Despidos en el Estado: "Sin la línea 137 no hay Ni una menos"

0
223


Trabajadoras estatales que atienden a víctimas de violencia machista y abuso sexual concentraron esta mañana frente al Ministerio de Justicia, del que depende el programa “Las Víctimas contra las Violencias”.

Luego de las declaraciones presidenciales, en las que se anticipó la reducción de una decena de ministerios, trabajadoras y trabajadores del programa que atiende a víctimas de violencia machista y abuso sexual, se sumaron al reclamo frente al Ministerio de Justicia de la Nación, del que también participaron otras dependencias.

El programa “Las Víctimas contra las Violencias”, que conduce la psicoanalista Eva Giberti, atiende más de mil consultas mensuales, en su mayoría urgencias, pero su continuidad, junto a la de otros programas estatales, está en riesgo. En estado de alerta, quienes sostienen a diario este programa se autoconvocan y debaten nuevas medidas para exigir la continuidad de sus puestos de trabajo.

Te puede interesar: Peligra el programa de atención a las víctimas de violencia de todo el país

Desde el viernes pasado, cuando llegó la noticia del posible vaciamiento del programa llegó a las líneas telefónicas creadas para atender la enorme demanda diaria, sus trabajadores y trabajadoras decidieron cesar en sus actividades a modo de reclamo. Esa es la situación por la que atraviesa hoy la línea 137 y los equipos moviles, equipos de seguimiento y el cuerpo interdisciplinario de atencion a las victimas de violencia familiar

Al llegar al Ministerio, sus trabajadoras, que portaban carteles reclamando que sin línea 137 no hay Ni Una Menos, recibieron el aplauso de los trabajadores y trabajadoras presentes frente a la institución que permanece a cargo del macrista Germán Garavano.

“Ante el peligro de la pérdida de 10 mil puestos de trabajo en el Estado, lxs trabajadorxs del Programa Las Víctimas Contra Las Violencias estamos organizadxs y, por primera vez en 12 años, con cese de actividades. Desde 2006, el Programa acompaña a víctimas de violencia familiar y sexual ininterrumpidamente hasta el día de hoy. Nos vemos obligadxs a tomar estas medidas en defensa de nuestros puestos de trabajo y de las políticas públicas que garantizan los derechos de las víctimas”, dijeron desde el Programa en un comunicado de prensa que trascendió recientemente.

El cese de actividades, según informaron a La Izquierda Diaria fuentes que integran el programa, “continuará hasta el miércoles, pero debatiremos en éstos días cómo seguir”, dijeron, y destacaron que “frente al saqueo que preparan con el FMI, queremos defender nuestros puestos de trabajo y también esta modalidad de atención a las víctimas de violencia familiar y sexual, las 24 horas, los 365 días del año, de atención telefónica pero también con intervención de equipos en situaciones de urgencia y emergencia. ¿Si se cierra el programa, quién va a atender a toda esa gente? Es un ataque que las trabajadoras y el movimiento de mujeres no podemos dejar pasar, porque hace a la vida de millones de nosotras”, sostuvieron.



Source link