Aumenta crisis de damnificados por erupción de Volcán de Fuego en Guatemala

0
182


La noche de ayer el volcán de Fuego en Guatemala entro en actividad e hizo una

erupcion tan fuerte que no se había visto desde 1974.

Rescatistas y la misma población aún está en búsqueda de sobrevivientes ya que hay muchas comunidades que se encuentran incomunicadas y se tiene el registro de que al menos dos pueblos han sido desaparecidos.

Esta nueva erupción es la más fuerte registrada en los últimos años, generando fuertes flujos piroclásticos en las barrancas Seca, Cenizas, Mineral, Taniluya, Las Lajas, y Barranca Honda, de acuerdo con el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología y Meteorología e Hidrología (Insivumeh).

La erupción volcánica del domingo arrojó un río de lava candente y produjo espesas nubes de humo de casi 9,6 kilómetros en el aire, según la Conred, la agencia gubernamental para la reducción de desastres. Remanentes de cenizas cubrieron vecindarios y un río de lava, que se desvió de su cauce natural arrasó con el poblado de El Rodeo.

Según Conred, hasta el momento se reportan numerosos heridos, unos 3.200 evacuados y 1.100 albergados principalmente en los departamentos de Escuintla (sur) y Sacatepéquez (oeste), que junto al de Chimaltenango (oeste) son los tres más afectados por la erupción del coloso el domingo.

En total se calculan 2 millones de personas afectadas y la cantidad de cadáveres contabilizados ya suma 62. La actividad del volcán no ha cesado hasta el día de hoy, por lo que se prevé que la cifra de muertos y damnificados ascienda en las próximas horas.

Anoche un vocero de la presidencia de Guatemala anunció que las tareas de búsqueda y rescate de fallecidos o desaparecidos se suspendieron debido a poca luz en la zona y los peligros, por lo que se reanudaron la madrugada de este lunes.

Entre las personas heridas se encuentran 12 niños, cuatro con quemaduras de tercer grado que obligó a las autoridades a su traslado al Hospital Roosevelt, de la capital. Se estima además, hay un indeterminado número de desaparecidos y 3.100 han sido evacuados.

Según dijo Gustavo Chigna, experto del Instituto Nacional de Sismología y Vulcanología a medios locales: “Esta es la erupción más grande desde 1974, hemos tenido erupciones constantes, pero no de esta dimensión, en esta han descendido hasta ocho kilómetros de lava de gran magnitud” también advirtió que “La erupción continúa, se mantiene y la actividad se puede mantener por algunas horas más, y entrando la noche será sumamente peligroso, porque no hay forma de

evacuar o mirar los caminos”.

A comienzos de este año, el pasado 1 de febrero, el volcán estuvo 20 horas en actividad, tiempo durante el cual expulsó flujos de lava y causó actividad sísmica y explosiones. En esa ocasión la caída de ceniza afectó a las comunidades de Santa Sofía, Morelia, El Porvenir, Finca Palo Verde, Sangre de Cristo, San Pedro Yepocapa, Panimaché 1 y 2, Alotenango, Ciudad Vieja y La Antigua Guatemala.

Eddy Sánchez, director de Vulcanología, informó de que se espera que la actividad eruptiva del cono se prolongaría, por lo menos, hasta las 23.00 locales (05.00 GMT del lunes) y advirtió de peligros a medio plazo, como la contaminación del agua potable en las poblaciones afectadas por la ceniza, así como la posibilidad de que los drenajes colapsen por la arena arrastrada por el agua de las lluvias.

Mientras tanto el gobierno de Jimmy Morales ya aprovecha esta tragedia para resaltar la “gran labor del ejército en los rescates”. El pueblo de las zonas rurales es vulnerable por la marginación y pobreza, ante los desastres naturales, como lo vimos tras el mismo sismo del 19S en México.

Hoy en Guatemala los altos mandos del ejército se pretenden lavar la cara, han presionado la última década para impedir que los genocidas de la dictadura en este país, vayan a juicios por delitos de lesa humanidad. Luego de 37 años, ni una docena llegaron a tribunales y la mayoría siguen impunes. Tenemos que repudiar la utilización de la tragedia por parte del gobierno de Guatemala y mandamos toda nuestra solidaridad con el pueblo guatemalteco, que no cuenta más que con sus propias fuerzas para ponerse de pie.



Source link