Melchor Romero: donde la vida de los pacientes nada vale

0
201


Un pedido de amparo presentado por el CELS ante los juzgados platenses, una inspección de funcionario de la ONU y el hallazgo del cuerpo sin vida de un joven internado dan cuenta del tormento que padecen los pacientes psiquiátricos en el territorio de la gobernadora Vidal.

Las denuncias contra el Hospital Alejandro Korn de la localidad de Melchor Romero, en el partido de La Plata, no son nuevas. Por el contrario, hace años que se difunden las vejaciones que sufren los pacientes internados en este hospital monovalente y se les exige a las autoridades bonaerenses que den pronta solución.

Esta vez volvió a ser noticia tras ser hallado el cuerpo de un paciente, electrocutado, después que el temporal agravó las condiciones de alojamiento, así como la situación edilicia.

Ante esta situación, nuevamente el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) presentó un informe. El 3 de mayo el CELS, junto al Movimiento por la Desmanicomialización en Romero, realizaron un recorrido por los servicios de Agudos, tanto el de mujeres como el de hombres, así como el Servicio de Atención en Crisis (SAC).

En su informe detallan un cuadro de extrema gravedad y al día siguiente realizaron un pedido de amparo, ante el juez Francisco Terrier, donde solicitan que el “Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires garantice los derechos de las personas alojadas en esos servicios y que no se permitan nuevas admisiones al hospital hasta que se terminen las obras edilicias pendientes”.

La muerte del joven paciente, así como el pedido de amparo del CELS, se produce días después de la visita del Relator Especial de las Naciones Unidas (ONU) para la Tortura, Nils Melzer.

En una rueda de prensa en Buenos Aires, Melzer presentó las conclusiones de la visita que inició el pasado 9 de abril al país para inspeccionar centros psiquiátricos y de detención. El informe final será presentado en marzo de 2019 ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Melzer recorrió el hospital psiquiátrico Dr. Alejandro Korn (conocido como Melchor Romero) y sostuvo que los pacientes internados en el servicio Agudos del hospital, tanto el de hombres como el de mujeres “se encuentran sometidos a condiciones degradantes. El edificio, literalmente, se cae a pedazos, las instalaciones sanitarias están rotas y los baños sucios e inundados” y consideró que deben cerrarse “de inmediato”.

También se refirió a la falta de personal y que por esta razón “supuestamente se obliga a algunos pacientes a tomar medicación en exceso” y que algunos de ellos, los más estabilizados “ayudan a aquellos con discapacidades más severas a cambiar sus pañales”.

“Las condiciones de detención que acabo de describir violan las normas internacionales”, insistió Melzer y pidió que las autoridades argentinas den una pronta solución, apliquen medidas de atención alternativas e inviertan los recursos necesarios para mejorar estos hospitales.

Por su parte el CELS informó que un mes atrás visitó el Servicio de Atención en Crisis (SAC), y que lo encontraron en “condiciones edilicias deplorables, falta de higiene (…). Los edificios que alojan el SAC y los servicios de Agudos tienen que entrar en obras de reformas edilicias porque no tienen condiciones de habitabilidad, con partes del cielorraso caídas, roturas en las ventanas, filtraciones con riesgo eléctrico. La licitación está prevista recién para el segundo semestre de este año”.

Asimismo el CELS aseguró que este cuadro se agravó con el último temporal que castigó a la Provincia de Buenos Aires. Y que por este motivo las autoridades del hospital debieron trasladar a las personas que estaban internadas en esos servicios a otros sectores del hospital, porque se habían inundado. Cuando evacuaron a los pacientes, tras la tormenta, uno de ellos escapó “atravesó parte del servicio por el cielorraso y bajó a una sala por uno de los agujeros del techo, saltó fuera del edificio a través de una ventana rota y salió corriendo fuera del hospital. A una cuadra se electrocutó con un cable de alta tensión suelto y murió” describe el CELS en su informe.

La cronificación de la salud pública

La denuncia reciente que realizó el CELS no es nueva. En 2014, bajo el gobierno de Daniel Scioli, el CELS inició acciones judiciales “por la situación de abandono estructural en la que se encontraba toda la población del hospital psiquiátrico”, junto a la Comisión Provincial por la Memoria. Además denunciaron la gran cantidad de muertes, cuyas causas no han sido investigadas.

A partir de las denuncias, se realizaron diferentes inspecciones que constataron más de 133 muertes dudosas en 2 años (sobre una población de 600 personas internadas). Sobre las condiciones de internación se encontró que los pacientes estaban hacinados, estaban sobremedicados y recibían mala alimentación.

La situación del hospital no se resolvió y el director del Hospital Especializado Neuropsiquiátrico Alejandro Korn de Romero, Egidio Melia, fue procesado el 14 de mayo de 2015 bajo la carátula “abandono de persona seguida de muerte con omisión de los deberes del oficio” tras el fallecimiento de Juan Facundo Quiroga. Despareció del pabellón y tres días después lo encontraron sin vida en el Río de la Plata.

En los últimos años, diversos hechos sacaron a la luz el estado crítico en que se encuentran las instituciones públicas de salud mental en la provincia de Buenos Aires. El procesamiento de Egidio Melia volvió a instalar la situación de emergencia que se vive en los hospitales monovalentes de internación psiquiátrica, a las que acuden los pacientes que no tienen otro recurso más que la atención pública.

Los servicios que hacen referencia, tanto el informe de la ONU como el del CELS, son indispensables para dar respuesta a las personas con padecimientos mentales que se descompensan. Cuando un paciente ingresa por guardia, si requiere de ser internado, será derivado al servicio de agudo. Si estos servicios se encuentran con falta de personal, problemas edilicios y sobrepoblación, agrava la situación de los pacientes porque se prolongan su internación como consecuencia de una atención deficitaria del sistema de salud pública. Los pacientes se cronifican y esto lleva a una sobrepoblación de internados que podrían ser atendidos en hospital de día o consultorios externos.

Esto ocurre porque a los gobernantes no suelen importarle las personas con padecimientos mentales, suelen ser una de las poblaciones más vulnerables. Esto se agrava si sus familiares carecen de recursos económicos para ofrecerles alguna cobertura médica. La falta de obra social los obliga a atenderse en el sistema público que están sobrepoblados y al que tanto los gobiernos nacional como provinciales destina cada vez menos recursos.

Son los profesionales de la salud, tanto enfermeros, médicos como psicólogos (mucho de ellos trabajan ad honorem), los que brindan una atención adecuada y es lo que permite en muchos de los casos la compensación de los pacientes. Pero ellos poco pueden hacer en situaciones extremas como las que se vive en el Melchor Romero, donde hasta el personal médico y no médico son víctimas de la desidia de gobernantes y funcionarios públicos.

En momentos donde el único objetivo del gobierno nacional es bajar el déficit fiscal, y la salud pública es un “gasto”, la situación de los hospitales monovalentes se agrava. En la Ciudad de Buenos Aires, cada vez es más difícil encontrar camas disponibles en hospitales como el Borda o el Álvarez.

La Gobernadora María Eugenia Vidal, hoy es la principal responsable por la muerte del joven paciente del Melchor Romero. El gobierno provincial deberá aumentar los recursos necesarios para atender la problemática de las personas con padecimientos mentales.

Destinar una partida presupuestaria para resolver los problemas edilicios, así como aumentar el personal necesario. En los hospitales monovalentes es donde más se encuentra profesionales de la salud que trabajan ad honorem y son, esencialmente los que sostienen el sistema de salud pública.



Source link