Bahía Blanca: La hipocresía de la mano dura y el “periodismo” local

0
193


El pasado jueves se conocía la noticia de la aprobación por unanimidad en el Concejo Deliberante de un proyecto del periodista y accionista de La Brújula, German Sasso, para a instalar buzones donde se pueden hacer denuncias anónimas sobre venta de drogas. Días antes, la policía comenzó a parar los colectivos urbanos, con la posibilidad de llevarse detenido a quien tenga antecedentes o no tenga documento encima. ¿Quiénes están detrás de estas ideas y para qué lo hacen?

En el último mes una serie de hechos aberrantes sacudieron la ciudad. El asesinato de Agustina Solange Bustos, Mariana Sol Bruna y el caso del “Clan Benítez” desataron numerosas reacciones en la sociedad, marcadas por la tristeza, la impotencia y la bronca.

En los distintos casos la cobertura de los medios de comunicación locales La Brújula y La Nueva, jugaron un patético rol de sirvientes del poder político y la policía, alimentando los peores prejuicios de la sociedad, para desviar el descontento a los “perejiles” de siempre y ocultar los verdaderos responsables que están detrás.

Tras el asesinato de Agustina Bustos fue La Brújula la primera en publicar la imagen de los supuestos comprobados asesinos, menores de edad. Antes que el descontento social vaya contra el poder político, era mejor que aparezca rápido un culpable, así hicieron la fácil y agarraron a dos pibes pobres que Vivian laburando en la calle. Días después de que prendieran fuego sus casas, se iba a conocer que en realidad las pruebas habían sido plantadas por la policía y que estos menores no tenían nada que ver, pero ya era demasiado tarde para reparar los daños, nadie pidió disculpas.

Como ya ha hecho con anterioridad, en el caso de Mariana Sol Bruna, La Brújula sin ningún respeto por familiares y amigos, publicó como exclusiva, información privada de la adolescente, tratando de culpabilizarla a ella por consumo de drogas. Como constantemente pasa con los femicidios, los medios ocultan todo el sistema de opresión hacia las mujeres, y en cambio ponen el foco en la victima. Mejor tener a la gente repitiendo “Le pasó por puta” “Le pasó por drogadicta” que cuestionar profundamente el machismo instalado en la sociedad en que vivimos, como implicaría la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral.

La operación fue tan burda que para atacar a los docentes que están reclamando contra las paritarias de pobreza, también involucraron a un director afiliado a SUTEBA que semanas después se desmintió totalmente que esté implicado.

Te puede interesar: Bahía Blanca: trabajadores/as de los medios de comunicación se dirigen a la comunidad

Violencia es mentir: consenso de mano dura Pro y peronista en el Consejo Deliberante

Germán Sasso uno de los dueños de La Brújula, junto a Gustavo Elías presidente de la Unión Industrial y dueño también de La Nueva, es uno de los agentes que tienen los políticos y la policía para crear chivos expiatorios, difundiendo cosas que solo debería acceder la justicia. Así lo hizo también con el caso de Micaela Ortega, y constantemente hace gala de su poder. Sin conformarse con su rol de operador mediático, el pasado jueves presentó un proyecto en el Consejo Deliberante por el cual se van a instalar “buzones anti-narco” en la ciudad, donde poder denunciar anónimamente la venta de drogas.

La hipocresía es total, tanto la policía como los jueces ya saben dónde se vende droga, de hecho, ellos mismos son cómplices de mantener esas redes de narcotráfico para obtener su beneficio del mercado negro. Mientras el poder consume droga “de la buena”, a los pibes los criminalizan por consumir la misma porquería que ellos venden. Lo que pretenden es que cualquier vecino pueda hacer de policía, y mientras ignoran las denuncia a los grandes narcos como ya hacen, van a perseguir a los que tengan su propia planta de marihuana, como pasó solo hace semanas en Villa Delfina.

