La Matanza: ante las elecciones del Consejo Académico Institucional del terciario 88

0
30


Por una educación pública, laica, científica y gratuita al servicio de los trabajadores y el pueblo y por la democratización plena de la vida educacional.

Entre los días 20 al 25 de agosto, se realizarán las elecciones del CAI donde por primera vez los estudiantes elegiremos representantes. Desde la Juventud del PTS y No pasaran en el Frente de Izquierda, en la conducción del centro de estudiantes, publicamos nuestra propuesta política y programática, para los estudiantes del instituto, donde proponemos una lista en común al resto de las agrupaciones con las cuales conformamos La izquierda al frente multicolor (PTS, PO y Rayuela).

¿En qué contexto se dan las elecciones?

Preparan un saqueo que ya empezó con los tarifazos y la subida del dólar, pero que va a ser mucho más brutal. El FMI le dio al gobierno el préstamo a cambio de una serie de condiciones para asegurarse de que esa plata va a volver. Pero va a volver de nuestros hospitales, de los colegios, del presupuesto para el aborto, de los terciarios que cierren, van a querer pagar la deuda con el hambre de millones. Por eso nosotros decimos que no hay que pagar esa deuda ilegítima.

La enorme fuerza que se viene desarrollando para conquistar el derecho al aborto, tiene a la juventud como protagonista. Una de las conclusiones que recorre pasillos y aulas es “lo ganamos en la calles”, empezando a instalar una valiosa idea masivamente: nadie nos va a regalar nada, es necesario pelear. Ante la desaparición de Santiago Maldonado a manos de la Gendarmería fue también la juventud la que se puso de pie para exigir su aparición, denunciando la represión estatal y generando con la movilización una crisis política al gobierno de Macri. A su vez, fuimos miles de jóvenes los que dijimos presente en el Congreso el 18 de diciembre para decirle NO al robo a nuestros abuelos, cuando macristas y peronistas votaban sacarle el pan de la boca. Estos son los puntos de apoyo hoy para que los centros de estudiantes y consejos puedan aspirar seriamente a ser herramientas de organización y lucha para esta juventud.

Hace años que los distintos gobiernos vienen implementando políticas de degradación de la educación pública, buscando reducir la el financiamiento del estado y fortaleciendo la centralización ideológica. A la vez que se fomentó el desarrollo de la educación privada, política directamente dictada por el Banco Mundial en América Latina. El kirchnerismo, a pesar de un aumento –limitado– en la proporción del PBI destinado a la educación, dejó intacto lo esencial del esquema educativo de los ’90 y el avance de la educación privada en detrimento de la educación pública. En el año 2007, el kirchnerismo creó el Instituto Nacional de Formación Docente (INFD) y la Mesa Federal de Directores de Nivel Superior, que nuclea a establecimientos públicos, privados y confesionales. Entre ambos organismos durante todo el gobierno de Cristina Kirchner trabajaron en atacar la ya cuasi nula autonomía de los institutos terciarios. Hoy, no contamos con presupuesto, y lo que se asigna del presupuesto provincial, siendo 200 millones anuales, es casi un 100 % para salarios, dando como resultado la falta de los edificios propios en los establecimientos públicos. Además, como si fuera poco, la mitad de los institutos terciarios que reciben ese presupuesto (341 en total) son de gestión privada.

Sobre los Consejos Académicos Institucionales (CAI)

Estos organismos crearon los Consejos Académicos Institucionales (CAI) como órganos de cogobierno en los institutos, compuestos por dos no docentes, y paridad entre docente y estudiantes, más el director o directora. Pero ya desde el documento bajado por el Ministerio de Educación, se intenta limitar el CAI. Se vuelve antidemocrático al plantear que los estudiantes, al ser la mayoría de la institución, quedan en minoría. Y que todas las decisiones tomadas en ese organismo, son resolutivas en tanto lo avale el director. Ni hablar de las decisiones presupuestarias, ya que esas no son parte de las tareas del consejo, según la ley. Las verdaderas decisiones se toman desde arriba por funcionarios que la comunidad educativa no eligió. Así fue como, por ejemplo, se implementaron los planes de estudio homologados, dónde los institutos privados y católicos tuvieron mucho peso en desmedro de los públicos, y se avanzó en planes de estudio que devaluaron la calidad de la formación.

