“La juegoteca de MadyGraf es la única en el gremio gráfico”

0
225


Este domingo se realizó una importante asamblea de mujeres en Madygraf, la gráfica bajo control obrero. Allí se votó, entre otras medidas, impulsar una campaña por jardines maternales y juegotecas.

Formaron la Comisión de Mujeres para defender los puestos de trabajo de sus esposos, luego, cuando los empresarios abandonaron la empresa, lucharon juntos también por poner en pie la fábrica bajo control obrero. Hace más de tres años que estás mujeres se ocupan de la producción y administración, junto a sus compañeros, de la fábrica gráfica ubicada en la zona norte del gran Buenos Aires.

En estos tres años no abandonaron la lucha que llevan adelante las mujeres. Por eso convocaron a esta asamblea que contó la presencia de mujeres que trabajan en fábricas, hospitales, dependencias estatales y escuelas, así como jóvenes estudiantes secundarias y universitarias, las diputadas Nathalia González Seligra y Myriam Bregman (PTS-FIT) y Andrea D’Atri, dirigente del PTS y de la agrupación de mujeres Pan y Rosas.

A continuación publicamos una entrevista, realizada hace dos años (cuando todavía luchaban por la expropiación), a integrantes de la Comisión de Mujeres, que cuenta cómo pusieron en pie la Juegoteca. Vale la pena repasar esta experiencia para ver cómo se generaliza a todos los lugares de trabajo.

Este espacio, dedicado y construido para los hijos de quienes trabajan en la gestión obrera, es la primera en el gremio gráfico y la tercera en una fábrica en zona norte.

Las obreras y los obreros de Kraft y Unilever Tortuguitas, también cuentan con jardines maternales. Pero vale destacar la singularidad de este caso por los esfuerzos que realizaron quienes asumieron la responsabilidad de poner a producir la planta gráfica, bajo gestión de sus trabajadores. En dos años lograron construir la juegoteca, al tiempo que atravesaron distintos conflictos para poner la fábrica a producir. En estos dos años los obreros tuvieron que buscar clientes; enfrentar las trabas de la Justicia y los síndicos que hoy siguen reteniendo el 10% de sus salarios; movilizarse y entrevistarse con diputados para exigirles que aprueben la ley de expropiación, entre otras cosas. En este tiempo pudieron, además, construir este espacio para que las mujeres, no solo puedan trabajar, sino ser parte de la organización de lucha que se mantiene para obtener la ley de expropiación, exigir trabajo al Estado y organizarse por sus derechos como mujeres y trabajadoras. Como parte de esta lucha por conservar los puestos de trabajo, pusieron en pie la juegoteca, donde, gracias a la colaboración de docentes, se están realizando distintos talleres: de deportes y juegos recreativos, literario, de arte, de folklore, de ajedrez, taller de yoga infantil.

Para conocer sobre cómo lo lograron, hablamos con Erica Gramajo, integrante de la Comisión de Mujeres, y trabajadora de MadyGraf.

  • Las integrantes de la Comisión de Mujeres se incorporaron a la fábrica ¿cuándo y por qué?
  • En asamblea los compañeros votaron que sus esposas, o un familiar directo, ingresen a trabajar en la producción. Ahí fue cuando parte de la Comisión de Mujeres entró a trabajar. Esto fue a partir del 6 de febrero de 2015. La decisión la tomaron porque se necesita entregar trabajo a tiempo. Hoy ya no somos las esposas de, somos obreras y nos tratan como tal. Esto nos hace sentir orgullosas.
  • ¿Cómo surgió la idea de tener una juegoteca en la planta?
  • A partir que comenzamos a trabajar, nos dimos cuenta que necesitábamos un espacio donde nuestros hijos pudieron estar cerca de nosotros. Cuando la multinacional yanqui cerró sus puertas y nuestros maridos entraron a la fábrica para ponerla a producir, nosotras armamos una carpa en la puerta, y nos turnábamos para mantener una guardia permanente de las mujeres. Armamos nuestra primera guardería en el acampe ubicado en la puerta de la fábrica, Mientras algunas mujeres salían a difundir nuestra lucha en defensa de los puestos de trabajo, otras cuidábamos a los niños.
  • ¿Qué otros objetivos las impulsaron a pelear por construir la juegoteca?
  • Nosotras sentíamos la necesidad de salir a difundir la lucha de nuestros maridos y la situación que estaba atravesando nuestras familias. También era importante trabajar el fondo de lucha para lograr que en nuestros hogares no falten cuestiones básicas. O en las fiestas poder tener una caja navideña y un sencillo regalo para nuestros hijos. Los días y meses pasaban y eran angustiantes porque desde agosto hasta diciembre del 2014 nuestros maridos trabajaron bajo gestión obrera, pero el Juez Santicchia, que administra esta quiebra fraudulenta, retenía sus salarios. Pero nosotras organizadas nos hacíamos fuertes.