Esta vergonzosa ordenanza que recuerda lo peor de la dictadura cuando te instigaban a que seas un buchón, fue votada por todos los miembros de Cambiemos, el PJ de Feliú y Unidad Ciudadana. Quiroga que había dicho cuando asumió su banca, que iban a ser “impecables ideológicamente” mostró su verdadera cara votando esta ordenanza.

Ya en la inauguración de las sesiones del “Honorable” Concejo Deliberante, los concejales mostraron que no tienen nada para ofrecernos. Ese día ninguno de los concejales dirigió la palabra a los trabajadores en lucha de Cargill, estatales, docentes, médicos, agrupaciones de mujeres y familiares de víctimas, que se habían movilizado exigiendo respuestas políticas a sus reclamos.

Hablemos en serio de delincuencia.

El colmo de la demagogia de la “mano dura”, fue la nueva medida aplicada a nivel provincial por la cual la policía se lleva ilegalmente detenido a cualquier pasajero si no tiene los documentos encima, o si tiene antecedentes. Nuevamente se busca criminalizar la pobreza y llevarse detenido a cualquiera por “portación de cara”.

Te puede interesar: Es ilegal que la Policía te detenga en la calle o te requise en el bondi sin motivos

Ya desde el gobierno de Scioli llenaron la ciudad de policías y patrulleros, hasta de gendarmes, diciéndonos que con eso íbamos a estar más seguros. Mientras tanto sus políticas económicas hicieron que la desigualdad social aumente, que la pobreza e indigencia sean muy grandes, que no haya trabajo, y que las y los docentes tengan que seguir en pie de lucha por la educación pública y por un salario que permita llegar a fin de mes sin hacer malabares.

Los políticos tradicionales y sus amigos empresarios robaron algo mucho más importante que un celular o una cartera, le robaron a cientos de miles de trabajadoras y trabajadores sus condiciones de vida, el acceso a la salud y la educación, su tiempo libre. Ellos mismos después le echan la culpa a los pibes de que son unos vagos que no hacen nada y “están perdidos”, cuando no hay laburo, y si hay es en pésimas condiciones.

Los empresarios que son menos del 1% de la sociedad se quedan con el %67 de lo que producen los trabajadores, y encima mucha de esa plata se la llevan directo a otros países, evadiendo impuestos como pasa con la mayoría de los funcionarios más importantes del actual gobierno.

El verdadero robo de los tarifazos, son nada más para beneficiar a unos pocos amigos de Macri que tuvieron ganancias por 10.000 millones de pesos el año pasado. A los jubilados les robaron 100.000 millones de pesos con la reforma previsional y, mientras contaban los votos los diputados de Cambiemos y el PJ/FR que cobran sueldos de lujo, la policía reprimía a la masiva movilización que dejaba expuesto ante toda la sociedad este fraude. También quedaba en evidencia qué intereses defienden las fuerzas represivas, mal llamadas “de seguridad”.

En definitiva, la hipocresía de la mano dura es que no importan los delitos, sino quien los hace. Si un ladrón de gallinas o un ladrón de celulares es para ellos un “negro de mierda” al que hay que meterle bala, como hacen todos los días en los barrios con el gatillo fácil. Si un ladrón de guante blanco se roba millones, es un respetable empresario o político que tiene todas las leyes acomodadas para seguir haciéndose más y más rico.

Somos muchas y muchos los que estamos cansados, los cientos de miles que estuvimos saliendo a las calles contra la reforma previsional, los tarifazos, contra el ajuste y los despidos, por el aborto legal y una sociedad libre de machismo. Necesitamos unir todas nuestras peleas, no esperar a 2019 para votar listas que vienen aprobando todas las leyes que necesitan las empresas. Para frenar los ataques del gobierno y para plantear un modelo de sociedad distinto, donde las riquezas naturales y de nuestro trabajo sean para todos, y no se lo apropie ese 1% de empresarios que se beneficia de nuestra miseria.

Te puede interesar: Hacia el acto del 1° de Mayo: abajo los tarifazos, que la crisis la paguen los capitalistas



Source link