¿Cómo se prepara la docencia para el 8A?

0
180


Cuenta regresiva para que culmine el debate sobre el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, un debate que ha partido aguas en todo del país y del cual docentes y estudiantes no estuvieron por fuera.

“Profe, ¿usted qué opina del aborto?”

En cada aula, las y los estudiantes nos interpelaron acerca del debate que recorrió todos los medios, mesas familiares, salidas con amigxs. La práctica del aborto no es algo que suceda al margen de las escuelas, y esto lo conocemos bien lxs docentes que somos lxs primerxs en contener a nuestrxs estudiantes ante cada caso de embarazo adolescente (en su mayoría no intencionales) o ante las consecuencias de los abusos sexuales.

Es esa juventud la que levanta la voz exigiendo que se imparta la Educación Sexual Integral, ley que a más de diez años de promulgada, aún no cuenta con su efectiva implementación, en una provincia con índices altísimos de embarazo adolescente (19 por ciento, muy por sobre la media nacional) y de violencia de género.


En muchas escuelas y colegios de Tucumán se inició el ciclo lectivo con proyectos pensados para ser realizados junto a las y los adolescentes vinculado a este tema.

Lejos de impulsar un debate honesto y democrático, tomaron la delantera sectores del fundamentalismo religioso llenando los pasillos de las escuelas y colegios con carteles poblados de información falsa y argumentos falaces.

Mas adelante, y ante un avance impresionante de la marea verde en la juventud, hicieron circular un video provocador y calumnioso que sostenía, al igual que lo hizo la senadora radical Silvia Elías de Pérez, que el objetivo que perseguía la ley IVE era evitar el nacimiento de personas con Síndrome de Down. El biólogo Alberto Kornblihtt dejó en ridículo a la senadora por su ignorancia del proyecto y por el uso fuertemente discriminativo de las personas con discapacidad.

La campaña de quienes defienden la continuidad del aborto clandestino, y legitiman de esa forma las consecuencias sobre la salud y la vida de las mujeres pobres que podrían evitarse con la legalización, culminó con el vergonzoso desfile del pasado 9 de Julio, en el que hicieron colocar los pañuelos celestes a niños y niñas que no parecían llegar ni a los 10 años de edad en una clara muestra de adoctrinamiento.

Somos miles, nos hagamos escuchar


En este clima denso que copó aulas, salas de profesores y grupos de whatsapp, frente al cual muchas organizaciones docentes se llamaron al silencio, se fue abriendo paso una corriente de docentes que, apoyándose en la marea verde que tiene a las y los adolescentes entre sus principales protagonistas, comenzó a batallar argumento por argumento no solo porque se vuelve imprescindible apoyar el proyecto de ley IVE, sino la imperiosa necesidad de organizarnos y salir a las calles para conquistarlo, sin depositar ninguna confianza en diputados y diputadas de partido como la UCR, el PRO o el PJ-FpV que se alternaron en el gobierno durante las últimas décadas mientras miles de mujeres morían por las consecuencias de la clandestinidad del aborto.


La declaración de docentes a favor del aborto legal impulsada por la Agrupación Marrón – Pan y Rosas cosechó apoyo y fue la punta de lanza para salir de la “clandestinidad pedagógica”, como sostiene el slogan de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto.

La exigencia al Ministro Lichtmajer para impulsar jornadas de debate democrático que presentamos junto a mi compañero del PTS-Frente de Izquierda Juan Luis Veliz tuvo alta repercusión mediática. Ya se está empezando a organizar estas jornadas en varias escuelas, durante las próximas semanas, sin esperar la respuesta institucional.

Si aún no obtuvimos respuesta del ministro, es porque más allá de “sus gestos progresistas”, el mismo es funcionario y parte de un gobierno enemigo de los derechos las mujeres, como queda ejemplificado en la no implementación de la Educación Sexual Integral (ESI). El propio Ministerio de Educación de la Nación reconoció que la provincia no dictó cursos en el marco de la capacitación masiva, lo que implica que solo una ínfima parte de la docencia está capacitada y que recae sobre la voluntad o intención individual de lxs docentes.

Se expresa también en la no adhesión a la ley de Salud Sexual y Procreación Responsable, la no aplicación del protocolo de abortos no punibles, y en la alianza con la iglesia, que en 2017 fue beneficiada desde el Ministerio de Educación de la provincia con 1.200 millones de pesos en subsidios para los colegios privados, en su mayoría confesionales.

Por todo esto, convocamos a toda la docencia a llevar esta propuesta adelante, de abrir el debate en todas las escuelas y quebrar el miedo y la persecución que los sectores más reaccionarios quieren imponer, apoyándonos en el ímpetu de las nuevas generaciones que nos lo demandan y así prepararnos hacia el 8A, día que tenemos que volver a inundar las calles de todo el país para exigir a los senadores ¡Que sea ley.!


8A paro nacional


El silencio de las conducciones sindicales ante este debate no tiene explicación. Las mujeres somos la inmensa mayoría en el sector docente y ni siquiera tenemos una Secretaría de la Mujer y de Género en los gremios que nos permita fortalecer nuestras peleas. Si hasta el momento el gobernador Manzur y su vice Jaldo pretendieron convertir la legislatura provincial en una trinchera pro aborto clandestino, nuestros sindicatos podrían haber servido como una poderosa herramienta para organizar esta pelea, al igual que la batalla por exigir una efectiva implementación de la Educación Sexual Integral en todos los niveles y la pelea por la laicicidad de la educación contra la injerencia religiosa.

La historia demuestra que cada derecho de los sectores oprimidos y explotados fueron conquistados en base a la lucha, la organización y la movilización, por eso exigimos a todos los sindicatos que dejen de darnos la espalda y se pongan a la cabeza de esta pelea.

Lxs docentes estuvimos a la vanguardia en la historia frente a los ataques a la educación pública y a las condiciones de vida. No es casual, ya que más del 80 por ciento somos mujeres. Estamos haciendo historia. Sumate a esta pelea.



Source link