A tres años del primer #NiUnaMenos, preparan una nueva manifestación

0
70


En la Mutual Sentimiento, organizaciones de mujeres, sociales y políticas realizaron su primera asamblea y definieron marchar el próximo 4 de junio.

Este viernes, en la Mutual Sentimiento, en el barrio de Chacarita, activistas y militantes de diversas organizaciones de mujeres, sociales y políticas se reunieron en la primera asamblea convocada para avanzar en la preparación de una nueva manifestación por los derechos de las mujeres de cara al 3 de junio, cuando se cumplirán 3 años de aquella masiva concentración que protagonizaron millones de personas en todo el país, bajo el grito Ni Una Menos.

El balance de estos meses que transcurrieron desde la movilización del pasado 8 de marzo atravesó el encuentro. Como expresaron la mayoría de las presentes, la conmemoración de este día que se instaló con fuerza en el calendario del movimiento de mujeres, que se popularizó y llegó a barrios, fábricas, escuelas y dependencias laborales, despertando la adhesión de cada vez más personas, estará atravesado este año por la profundización de la política de ajuste del gobierno de Cambiemos, por los anuncios que en este marco realizó el presidente Mauricio Macri, acerca de las negociaciones abiertas con el Fondo Monetario Internacional tras la corrida del dólar, y por la proximidad del debate que deberá dar el Congreso de la Nación para determinar si el derecho al aborto en Argentina seguirá siendo, o no, negado por el Estado.

Muchas de las presentes insistieron en este punto durante la reunión: es necesario garantizar una nueva movilización masiva que exija en las calles la aprobación, sin más dilaciones, del proyecto de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Ese proyecto, presentado hace ya 12 años en el parlamento, 7 veces consecutivas, hubiera evitado la muerte de más de 3 mil mujeres jóvenes, trabajadoras y pobres sólo en esos años en los que fue cajoneado -período tras período- por los partidos mayoritarios, tanto del PJ-FPV como de Cambiemos. Su alianza con la jerarquía de la Iglesia garantizó que la iniciativa no llegara al reciento. Por eso el próximo 3 de junio, como también quedó expresado en la asamblea de este viernes, tiene el enorme desafío de instalar en las calles el reclamo que hace décadas sostiene el movimiento de mujeres, ahora con nuevas fuerzas.

Entre los principales contenidos de la convocatoria que en los próximos encuentros definirá la asamblea, también estuvo presente el rechazo a la política de ajuste del gobierno de Cambiemos. “Las mismas mujeres que sufren las peores consecuencias de la clandestinidad del aborto son las que sufren con mayor crudeza las consecuencias de las políticas que descargan Macri y los gobernadores sobre el pueblo trabajador”, sostuvo Catalina Balaguer, despedida de Pepsico, durante la reunión de este viernes. En ese coincidieron también la mayoría de las presentes: los tarifazos, la inflación, la flexibilización y la precarización del trabajo, los salarios que no llegan a cubrir siquiera el costo de la canasta básica familiar, golpean duramente a las mujeres trabajadoras y de los sectores populares, las más pobres entre los pobres, las más explotadas entre los explotados.

Catalina Balaguer, militante de la agrupación de mujeres Pan y Rosas y del PTS en el rente de Izquierda, destacó al respecto que “la herramienta de la movilización es fundamental”. “Contra la violencia machista, contra las patronales que amasan fortunas a costa de las vidas que dejamos en la fábrica, contra la política de ajuste del gobierno, tenemos que organizarnos y salir a la calle”, dijo, y recordó que “Pepsico a mi me despidió dos veces por defender los derechos de mis compañeras. Nosotras esta situación ya la pasamos”.

“Esta organización que supimos conquistar es momento de ponerla al servicio de garantizar que seamos muchas más, para arrancar nuestra ley por el derecho al aborto, por la separación de la Iglesia del Estado, para decirle no a los tarifazos, al ajuste y al avance de las ‘recetas’ del FMI”, sostuvo Catalina, y destacó la importancia que tiene en este marco la exigencia de un paro y plan de lucha nacional a las conducciones sindicales. “Pero no podemos dejar en sus manos la pelea por conquistar los reclamos que tenemos”, reflexionó, y subrayó que las movilizaciones de diciembre en rechazo a la reforma previsional de Cambiemos y la manifestación del pasado 8 de marzo, muestran el camino. “Ese tiene que ser nuestro punto de apoyo para derrotar la política de Macri y de los gobernadores: la movilización de decenas de miles en las calles”, dijo.

Como recordó su compañera Andrea D’Atri, dirigente de Pan y Rosas y del PTS en el Frente de Izquierda, este viernes “la propia presidenta del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde le dijo a Dujovne que su comitiva andaba ‘corta de mujeres’. Verdaderamente, lejos de ser una mujer empoderada, Lagarde es la forma en la que el imperialismo ha decidido dotar con ‘rostro humano’ a una institución destinada a aplicar planes de ajuste a los países dependientes, donde sabemos que los que pagan principalmente esos ajustes son la clase trabajadora y el pueblo pobre, y principalmente las mujeres”.

Lo que mostró la asamblea de este viernes es que a pesar de las diversas concepciones existentes acerca de “qué es el feminismo”, las organizaciones convocantes del próximo Ni una menos tienen un punto en común: no se sienten representadas por las mujeres que ocupan esos lugares en las estructuras de poder del capitalismo, que están allí para garantizar la opresión de millones de explotados y explotadas, como Lagarde. “Como plantea Nancy Frazer, quien representa la idea de la necesidad de construir un feminismo ‘para el 99 por ciento’, nuestro objetivo no es construir un feminismo para ocupar los lugares en las estructuras de poder del capitalismo: queremos un feminismo que dinamite esas estructuras”, agregó D’Atri. No es un debate menor, y seguramente esté presente también en los próximos encuentros de preparación de un nuevo Ni Una Menos.

El próximo viernes 18 por la tarde, las convocantes volverán a reunirse en la Mutual Sentimiento, del barrio de Chacarita, con el propósito de avanzar en nuevas definiciones. Hasta ahora, han resuelto convocar a una movilización masiva el próximo lunes 4 de junio, para garantizar la mayor participación. Como señaló en su intervención Catalina Balaguer, y refrendaron también muchas de las presentes, tenemos que comenzar a preparar ya mismo esa gran manifestación, impulsando asambleas y pronunciamientos en todos los lugares de estudio y de trabajo y exigiendo a las centrales y sindicatos que estén a la cabeza de garantizar todas las medidas que sean necesarias para que todos los trabajadores y trabajadoras que quieran hacerlo puedan participar.



Source link