La gran jugada de Caputo: más endeudamiento y ganancia para los especuladores

0
78


El gobierno logró renovar los vencimientos de Lebacs prorrogando la bicicleta financiera a una tasa del 40 %, frenó por el momento la corrida cambiaria y aumentó el endeudamiento en BOTES. ¿Salida momentánea o profundización de los elementos de crisis económica?

El supermartes estuvo colmado de operaciones financieras y de resultados preocupantes para la coyuntura económica. A las presiones que tenía el gobierno por los vencimientos de más de $ 617.000 millones de LEBACS, se sumó la publicación de los datos de inflación que arrojó un 2,7 % para el mes de abril.

Para las explicaciones públicas de los resultados de la jornada los elegidos del equipo económico fueron “Toto” Caputo, ministro de Finanzas y Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda.

Por primera vez desde el comienzo de la corrida cambiaria a fines de abril, desde el gobierno sintieron que podían anunciar “buenas noticias”, al menos afirmar que salieron airosos de la jornada de ayer. Sin embargo, a pesar de los resultados del martes, con una baja del dólar que cerró a $ 24, 50 y la renovación de la totalidad de las Lebacs que vencían, las medidas adoptadas por los ministros continúan profundizando los elementos de crisis económica que intentan revertir.

El supermartes además sumó los movimientos del escenario internacional nuevamente conmovido por otra suba de la tasa de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que marcaron un 3,06 % y provocaron devaluaciones en los mercados emergentes.

Baja el dólar, pero aumentan los mecanismos especulativos

Las letras en pesos conocidas como Lebacs que vencían ayer por un monto de $ 617.000 millones, se renovaron en su totalidad y a ese monto se colocaron $ 5.000 millones adicionales. Esto implica que lejos de desactivar los ataques de los especuladores, se pateo para adelante el problema con la prórroga de la bicicleta financiera a una tasa del 40 % (a 35 días) y aumentando el difícil cuasi fiscal.

Podes leer: Supermartes: qué son las Lebacs y por qué son importantes los vencimientos de hoy

¿Cómo logró el gobierno la renovación de las Lebacs? A partir de la constante corrida bancaria contra el peso, que se devalúo más de un 40 % desde diciembre de 2017, principalmente por la puja de grandes fondos de inversión que cambiaron pesos por dólares; se generaron indicios que alertaban sobre una posible no renovación de Lebacs, que sólo aumentaría la demanda de divisas profundizando los problemas de la economía.

El lunes desde el Central salieron a vender u$s 5.000 al mercado de divisas a primera hora para fijarle un techo a $ 25, el martes repitieron la misma modalidad. La semana previa el BCRA dispuso bajar la tenencia en dólares de los bancos a un 10 % a la vez que redujo los encajes bancarios para permitirles tener una mayor liquidez en pesos y empujaros de esa forma hacia las Lebacs, que ofrecen una supertasa de 40 % a su plazo más corto. Otro porcentaje de los Lebacs estaba en manos de organismos públicos, los cuales se esperaban que renueven su tenencia.

Podes leer: Llegó el Día D: megavencimiento de Lebacs, la pulseada contra el dólar y la deuda

En un comunicado emitido por la institución presidida por Federico Sturzenegger se informó que “las propuestas alcanzaron un nivel de 630.408 millones de pesos, adjudicándose 620.930 millones, lo que implica la renovación total del vencimiento que era de 615.877 millones y una suba en el stock en circulación por 5.052 millones”.

Los BOTES y los buitres de BlackRock

Pero el ministro estrella de la jornada no fue el presidente del BCRA, quien ya entregó cerca de u$s 10.000 millones de las reservas. Luis Caputo, el preferido de los mercados especuladores, fue la herramienta que usó el gobierno para garantizar la renovación de las Lebacs, y la colocación de los bonos BOTES, con vencimiento en 2023 y 2026, por la suma de $ 73.000 millones a una tasa fija del 19 % ($36.378) y 20 % ($36.872) respectivamente.

La colocación fue en el mercado local, durante la conferencia de prensa le preguntaron a Caputo por la composición de inversores extranjeros, pero el ministro optó por responder que no tenia forma de acceder a esa información. Y afirmó que el éxito de la colocación de Bonos del Tesoro en pesos concretada hoy es una “muestra contundente de la confianza que inspira el presidente (Mauricio) Macri y la confianza que existe en el país”.

Una mentira con todas las letras. Los fuertes trascendidos aseguran que los BOTES fueron el ofrecimiento de Toto a sus amigos de los grandes fondos buitres como BlackRock (el 3er fondo de inversión global) y Templeton, que no querían Lebacs. La colocación de BOTES en ambos vencimientos fue por $ 73.249 millones, una suma cercana a los u$s 3.000 millones, que los fondos inyectaron al mercado de divisas para coronar la baja del dólar en el día de ayer.

La mano visible de Caputo en esta operación financiera habría comenzado el fin de semana cuando ideó la estrategia de poner a disposición del MULC u$s 5.000 millones para imponer un techo del $ 25 al dólar, que se sospecha podría ser un requisito de BlackRockpara entrar sus dólares al día siguiente. Para sumar “sospechas”, un representante del fondo Templeton, Gustavo Cañonero (ex funcionario del FMI) y director de SBS (socia del fondo Templeton) estuvo en el programa de Pagni el lunes por la noche en pleno lobby especulativo.

Que la crisis la paguen quienes la generaron, no al pago de la deuda externa

Una vez más Caputo lo hizo, y amparado en la necesidad de salir de la crisis económica, logró sumar las voluntades de dos fondos especulativos amigos, a quienes seguro les garantizó cuantiosas ganancias. Pero lo incierto es que no se sabe hasta cuando durará la “calma” de los mercados.

Las medidas implementadas por el equipo económico no sólo no resolvieron los problemas estructurales, sino que profundizaron el endeudamiento y los elementos especulativos. Supertasas, sangría de reservas, mayor emisión de deuda en Lebacs y BOTES y hasta la vuelta a las condiciones leoninas de crédito que prepara el FMI, son sólo una muestra.

Te puede interesar: Macri al gobierno, Lagarde al poder

El ajuste en curso de la mano de la devaluación del peso y la alta inflación que en los primeros cuatro meses ya acumula un 9,7 % según las mediciones del Indec, hay que enfrentarlo. La meta de inflación en un 15 % para 2018 es insostenible, por eso no puede limitar la recomposición paritaria de los salarios. La crisis generada por la fiesta de las Lebacs, por el desfinanciamiento fiscal mediante la quita de retenciones al campo, a las mineras y la reforma impositiva, que se suman a los fuertes tarifazos aplicados luego de la fiesta de los subsidios a las empresas privatizadas; no puede recaer sobre los salarios de los trabajadores.

Es preciso enfrentar el ataque al salario en curso y exigir el rechazo al pago de la deuda externa ilegal, ilegitima y usurera. Que la crisis la paguen quienes la ocasionaron, fuera el FMI.

Te puede interesar: Golpe al bolsillo: fin de la meta oficial, devaluación y los aumentos que vendrán



Source link