Gendarmería irrumpió en un jardín lleno de niños: el testimonio de una abuela

0
131


Los niños fueron obligados a hacer “cuerpo a tierra”.

El pasado lunes, Gendarmería rodeó el Jardín 908 “Tambor de Tacuarí” del barrio San José (Moreno) y entró al establecimiento. Decían que buscaban ladrones… pero no había más que maestros y noventa niños.

Noemí, abuela de una nena de 5 años que estaba en la salita al momento del operativo, nos dio su testimonio. Con otra nieta de dos años en brazos, había ido a buscar a la mayor. Ambas se encontraban bajo su cuidado.

“Yo vivo en otro barrio. Cuando tomo la calle Martín Fierro, que va hacia el jardín, veo que hay un corte de Gendarmería y un helicóptero sobrevolando toda la zona. Un gendarme me dice que tengo que dar la vuelta, le pregunto qué pasa y no me contesta”, cuenta.

Veía por la calle “un hombre de civil, con un arma, corriendo”. Añade que, incluso, había otros “apuntando para adentro”-.

Te pude interesar: Gendarmería entró a un jardín e hizo poner a los chicos “cuerpo a tierra”

Para sorpresa de la mujer, cuando logró ingresar a la escuela –después de mucha insistencia-, “había un grupo de nenes sentaditos en el piso con la maestra”. Fue por indicación de los uniformados. “Los nenes estaban en el piso. Las maestras, con mucha cancha de jardín, les decían que tenían que dormir la siesta”, recuerda.

Camionetas y “gendarmes corriendo por la vereda, por un lado y otro del jardín” constituían el paisaje de ese día. Noemí relata cómo palpaban al portero –un excombatiente de Malvinas-, y que hicieron caso omiso cuando ella los increpó. “Era loco lo que yo estaban haciendo, es el hombre que vemos todos los días”, aclara.

Finalmente, al encontrar a su nieta de 5 años, ésta fue corriendo a abrazarla. “Cuando vi que los gendarmes se estaban yendo, agarré a las nenas y me fui para mi casa”, advierte a mujer. Y concluye: “No había ningún delincuente”.

Solo por un pedido de la directora, los agentes accedieron a irrumpir desarmados al jardín de infantes. Esto no los privó de realizar un despliegue que no solo asustó a menores y mayores, sino que los expuso potencialmente al peligro.

El accionar de la fuerza muestra la impunidad con la que actúa el aparato represivo del Estado, alentado por un discurso de “mano dura” y “vía libre”.



Source link