    En un primer momento, el fondo de lucha tenía por objetivo defender los puestos de trabajo y no permitir que se quiebre por el hambre. Armando bolsones de comida para las más de 200 familias de la exDonnelley. Después nos pusimos nuevos objetivos: útiles escolares, huevos de pascuas, pañales y los bolsones de alimentos, que era lo que más nos preocupaba. Eran momentos durísimos de alacenas vacías. Eso nos llevó a soñar, y luego a ponernos como un nuevo objetivo luchar por tener la juegoteca para nuestros niños.

  • ¿Cómo lograron construirla?
  • Nos llevó dos años de lucha y de mucho esfuerzo poner en pie la Juegoteca. Lo fuimos construyendo con la solidaridad de la gente. Íbamos a las puertas de las fábricas y a las universidades con el fondo de lucha para este propósito. Realizamos distintos festivales. Además, agrupaciones como la Bordó de la alimentación y Pan y Rosas, organizaron festivales y actividades en apoyo a nuestro Fondo de Lucha. También nos llegaron los aportes desde Córdoba, la diputada Laura Vilches, del PTS en el Frente de Izquierda, donó 50.000 pesos y después otros 15.000 pesos para la juegoteca. A su vez, en asamblea, los compañeros de Madygraf votaron donar 70.000 pesos de la cooperativa para terminar de construir este proyecto. Ellos organizaron torneos de fútbol y nosotras, como Comisión de Mujeres, organizamos bingos, peñas y otras actividades. En total juntamos 300.000 pesos con el fondo de lucha. Todo nos ayudó un montón, estamos agradecidas con todos los que participaron en colaborar con la juegoteca. Gracias a todo ese gran apoyo que recibimos logramos nuestro sueño, y el de nuestros hijos. Además logramos un subsidio del Estado, a través de la Secretaría de la Niñez. Ahora seguimos exigiendo al Estado que se haga cargo de los salarios del plantel docente de la juegoteca.

    Hoy contamos con un espacio para nuestros hijos que tiene baños para chicos, baños para discapacitados, y todas las medidas de seguridad necesarias. Nos han dicho que está en mejores condiciones que muchas de las escuelas estatales.

  • ¿En qué las beneficia tener una juegoteca a las mamás que trabajan en la planta?
  • Nos sirve saber que mientras cumplimos con nuestra jornada laboral, nuestros hijos están en la juegoteca, un ambiente donde hay diferentes talleres de aprendizaje para nuestros niños. Muchas mujeres no pueden salir a trabajar o a estudiar por no contar con espacios como este, por eso creemos que es importante impulsar el reclamo de guarderías en todos los lugares de trabajo y estudio.
  • En el gremio gráfico ¿hay otros jardines maternales?
  • La juegoteca de MadyGraf es la única en el gremio gráfico, y esta lo obtuvimos recién cuando la planta está bajo control de los trabajadores y trabajadoras. Es fundamental que haya muchas más, creo que si nosotras y nosotros pudimos lograr poner en pie este proyecto, a los empresarios les sería mucho más fácil implementarlas en otras fábricas. La conducción del sindicato debería ponerse a la cabeza en la lucha por las guarderías en los talleres gráficos, más aun sabiendo que es un gremio con un porcentaje importante de trabajadoras gráficas.
  • ¿Qué otros derechos tienen dentro de la planta, gestionada por sus trabajadores, las mujeres que trabajan ahí?
  • Nosotras tenemos los mismos derechos que nuestros compañeros. Las mismas posibilidades, incluso ya hay mujeres que son maquinistas. Además, en asamblea, se votó el día femenino, algo que no se reconoce en otros trabajos.


  • Source link