El debate sobre la interrupción legal del embarazo llegó a Ciencias Médicas de la UNCuyo

0
1033


La agrupación de mujeres Pan y Rosas organizó una charla debate en la Facultad de Ciencias Médicas. Expusieron Cecilia Soria, dirigente del PTS en el FIT y Andrea López, médica generalista, ambas integrantes de Pan y Rosas.

Fotos: LID

Con la presencia de estudiantes de Ciencias Médicas y de otras carreras de la UNCuyo, se colmó el Aula B, donde expusieron la diputada provincial por el Frente de Izquierda (mandato cumplido) Cecilia Soria y la médica generalista e integrante de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, Andrea López.

Los temas que recorrieron la charla fueron la necesidad urgente de las mujeres en situación de vulnerabilidad de conquistar el derecho a la interrupción legal del embarazo; la importancia de una Ley de Educación Sexual Integral hoy en todos los ámbitos educativos; el aborto y el aborto no punible desde una perspectiva de género, científica y laica; y el debate actual de esta problemática en el Congreso Nacional y cómo sigue esta pelea en el movimiento de mujeres.

El aborto: un problema de salud pública pero también de clase

Andrea López abrió la charla contando cómo es su trabajo diario en un centro de salud en un barrio periférico de la ciudad de La Plata (Bs. As.), donde junto a un equipo interdisciplinario, acompaña interrupciones legales del embarazo. “El aborto es una práctica habitual. Las mujeres históricamente han abortado. El problema es en qué condiciones”, afirmó al empezar su relato.

Luego se detuvo en explicar cuáles son las consecuencias de los abortos clandestinos para las mujeres pobres, las mismas que ella y su equipo reciben todos los días en el centro de salud. “Las que sobreviven y llegan a los hospitales lo hacen con graves complicaciones en su salud que terminan en fallo renal, histerectomías, amputaciones. Éstas son algunas de las lesiones irreversibles que sufren las mujeres, ya que el miedo a la penalización hace que, muchas veces, dilaten la consulta y cuando llegan a los hospitales ingresan directamente a terapia intensiva con riesgo inminente de muerte”.

“El aborto es un problema de salud pública, ya que la casi totalidad de estas muertes son evitables. La muerte evitable en el campo de la salud pública se define como aquella muerte que, dado los conocimientos médicos actuales y la tecnología, podría evitarse por el sistema de salud a través de prevención y/o tratamiento. ¿Quién puede evitar la existencia de una sobremortalidad materna por aborto clandestino? El estado”, respondió retóricamente Andrea López mientras aclaró quien es responsable por esta situación que padecen miles de mujeres pobres en nuestro país. “Las leyes restrictivas que impiden el acceso al aborto seguro, provocando las muertes por complicaciones, son una violación al derecho a la vida y a la salud de las mujeres”, completó la profesional por el derecho a decidir.

Andrea López expone en la UNCuyo

López insistió en que el aborto “es un problema de salud pública pero también de clase. Quienes encabezan las listas de mortalidad en Argentina y América Latina son las jóvenes de menores recursos”, dijo y remarcó “el aborto realizado en condiciones adecuadas en el sistema de salud, es seguro. La legalización del aborto significa diseñar, implementar y monitorear políticas públicas que garanticen su realización segura y efectiva en todos los sistemas de salud. Allí donde el aborto fue legalizado se logró disminuir las cifras de mortalidad, como en el vecino Uruguay donde paso del 38 al 8% en 6 años. Las muertes no se cuentan, las muertes se evitan. Y es el estado quien debe evitarlo legalizándolo”.

Para terminar, contó el impulso que tomó la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir del cual forma parte, desde donde actualmente están impulsando cátedras libres de aborto en las universidades, para que las y los futuros trabajadores se formen en esta problemática. Y aclaró que a pesar de los enormes esfuerzos que hacen a diario los y las trabajadoras de la salud, no puede quedar en sus manos brindar garantías sobre el derecho que tienen las mujeres, es tarea del Estado hacerlo.

Destacó también la fuerza del movimiento de mujeres y afirmó que “organizadas junto a los trabajadores y la juventud podemos extender la lucha”. Sobre la pelea en curso de las mujeres en el país, Andrea López cerró planteando “No nos olvidamos de que este movimiento de mujeres fue masivo cuando nos gobernaba una mujer, que no impulsó nuestras demandas, que aceptó el veto de la Iglesia y reformo el código civil, en su artículo 19 incluyendo la vida desde el momento de la concepción. No tenemos ninguna confianza en diputados y senadores en su cruzada junto a la Iglesia contra la vida de las mujeres. Desde Pan y Rosas creemos que cada paso, cada derecho conquistado eleva nuestra moral en esta lucha, pero luchamos no solo contra la opresión sino también contra la explotación de este sistema capitalista y patriarcal”.

