Campana: estudiantes de la UNLu contra la violencia machista y privilegios de autoridades

0
158


Los centros de estudiantes de la Universidad de Luján convocan a movilizarse este jueves desde el Centro Regional UNLu Campana.

Como se informó a través de este diario, Marcelo Hergenreder, director de la UNLu sede Campana, fue denunciado por golpear y agredir físicamente a una estudiante tras un accidente de tránsito. Las características más antidemocráticas del régimen universitario saltan a la luz cuando se cuestiona a los miembros de una “casta intocable”.

Luego de que se hicieran públicos los hechos, el Centro de Estudiantes de Trabajo Social de la UNLu convocó a una asamblea estudiantil. Ese mismo día las autoridades, que a tres días de los hechos aún no se habían pronunciado (ni siquiera el Consejo Superior accedió a tratarlo), anunciaron la separación preventiva de Hergenreder del cargo y, más tarde, el inicio de la aplicación del Protocolo contra Discriminación y Violencia de Género

La Universidad Nacional de Luján cuenta con un protocolo de intervención ante situaciones de discriminación y/o violencia de género, pero éste aún no se encuentra reglamentado (se puso en práctica cinco días después de la denuncia realizada por la estudiante).

El protocolo cuenta con trece artículos y fue creado con el fin de procurar un abordaje de las situaciones de violencia de género y/o discriminación por orientación sexual que se den bajo la responsabilidad de la Universidad desde un enfoque específico de género, contemplando la legislación vigente nacional e internacional.

Por otro lado, en el reglamento del Juicio Académico de la Universidad, aprobado en 1992, es donde más se expresan los privilegios de la casta que conforman las autoridades al interior de la universidad:

  • En las causales de denuncia no se contempla la violencia de género ni acoso (¡en el país del Ni Una Menos!).
  • Al tribunal académico permanente no pueden acceder los estudiantes: está integrado sólo por seis profesores titulares y eméritos
  • Las medidas que puede resolver este tribunal, van desde la remoción del cargo de la autoridad en cuestión, hasta un “pedido de disculpas”.

    Las y los estudiantes deben exigir la reglamentación del protocolo acompañado de la exigencia de que puedan tener voz y voto en situaciones de esta magnitud y que las resoluciones de estos casos no sean tomadas por gente que tenga complicidad con la casta universitaria.

    Como estudiantes organizadas en Pan y Rosas, quienes firman esta nota participarán de la movilización convocada para este jueves 3 en la sede de UnLu Campana. En una época en la que las mujeres estamos protagonizando masivas movilizaciones por nuestros derechos, es indispensable fortalecer la organización de las y los estudiantes, poniendo en pie una Comisión de Mujeres independiente para enfrentar la violencia y la opresión en la Universidad y en las calles.

    Que los centros convoquen a fuertes asambleas intercarreras en la Universidad de Luján para lograr expresar la fuerza de todo el movimiento estudiantil organizado contra la violencia machista y lograr la restitución de Hergenreder.

    Lograr la plena implementación del Protocolo contra la discriminación y la violencia de género y que la pelea contra la impunidad de las autoridades sea un primer paso para comenzar una gran campaña por democratizar los órganos de cogobierno que impliquen mayoría estudiantil, claustro único docente y participación no docente, estableciendo el voto directo (una persona, un voto) como mecanismo de elección de autoridades y revocabilidad de los cargos en la Universidad.



  • Source link