Los directores son elegidos por jurados a puertas cerradas, y los estudiantes y docentes no tienen participación alguna. Además, la reglamentación le otorga un papel por encima del resto de los claustros docente y estudiantil, a la figura del director, cuando dice: “Las decisiones del Consejo se adoptarán por la mitad más uno de los votos de los Consejeros presentes. En caso de empate, el Director tendrá doble voto”.

El CAI, si fuera verdaderamente democrático y con facultad resolutiva, podría ser una herramienta más ante futuros ataques, que le ponga límite a las gestiones decidiendo los estudiantes, docentes y auxiliares en pos de la coordinación y movilización común, en unidad con todos los trabajadores. He aquí el fondo de por qué los CAI tienen la primera pelea planteada en que sean resolutivos. Para que el CAI sea verdaderamente democrático, debería existir un gobierno colegiado con mayoría estudiantil, claustro docente y voz y voto para los no docentes, pero mientras, la elección de directores más democrática es el voto directo universal, según el criterio una persona un voto, y no jurados arreglados a nuestras espaldas. Éstas peleas, tienen que estar acompañadas de la organización estudiantil, donde se decida democráticamente los pasos a seguir en torno a nuestras demandas, solo confiando en nuestras propias fuerzas, así como históricamente el movimiento estudiantil movilizado en las calles pudo conquistar sus derechos. Planteando la unidad obrero estudiantil y ligándonos a los sectores que están en lucha, como las docentes, trabajadoras del Posadas, las tercerizadas del ferrocarril Sarmiento, los trabajadores de Prensa de Telam, del subte, entre otros.

¿Qué proponemos?

Frente a los ataques existentes, desde la Juventud del PTS, que somos parte de la conducción del centro (Izquierda al Frente Multicolor) ante las elecciones del claustro estudiantil del CAI del ISFD y T nro 88, tenemos la tarea de pelear por una Educación Pública, Científica, Laica y Gratuita al servicio de los trabajadores y pelear por democratización plena de la vida educacional, impulsando la movilización de los docentes, estudiantes, padres y el conjunto de la clase trabajadora contra la política (anti) educativa del gobierno. Entre otras demandas planteamos:

  • Por un sistema único nacional de educación, científico, laico y gratuito; financiado por el Estado nacional, al servicio de los trabajadores y el pueblo.
  • Aumento del presupuesto educativo de 10 % del PBI para el presupuesto nacional consolidado, en base al no pago de la deuda externa e impuestos a las grandes fortunas.
  • Rechazamos el acuerdo con el FMI y el plan de ajuste del Gobierno, los gobernadores y legisladores que votan sus leyes.
  • No a los subsidios a escuelas privadas y confesionales. La educación no es un negocio. Contra la injerencia de empresas u ONGs y todo tipo de arancelamientos.
  • Por un plan de mejoramiento de la estructura edilicia educativa integral controlado por las organizaciones docentes, estudiantes y los sindicatos.
  • Aumento ya del salario docente y que una jornada laboral docente de 6 horas (4 frente a clase y 2 extraclase) cubra la canasta familiar.
  • Por un plan de becas equivalentes a media canasta familiar, para garantizar el derecho a la educación y terminar con la deserción, y por el boleto educativo gratuito para toda la comunidad educativa (estudiantes, docentes, y no docentes).
  • Educación sexual integral en todos los niveles, no a la educación religiosa en los ámbitos educativos. Por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.
  • La gran mayoría de las estudiantes somos mujeres, y muchas somos madres, por eso estamos por juegotecas en las sedes del instituto, para poder seguir estudiando.
  • Democratización plena de la vida educacional: empezando porque el CAI sea resolutivo para avanzar hacia la autonomía del cogobierno del instituto, en la perspectiva de un gobierno colegiado y democrático, con representantes de toda la comunidad educativa, electos por voto directo, con mayoría estudiantil, basado en asambleas, cuerpo de delegados con mandato y reuniones abiertas.
  • Elaboración de objetivos, contenidos y distribución de recursos por parte del gobierno democrático del instituto – No pagar la fraudulenta e ilegítima deuda externa. Que ese dinero sea destinado a educación y salud al servicio de la clase trabajadora.
  • Unidad de estudiantes y trabajadores, para derrotar los planes de ajuste del Gobierno y el FMI.

    Llamamos a debatir a todos los estudiantes nuestra propuesta y a organizarse en la Agrupación No pasarán con esta perspectiva.



  • Source link