Para conquistar nuestros derechos necesitamos pelear de manera independiente de los que nos vienen gobernando

Luego tomó la palabra la diputada provincial del PTS-FIT (mandato cumplido) Cecilia Soria y referente de Pan y Rosas en la provincia.

Subrayó también la importancia del movimiento de mujeres que comenzó con aquella histórica movilización por “NiUnaMenos” y que hoy tiene su expresión en el debate que se está dando en el Congreso Nacional, “a pesar de los límites que tiene esa discusión que no llega al conjunto de las mujeres”, remarcó Soria.

Cecilia Soria en la Facultad de Ciencias Médicas

La joven legisladora detalló también la situación actual de las mujeres en la provincia y alertó sobre las graves consecuencias que tienen las políticas de ajuste, que recaen en mayor parte sobre las mujeres trabajadoras. “Recordemos como impactó en la vida de miles de nosotras la última vez que un gobierno hizo acuerdos con organismos como el FMI”, remarcó.

Soria insistió en la necesidad de organizarse de manera independiente para luchar por conquistar derechos. “Durante 12 años el peronismo fue gobierno y no permitió que se tratara el proyecto por el derecho al aborto. Además de las alianzas que mantienen con sectores de la Iglesia, como con el Opus Dei en nuestra provincia. No olvidemos que el último candidato del peronismo en Mendoza fue Omar Félix, un hombre que ya adelantó que votará en contra del derecho a interrumpir legalmente el embarazo, como también votó en contra del matrimonio igualitario”.

Cecilia Soria también remarcó que la ausencia de Educación Sexual Integral hoy en la provincia se debe a la presión de un sector de la Iglesia que se organiza en este sentido, haciendo referencia a las movilizaciones que estos grupos llevaron adelante en diferentes oportunidades. “Los mismos grupos que también encubren a los curas abusadores públicamente conocidos, como en el caso del Instituto Próvolo”, afirmó Soria.

Entendemos que el patriarcado y el capitalismo son el mejor “matrimonio” de la historia, por eso la nuestra es una pelea contra el capitalismo

Respecto al debate en el Congreso Nacional, la legisladora del Frente de Izquierda insistió en que las mujeres “tenemos sobradas muestras de por qué no debemos depositar nuestra confianza en los diputados y senadores que están detrás del debate”, y recordó que en diciembre pasado una enorme mayoría de la sociedad se pronunció en contra de que se votara la Ley de Reforma Previsional, pero “a pesar de eso, los que se dicen nuestros representantes, votaron de todos modos”.

Frente a esta realidad, Cecilia Soria remarcó que el movimiento de mujeres tiene por delante “el desafío de organizar toda la fuerza que se expresó en las calles el pasado 8M”, y que la única forma de conquistar derechos en la historia fue arrancándolos, “porque a las mujeres nunca nos regalaron nada”.

Para finalizar, la referente de Pan y Rosas y el Frente de Izquierda expresó “para conquistar nuestros derechos tenemos que pelear de manera independiente de los que nos vienen gobernando y lo hacen en contra de las mujeres. Pero también tenemos que buscar aliados, para fortalecer nuestras peleas. Las trabajadoras de la salud, las docentes, los sectores de la comunidad LGBT, son algunos de los aliados que tenemos. Hoy las mujeres necesitamos conquistar el derecho al aborto para tener más fuerza para pelear por todos los derechos que aún nos faltan” (…) “Nuestra estrategia no es una pelea contra los varones. Peleamos por desterrar el machismo y entendemos que el patriarcado y el capitalismo son el mejor matrimonio de la historia, por eso la nuestra es una pelea contra el capitalismo. Las mujeres organizadas en Pan y Rosas nos reivindicamos anticapitalistas porque este sistema necesita de la opresión de género para existir como tal, porque el machismo nos divide y eso le sirve al capitalismo. Contra esto nos organizamos”, finalizó la diputada Cecilia Soria y recordó que el próximo 13 de junio será la fecha en que se vote la Ley de interrupción legal del embarazo en el Congreso Nacional.

Esta charla organizada por la agrupación de mujeres Pan y Rosas, llevó un debate inédito a la Facultad de Ciencias Médicas, donde es común la participación de grupos “pro-vida” en las clases y las creencias religiosas, como el Opus Dei, intervienen directamente en la formación académica. El aula colmada y el debate que continuó después de las exposiciones, demostró que los derechos de las mujeres son un tema de interés para los estudiantes que se forman como futuros profesionales de la salud.



Source link