El Gobierno de Córdoba nombró al hijo de un fiscal en la Empresa de Energía

0
40


El fiscal Jorge Leiva había desestimado una denuncia de encubrimiento en la investigación sobre supuestas coimas en la obra de los gasoductos troncales que se ejecuta en la provincia.

Según se conoció este lunes, el hijo del fiscal de la Cámara de Acusación, Jorge Leiva, tiene un puesto jerárquico en la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC). El nombramiento resulta cuando menos sospechoso, ya que Leiva recientemente desestimó una acusación de presuntas coimas por parte de empresas brasileñas para la obra de los gasoductos troncales.

Jorge Sebastián Leiva, de 39 años, ingresó a EPEC el 11 de diciembre de 2017 con el cargo de jefe de departamento de sistemas de gestión, de la gerencia de generación. Es un cargo que no existía en la empresa. El hijo del fiscal cobraría un sueldo bruto de $ 129.000 y $ 90.000 de bolsillo. El gobernador Juan Schiaretti cobraba, a diciembre de 2017, un salario bruto de $ 138.984.

Desde la empresa se informó que el hijo del fiscal tiene el título de ingeniero nuclear egresado del Instituto Balseiro de Bariloche, y tiene “un muy buen currículum”. “Su nombramiento tuvo el aval del directorio y el monto de su sueldo no es aleatorio, sino que responde a una fórmula con la que se les fija el sueldo a todos los jefes de departamento”, aseveraron.

El nombramiento de Leiva sería una “devolución de favores”: el pasado 11 de abril, su padre ordenó archivar una causa que investigaba si el exfiscal Anticorrupción Gustavo Hidalgo había incurrido en encubrimiento en la investigación sobre el supuesto pago de una coima de 36 millones de dólares por la obra de los gasoductos troncales que se ejecuta en la provincia.

La construcción de los gasoductos en Córdoba aparece como objeto de un posible pago de sobornos de dos empresas brasileñas que en 2008 buscaron quedarse con el contrato. OAS y Andrade Gutiérrez aparecen en una lista confeccionada por el intermediario Alberto Youssef, condenado en el país vecino por lavado de dinero en el marco del proceso conocido como Lava Jato.

Leiva archivó la causa pese a que, un mes antes, la jueza de control María Celeste Ferreyra había dictaminado que Hidalgo había incurrido en encubrimiento porque no había actuado para tratar de dilucidar si la coima existió. Hidalgo ya no ejerce su cargo porque fue ascendido a juez de control con el apoyo del schiarettismo y del mestrismo.



Source link