Pan y Rosas en la Universidad de San Martín: ¿para qué luchamos?

0
745


Las mujeres de la agrupación Pan y Rosas venimos dando hace años una consecuente lucha por los derechos y consideramos que el machismo solo se podrá combatir haciendo un cambio social de raíz.

Desde principio de año, las mujeres en Argentina venimos dando fuertes batallas en la búsqueda de la conquista al derecho al aborto legal, seguro y gratuito. En múltiples pañuelazos y en el 8M fuimos miles en las calles luchando por nuestros derechos y libertades, más de una vez copamos con nuestros pañuelos verdes la Plaza Congreso y diferentes puntos de la provincia de Buenos Aires y del resto del país.

Estudiantes y trabajadoras venimos organizándonos en Pan y Rosas por la conquista de nuestros derechos y con el fin de cambiar la realidad que nos rodea para construir un nuevo mundo sin explotación capitalista libre de toda opresión. Desde el 2003, fecha de la fundación de Pan y Rosas, el derecho al aborto es una de nuestras principales banderas, ya que entendemos que es una problemática de clase porque son las mujeres pobres las que mueren en abortos clandestinos, mientras las de clase media se lo practican en clínicas privadas. Hoy, quince años después, luego de múltiples presentaciones del proyecto de ley de la Campaña nacional por el derecho al aborto y gracias a la lucha constante de las mujeres en las calles finalmente logramos que se comience a tratar en el Congreso.

En este contexto, las estudiantes de la Universidad Nacional de San Martín no somos ajenas y somos cientas las que participamos de las movilizaciones de mujeres. Caminando por el campus se puede ver que somos muchas las que llevamos el pañuelo de la Campaña como apoyo simbólico a la causa, y las que nos movilizamos junto a miles en las calles.

Nosotras hemos decidido organizarnos no sólo por esta lucha sino también para combatir toda forma de opresión entendiendo que no es una pelea cultural, donde de a pequeños pasos vamos a acabar con el machismo si no que la problemática es de carácter social y de clase. Por lo que nos tenemos que organizar no solo por la conquista de nuestros derechos si no para liberarnos de las cadenas patriarcales que nos impone el sistema capitalista, que día a día se lleva una mujer por femicidio o por aborto clandestino.

Imaginémonos: si en un año mueren 300 mujeres por aborto clandestino y una cada 20 horas por femicidio, en diez años vamos a estar presenciando un genocidio a las mujeres del mundo sólo esperando los resultados de una lucha que se pretende cultural. Nuestro fin no es la mera deconstrucción individual sino acabar con el sistema capitalista de raíz y construir un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres.

Para lograr nuestros objetivos, es clave la unión de estudiantes junto a la clase obrera, considerando a las mujeres trabajadoras como quienes sufren la doble opresión tanto por ser trabajadoras explotadas como también por ser mujeres que deben seguir el rol de cuidado del hogar y los hijos.

Esta lucha no se va a resolver por medio de un nuevo diputado o una ley, ni tampoco de la mano de los gobiernos que sucesivamente invisibilizan las problemáticas de las mujeres, perpetúan las redes de trata y mantienen lazos estrechos con la Iglesia católica que es una institución retrógrada que hace años recibe millones del Estado y sólo reproduce lógicas conservadoras. Es por esto que, desde la agrupación Pan y Rosas de la Universidad Nacional de San Martín, llamamos a organizarnos para conseguir cambiarlo todo.



Source link