocar a una movilización masiva, que denuncie al gobierno nacional y a los gobiernos provinciales y se dirija de Plaza de Mayo al Congreso de la Nación. Posiciones encontradas y desafíos del movimiento de mujeres.

El viernes pasado, en la Mutual Sentimiento del barrio de Chacarita, un centenar de activistas de distintas agrupaciones políticas y de mujeres volvieron a debatir sobre al carácter de la acción que realizarán el próximo lunes 4, al cumplirse un nuevo aniversario del primer Ni Una Menos.

Los debates centrales, que giraron alrededor de la necesidad de levantar la exigencia de “no al pago de la deuda externa” y realizar una movilización masiva en reclamo de la inmediata aprobación, sin dilaciones y sin cambios, del proyecto de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, con posiciones encontradas que continuarán desarrollándose el próximo jueves 24 en la tercer asamblea.

La deuda es con nosotras

Como señalaron varias de las presentes, este año, la lucha contra la violencia hacia las mujeres se encuentra atravesada por el debate por la legalización del derecho aborto en le Congreso de la Nación y por la crisis política y económica que el Gobierno Nacional pretende resolver pidiendo “ayuda” al FMI, en base a un “Gran Acuerdo Nacional” que le permita aplicar los planes de ajuste que exigen los organismos internacionales, incluido el pago de la fraudulenta deuda externa. Como señalaron desde el Frente de Izquierda, a ese acuerdo acude toda la oposición, que como Scioli y muchos otros referentes políticos y gobernadores ya aceptaron colaborar con el gobierno de Cambiemos para descargar una vez más la crisis de los empresarios y grandes capitalistas sobre el pueblo trabajador.

Desde la agrupación de mujeres Pan y Rosas fueron contundentes al proponer que los ejes centrales de la convocatoria sean la exigencia de aprobación del proyecto de ley de la Campaña nacional por el Derecho al aborto legal, seguro y gratuito y el no pago de la fraudulenta deuda externa: una deuda ilegal e ilegítima que impuso la última dictadura cívico militar y sostuvieron desde entonces todos los gobiernos constitucionales, desde el gobierno de Alfonsín hasta los tres gobiernos kirchneristas.

En su intervención, Marilina Arias, maestra de nivel primario y dirigente del sindicato Ademys, se refirió a este hecho y destacó la importancia de pensar en este marco las tareas del movimiento de mujeres. “Tenemos una responsabilidad histórica frente al movimiento de mujeres de todo el mundo, que este 8 de marzo se movilizó nuevamente en cientos de países. Nuestro desafío es mostrar que si realmente queremos enfrentar este nuevo saqueo que preparan, el ajuste y las consecuencias de lo que implica para nuestras vidas un nuevo acuerdo con el FMI, esta movilización debe pronunciarse contra el pago de la deuda externa, que sólo traerá más penurias para las mujeres, las más oprimidas entre los oprimidos, las más pobres entre los pobres”, sostuvo.

“Para enfrentar realmente estos planes no alcanza con lo que plantean algunas compañeras, que proponen que marchemos bajo la consigna de ‘no al FMI’: tenemos que decir claramente que el movimiento de mujeres rechaza el pago de la deuda y exigir que esa plata se destine a educación, salud, viviendas”, destacaron también desde la agrupación Pan y Rosas (PTS/Frente de Izquierda). Asimismo, Arias remarcó que “gracias a la movilización y la lucha estamos a punto de conquistar un derecho histórico como es la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo no deseado, por el que luchamos hace décadas. ¿Qué garantía podemos tener de que se hará efectivo una vez aprobado, si ya están diciendo que harán recortes enormes al Presupuesto 2019, porque todo irá a pagar la deuda? No podemos perder de vista este hecho elemental. Necesitamos seguir movilizadas y multiplicar nuestras fuerzas con esta perspectiva, para ser miles en las calles, porque ese es el único lenguaje que entienden los de arriba”, afirmó.

En ese sentido intervinieron, entre otras, la referente del Suteba La Matanza Natalia Hernández y las trabajadoras aeronaúticas tercerizadas de LATAM. Tras relatar cómo se profundizan los ataques a sus ya precarias condiciones laborales, las trabajadoras remarcaron la importancia de tejer alianzas con el movimiento obrero: “nuestras aliadas no son las mujeres que, como Lagarde, someten a la miseria a miles de pobres y trabajadoras en el mundo”, sostuvieron. La noticia que ese día se conoció, sobre la reincorporación de los mineros de Río Turbio, que enviaron su saludo a la asamblea, también fue parte de la reflexión que acercaron las obreras: “los pasos que dieron en la coordinación con otros sectores en lucha, como el movimiento de mujeres; la pelea contra la conducción de su sindicato, que dejaba correr los despidos; la persistencia en sus reclamos a pesar de la represión y los ataques del gobierno de Mauricio Macri y de la gobernadora Alicia Kirchner, son parte de las lecciones que tenemos que sacar para fortalecer y profundizar nuestra lucha”, afirmaron.

¿Porqué marchar de Plaza de Mayo a Congreso?

Uno de los principales acuerdos que tiene hasta ahora la asamblea es la necesidad de manifestar el apoyo al proyecto de la Campaña nacional por el derecho al aborto, que esa semana comenzará a debatirse en el plenario de comisiones a las que tiene giro parlamentario, para llegar al recinto el 13 de junio.

Como destacaron varias de las presentes, garantizar una movilización masiva, que exija en las calles su aprobación, sin más dilaciones y sin cambios, es fundamental. “La alianza que mantuvieron durante todos estos años los partidos mayoritarios, que impidió que ese proyecto llegara al recinto -como pedía la jerarquía de la Iglesia- no puede menos que despertar desconfianza”, afirmaron desde la agrupación Pan y Rosas al proponer que haya una convocatoria amplia y masiva a marchar desde la Plaza de Mayo al Congreso Nacional.

Aunque originalmente se había acordado realizar una movilización ese día, con ese trayecto, hacia el final de la asamblea, desde el colectivo Ni Una Menos, la agrupación Patria Grande y sectores afines al kirchnerismo propusieron que se realice sólo una concentración en el Congreso, con manifestaciones previas en distintos puntos emblemáticos que considere cada organización, sin movilización y sin un acto que se posicione sobre los distintos reclamos que tiene el movimiento de mujeres ni sobre la crisis actual que atraviesa el país, de la mano de Cambiemos y de su alianza con los gobernadores.

Frente a esto diferentes sectores, entre ellos el Frente de Izquierda, insistieron en la importancia de preparar una movilización unitaria, que se convierta en un hecho político nacional, que apueste a la participación de miles de mujeres. Desde la agrupación pan y Rosas propusieron también que al frente de la movilización estén las referentes de las principales luchas que están dando las trabajadoras y trabajadores que enfrentan los despidos y el ajuste, las referentes del movimiento de mujeres, las jóvenes que se organizan por el derecho al aborto. Una gran expresión de conciencia, de miles de mujeres y varones, que vaya desde el centro del poder político en la Plaza de Mayo hacia el parlamento, para exigir en las calles la aprobación del derecho al aborto y la separación de la Iglesia y el Estado, con un masivo pañuelazo.

Asimismo, propusieron que esa movilización “ponga de manifiesto que es necesario acabar con la tregua a Macri y a los gobernadores, con la exigencia de un paro nacional convocado por todas las centrales sindicales, que sea el inicio un verdadero plan de lucha para que esta vez la historia no se repita y no seamos las mujeres y nuestras familias las que paguemos el pato de la crisis que generaron los empresarios, que se la llevaron en pala durante todos estos años y pretender seguir haciéndolo”.



Source link