La ONU criticó al Gobierno nacional por la violencia policial contra niños y adolescentes

0
41


Fue en el marco del 78° período de sesiones en Ginebra, Suiza. El otro gran problema que atraviesan los más jóvenes: la pobreza extrema.

El Comité de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los Derechos del niño transmitió, mediante un documento, su “profunda preocupación” por el “uso desproporcionado de la fuerza contra niños y adolescentes por parte de las fuerzas de seguridad” en nuestro país bajo el Gobierno de Cambiemos.

En el informe además condenan la “justificación de tales medidas” por parte de varios funcionarios del Gobierno nacional. Uno de los comentarios más lamentables, y que quizás los lectores recuerden, fue el del ahora senador –entonces ministro de Educación – Esteban Bullrich que había festejado “un pibe más que está preso” en plena campaña electoral, cuestión que generó un alto repudió en sectores de la población y por lo que tuvo pedir disculpas luego.

La ONU también planteó una alerta en relación a “los altos índices de impunidad y el bajo número de procesamientos y condena de los autores de violencia”contras niños y adolescentes.

Uno de los casos que analizó la ONU fue el de Facundo Ferreyra, un niño de apenas 12 años, que fue asesinado de un disparo por la espalda por efectivos policiales de la provincia de Tucumán. Lo estremecedor de este caso es que además, a más de tres meses de este hecho, los asesinos de Facundo, Nicolás Montes de Oca y Mauro Gabriel Díaz, aún no han sido citados a declarar.

La ejecución de Facundo se dio un tiempo después de que el Gobierno nacional, con el presidente Mauricio Macri y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a la cabeza, enarbolara la famosa “doctrina Chocobar” que no es más ni menos que el aval político para el “gatillo fácil” contra los más jóvenes y pobres. Recordemos que Luis Chocobar es el policía que acribilló por la espalda al joven Pablo Kukoc, de 18 años, y que fue recibido con honores en la Casa Rosada.

El texto también rechaza las “disposiciones que incrementan las sentencias o reduzcan la edad de responsabilidad penal”, es decir la reducción de la famosa “edad de imputabilidad”, que hoy está en 16 años, pero que el macrismo cada tanto amenaza con querer a bajar a 14.

Problemas de fondo

El “gatillo fácil” que sufren los jóvenes de los sectores más pobres de nuestro país es la contracara de otro gran problema, que Cambiemos acentúo pero que durante los gobiernos kircheristas no fue resuelto, que es la pobreza extrema que afecta a ocho millones de niños y adolescentes.

Las estadísticas de violencia institucional y pobreza sobre ellos son alarmantes.

Según el último informe de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), desde la asunción de Cambiemos a diciembre de 2017, hubo 725 personas asesinadas por las fuerzas de seguridad y penitenciarias. La mitad de las víctimas, eran jóvenes de menos de 25 años.

Esta horrorosa cifra da un muerto cada 23 horas. Desde 1983 a la actualidad suman más de 5.000 los casos de “gatillo fácil.”

Por otro lado, según un informe de Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), la situación de los menores de 0 a 17 años se agravó durante el año pasado. En el último trimestre del 2017, el índice de pobreza en niños y adolescentes es de 42,5 %.

La doble vara de la ONU

Un informe elaborado por The Times indicó que la ONU ocultó que más de 40 ONGs, entre las que se encontraba ACNUR (la Agencia de la ONU para los refugiados) y Médicos sin Fronteras, fueron denunciados por explotación sexual a mujeres y niños en campamentos de refugiados en África en los años 2001 y 2002.

Este año trascendió otra denuncia que salpica a la ONU. Militares franceses fueron denunciados por cometer abusos sexuales sobre niños, entre 9 y 13 años, en los años 2013 y 2014 durante “misiones de paz” aprobadas por el Consejo de Seguridad de ese organismo.



Source link