Enfrentemos el ataque de Cornejo y Cunietti a la Educación Superior

0
70


Desde que comenzó el año, fiel a su estilo autoritario, el gobierno de Cornejo viene chantajeando con reformas educativas a las comunidades de los Institutos de Educación Superior. Mientras se multiplican los ataques al bolsillo de los trabajadores quieren quitarnos también el acceso a la educación. Hay que impedirlo.

Foto: La Izquierda Diario

No es de extrañar que quieran avanzar sobre la educación superior, este es un gobierno que desprecia a los pobres y a los trabajadores y busca disciplinarnos para “ponernos en regla”. Pero nuestras ganas y esperanzas son mucho más fuertes que su burocracia y sus decretos. Desde hace semanas nos venimos organizando en nuestros cursos e institutos, con marchas masivas y asambleas, para resistir a este gobierno que nada tiene para ofrecer más que planes de ajuste.

La última noticia vino de la mano de la definición de las “carreras prioritarias” por decreto, el gobierno deja de entregar subsidios a las carreras que se dictan en institutos privados (dejarán de pagar los salarios docentes) y a las cuales no considera prioritarias. Los estudiantes tendrán que afrontarlo con aumentos en las cuotas, las que se volverán impagables. Estudiantes sin carreras, docentes sin trabajo. Tal es la fórmula de Correas, Cunietti y Cornejo.

Los subsidios a la educación privada son una de las tantas formas que durante años han tenido los gobiernos para avanzar sobre la educación pública, imponer aranceles, fortalecer la influencia ideológica de los sectores más reaccionarios como la Iglesia y grupos empresarios que sostienen concepciones oscurantistas. La denominación de “público de gestión privada” es un eufemismo que busca esconder la complicidad del estado con el lucro de empresarios que se enriquecen a partir de la ausencia de carreras públicas en donde estudiar. Esta misma situación se evidencia en la educación universitaria: 80 años después de la fundación de la UNCuyo, siguen sin existir carreras súper demandadas y necesarias para dar respuesta a las necesidades del pueblo trabajador. Uno de los ejemplos es la carrera de psicología, sólo disponible en las universidades privadas. Se trata de un pacto que permite que todavía los estudios universitarios sigan siendo patrimonio de una pequeña élite.

Estudiantes sin carreras, docentes sin trabajo. Tal es la fórmula de Correas, Cunietti y Cornejo

Somos miles en nuestra provincia las y los estudiantes, muchos y muchas también trabajadores y madres, que diariamente asistimos a los Institutos de Educación Superior (IES) como una forma de dar respuesta a las ganas de estudiar y de mejorar su situación laboral, frente al mar de precarización al que somos condenados sobre todo las y los más jóvenes, destinatarios de los peores trabajos. Luego de largas jornadas de trabajo, los institutos se pueblan de miles de personas que asisten a la educación superior. Hoy este sistema busca comenzar con la expulsión de quienes están en los institutos privados, para que sólo estudien los que tienen plata.

Nos oponemos a los subsidios a la educación privada, en todos sus niveles: su existencia es fruto de un sistema perverso que lucra con nuestras necesidades y con nuestras ganas de estudiar. Contra el cierre de cursos, de carreras e institutos, peleamos por un sistema público único de educación, cien por cien financiado por el estado, gobernado y planificado por las y los trabajadores de la educación, el movimiento estudiantil, las madres, los padres y las organizaciones obreras y populares. La quita de subsidios programada por el gobierno solamente busca reducir la cantidad de estudiantes achicando el gasto. Como en el Valle de Uco, la respuesta que tenemos que dar frente a los planes del gobierno es la movilización masiva de estudiantes, docentes agrupados en el SUTE y la comunidad, esa es la llave que nos puede llevar a cuestionar la miseria educativa que pretenden imponernos.


Partiendo de la fuerza de la movilización empecemos a mocionar en nuestras asambleas el impulso de un verdadero Congreso Pedagógico de Nivel Superior, convocado por el SUTE, junto a todos los y las trabajadoras de la educación. Desde allí podremos plantear todo el debate y construir las decisiones que necesitamos para conquistar una mayor democratización de los IES, desde los centros de estudiantes y organizaciones estudiantiles; formadores de docentes; consejos académicos y directivos en donde sea posible la discusión respecto a lineamientos generales, funciones propias, reglamentación para el Nivel, gobierno de los institutos, saberes para la formación inicial y para las postitulaciones, estructura académica y todo lo que hace a la formación docente.

Como declaró la docente del IES Vera Peñaloza, Verónica Paiz, luego de la histórica movilización en Tunuyán, “No nos negamos a debatir. Con los problemas que tiene la educación pública sería necio. Nos negamos a la imposición antidemocrática, a que se resuelva todo por decreto, a que no haya real y democrática participación de todos los claustros. Nos negamos a que sean los mismos responsables de la crisis en la educación los que nos impongan “novedosas recetas”.



Source link