Inflación sin frenos: chau meta oficial, más devaluación y aumentos por venir

0
25


La suba del dólar impactará en los precios. Una economía dependiente de las importaciones y tarifas dolarizadas son los factores que explicarían los ajustes. Hay que frenar el nuevo ataque al salario.

La inflación de abril fue superior a la esperada y trepó al 2,7 %, según informó ayer el Indec. Ya acumula en lo que va del año 9,6 %, casi dos tercios de la meta del 15 % que fijó el Gobierno para todo el 2018.

La escalada del dólar y los tarifazos aceleraron los precios. Pero los ajustes no terminan en abril, los próximos meses serán también con aumentos porque la devaluación afectará los precios.

La variación del dólar impacta en los precios, entre varios motivos, porque la industria importa gran cantidad de insumos para producir (si sube el tipo de cambio se encarecen las compras al exterior), el precio de los combustibles también varían y por lo tanto los costos del transporte. Las tarifas de servicios tendrán cambios ya que la generación de la electricidad está dolarizada.

Mientras los precios no frenan, varias paritarias ya cerraron al 15 % en cuotas. Un aumento de miseria si se considera que la inflación de este año, en el mejor de los casos, alcanzará el 25 %. Ante el derrumbe del poder adquisitivo, es necesaria la defensa del salario y las condiciones de vida del pueblo trabajador.

Dólar caro, precios altos

Juan Luis Bour, economista de FIEL, explicó al diario El Cronista que la elasticidad que existe entre la variación del dólar y la inflación es de entre 0,2 y 0,3. Esto significa que por cada punto porcentual de depreciación sube ese porcentaje los precios. Para 2018 la devaluación esperada era de entre 12 % y 15 %, pero que ya acumula un 25 %. El economista agregó “esos 10 puntos de más pueden agregar 2 o 3 puntos de inflación”.

El economista Ezequiel Orlando señaló a La Izquierda Diario que “la devaluación tendrá un impacto doble en los precios, porque aumentarán primero los bienes exportables, como los alimentos esenciales. Después subirán los bienes que tienen insumos vinculados al dólar”.

“Si el Gobierno mantiene sus políticas económicas, con estas alzas, sumadas a los tarifazos, estimo que la inflación va a terminar el año muy por encima de la meta del 15 %. Estimo que estará cerca del 25 %. Menos no”, agregó Orlando.

Los investigadores del ITE de la Fundación Germán Abdala afirmaron en Página12 que según sus cálculos el traslado de una devaluación a los precios en el corto plazo es del 20 %. Pero advirtieron que con los efectos indirectos el impacto esperado puede aumentar hasta 40 % en un año. Para los especialistas, un alza en el precio del dólar del 10 % suma 4 puntos porcentuales a la inflación a lo largo de los próximos cuatro trimestres.

Suben los alimentos

El titular de Consumidores Libres, Héctor Polino, explicó al diario Ámbito que el traslado a precios del aumento del dólar ya se está produciendo en artículos de limpieza, enlatados, lácteos, artículos de perfumería, panificados y carne.

Polino señaló al mismo medio que “las subas son de entre un 5 y 6 % respecto a lo que existía una semana atrás. En general, se refleja en supermercados, mercados mayoristas y comercios” y añadió que “esto implica que va a haber un mayor porcentaje de aumento de la canasta básica de alimentos y un aumento de la inflación en mayo”.

Un mayorista que vende a autoservicios chinos explicó a La Izquierda Diario que lo que más subió en la última semana en bienes básicos fue la harina, alrededor del 20 %.

Yolanda Durán, presidenta de la cámara que nuclea a los autoservicios chinos aseguró al diario Clarín que “los aumentos vienen en forma continua: por el dólar, por las tarifas o por los combustibles”. En los últimos días, Durán aseguró que los aumentos oscilan entre 8 y el 10 % y agregó “igual, no se puede trasladar todo, hay que negociar con los proveedores porque ya las ventas están con una retracción del 15 %, según las zonas”.

Más tarifazos y ajuste de los combustibles

Según estimaciones de las compañías productoras y algunos estacioneros el próximo aumento de naftas, que el Gobierno pidió postergar unos 60 días, rondará el 6,57 %.

Por su parte, el Gobierno nacional mantiene dolarizada la generación de electricidad y la suba del dólar afectará los costos.

Juan José Aranguren, ministro de Energía, presupuestó una erogación de $ 64.961,8 millones en subsidios para 2018. Esa cifra corresponde a un 39 % el costo de la generación de luz, mientras el 61 % es abonado por los usuarios.

Esta actividad está dolarizada y las estimaciones se realizaron con un tipo de cambio a $ 19,30 en todo el año. Por eso, ante el aumento del tipo de cambio y si se mantiene a $ 25 la cotización de la divisa, las generadoras deberán recibir $ 39.517,6 millones adicionales, según reveló Ezequiel Orlando en El Destape.

El mismo medio aclaró que ese plus del 60 % de ganancia extraordinaria que recibirán las empresas se pagará con subsidios o con nuevos tarifazos. Desde el ministerio no respondieron como compensaran ese ajuste aunque si el camino es el recorte del gasto, nuevos tarifazos vendrán.

Además de los ajustes de las tarifas por el dólar hay que tener en cuenta que el Gobierno quiere continuar con las subas de los servicios públicos para reducir los subsidios. En junio vuelve a aumentar el transporte.

Romper el techo salarial

Los perdedores en la carrera de los precios son los salarios. En Argentina durante las últimas devaluaciones del 2014 durante el kirchnerismo y la de 2016 del macrismo la inflación fue elevada y el poder adquisitivo cayó.

Según estimaciones de Cifra, en 2014 la inflación fue del 36,8 % anual, y el salario real se contrajo un 4,8 % para los trabajadores privados registrados. En tanto, en 2016 la inflación alcanzó hasta el 40,6 % y el salario real cayó un 5,8 % para los privados registrados, según la misma fuente. Un cálculo de La Izquierda Diario mostró que durante 2016, el salario real descendió 6,1 % para el mismo sector.

Gracias a la colaboración de la burocracia sindical, el Gobierno pudo acordar paritarias por el 15 % con una clausula de revisión y en cuotas. Así, cerraron Comercio (15 %), UTA (15 %), UOCRA, Unión Ferroviaria, Luz y Fuerza, Obras Sanitarias y Bancarios (15 %). Un porcentaje que puede quedar a mitad de camino de la inflación anual.

Te puede interesar: Guerra al salario: los engaños del macrismo para imponer un techo en paritarias

Aún quedan paritarias importantes para cerrar como el caso de Camioneros que ya adelantaron solicitarán un 27 %. La pulseada por las paritarias seguirá abierta.

Ante un nuevo saqueo al salario por la devaluación y la escalada de los precios desde el PTS en el Frente de Izquierda y el Movimiento de Agrupaciones Clasistas están impulsando una campaña en defensa del salario y las condiciones de vida del pueblo trabajador, además del no pago de la deuda y la anulación del tarifazo.

Las direcciones sindicales son parte de una gran tregua al Gobierno. Hay que pelear por un salario mínimo que cubra la canasta familiar, rechazando el tope del 15 % y exigir un 30 % de aumento en una sola cuota y cláusula gatillo para actualizarlos en base a la inflación real. Para ello es urgente un plan de lucha unificado que empiece por un paro general activo.



Source link