Autovía de Punilla: la fauna de las sierras es ignorada

0
86


El gobierno de la provincia de Córdoba aprobaría el cuestionado proyecto de autovía para la ruta 38, basado en un estudio de impacto ambiental donde la fauna ocupa doce renglones. Las dudas sobre este punto no fueron contestadas.

En la pasada audiencia pública por el proyecto de autovía para el Valle de Punilla, uno de los temas recurrentes fue la prácticamente nula importancia asignada a la fauna nativa. El Instituto de Investigación de Servicios Públicos e Infraestructura (IISPI), que elaboró el estudio de impacto ambiental, también intentó responder a las dudas planteadas en la audiencia, en un escrito elevado a la Secretaría de Ambiente provincial. El escrito fue presentado el 27 de junio pasado por el director del IISPI, Francisco Delgadino.

Las dudas presentadas durante la audiencia pública, hacen referencia a estos dos párrafos, únicas menciones precisas sobre la fauna en un documento de 417 páginas.

“En esta gran región, si bien se observa un deterioro generalizado del hábitat original, quedan fragmentos de los distintos ambientes en aceptable estado de conservación. Los vertebrados característicos del Cordón Central son: sapo de Achala, ranita del zarzal, lagarto de Achala, yarará ñata, cóndor, chuña de patas rojas u orco chuña, chorlo cabezón o pampero, buho ñacurutú, atajacaminos ñañarca, vencejo collar blanco, picaflor rundún, minera de pico curvo, remolinera castaña, gaucho cola blanca, dormilona nuca canela, yal plomizo, piquito de oro grande y mamíferos como lobito de río, zorro colorado, huroncito y el desaparecido huemul de Pampa de Achala.

Los vertebrados característicos del Cordón del Este son: sapito de colores, rana criolla, lagarto overo, lagarto de las piedras, falsa yarará, coral, montaráz de la sierra o mollera, halcón peregrino, catita serrana grande, picaflor verde común, carpintero blanco, gallito de collar, birro común, zorzal chiguanco, juan chiviro, arañero cabeza castaña, rey del bosque, piquito de oro chico y mamíferos como comadreja overa, cuis serrano, vizcacha, lobito de río, gato del monte y puma.”

Es claro que esta pobre descripción lleva a preguntarse qué metodología se utilizó, por qué no se evaluó el estado de conservación, y también cierta curiosidad por animales de los cuales nunca se ha oído hablar, como el “huemul de Achala”. La respuesta emitida por el IISPI se limita a afirmar que se consultó la “información generada por autoridad competente y responsable del área”: el libro Regiones Naturales de la Provincia de Córdoba, publicado por el gobierno provincial en 2013.

Lo curioso es que los técnicos del IISPI ignoraron una nota fechada el 6 de junio, incorporada al expediente y realizada por científicos del Instituto de Ecología Animal (IDEA), institución dependiente de la Universidad Nacional de Córdoba y de CONICET. Esta nota indica claramente las falencias, que no han sido contestadas:

1- En primer lugar se comete un error técnico grave: sólo se incluyeron los nombres vernáculos en el estudio de impacto, así que resulta imposible conocer a qué especies se refiere. El único instrumento técnico universal son los nombres científicos.

2- Aún así, interpretando los nombres presentes, resulta que la mitad del listado corresponde a fauna del piso superior de las Sierras Grandes de Córdoba (Pampa de Achala), siendo que el camino proyectado no atraviesa esa zona. El “huemul de la Pampa de Achala” sólo se conoce por registros zooarquológicos, ya que se extinguió hace unos 3000 años.

3. Conocer la categoría de conservación de las especies que se verían afectadas por el proyecto de autovía es de suma importancia. Estas categorías se encuentran en listados elaborados por especialistas (“listas rojas”) y es inaceptable que no hayan sido consideradas.

4. En todo el informe, la fauna parece ser una única entidad homogénea, ignorando los requerimientos de las diferentes especies animales.

Los animales que habitan las sierras de Córdoba no son un simple listado. Son necesarios para la conservación misma del bosque nativo. Numerosas especies de plantas, por ejemplo dependen de insectos y aves para su polinización y dispersión de frutos. No hay que descartar tampoco su aporte directo a la sociedad, controlando insectos que trasmiten enfermedades o siendo un atractivo turístico en sí mismos. La ausencia de una descripción cuidadosa no sólo es un error técnico: si no se registra la diversidad existente antes de construir la obra, será imposible evaluar los impactos de esta obra una vez que se construya.



Source link