"Pasaron cosas": la crisis cayó como una bomba sobre el empleo en mayo

0
77


El ministerio de Trabajo informó ayer que en mayo hubo una caída de 5.900 puestos de trabajo en el sector privado respecto de abril. El efecto de la corrida cambiaria sobre la actividad empieza a pegar en el empleo.

En mayo, cuando se profundizó la corrida cambiaria que llevó al gobierno de Macri a las puertas del FMI, se registró una fuerte caída de los puestos de trabajo registrados. Según datos del ministerio de Trabajo, en mayo hubo en el sector privado 30.500 aportantes menos al aportantes al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). Esto representa un 0,5 % menos que en abril. En términos desestacionalizados, la caída del empleo es de 5.900 puestos de trabajo en el sector privado (0,1 %).

Si bien respecto de mayo de 2017 se registran 50.200 empleos más (0,8 %), el dato del mes proyecta un horizonte de deterioro.

Se trata del segundo mes consecutivo de caída. El retroceso de da de manera generalizada. Sobresale la industria manufacturera con una caída desestacionalizada de 3.400 empleos en mayo respecto de abril, y le sigue la construcción, con 1.600 puestos perdidos.

El sector industrial viene cayendo de manera casi invariable desde que asumió Cambiemos, e incluso desde antes. Como observó Luis Campos, en es sector, “desde septiembre de 2015 se perdieron 81.554 puestos de trabajo. Para encontrar valores menores hay que remontarse a la crisis de 2009”.

También coincidió en la evaluación negativa Sergio Chouza: “Los números base #SIPA marcan que el empleo registrado privado sigue virtualmente estancado: en mayo, volvió a los niveles de octubre 2015”. Agregó que este período “la actividad industrial fue una de las más perjudicadas: destruyó más de 6% de los empleos del sector”.

Lo peor no pasó

Los datos de mayo son un inquietante anticipo de lo que vendrá. Recordemos que también junio estuvo atravesado por el vendabal financiero que puso la cotización del dólar por momentos arriba de $ 30.

Aunque ahora el gobierno confía que haber estabilizado el valor de la divisa, el precio para hacerlo fue tomar medidas de fuerte impacto negativo en materia de actividad económica.

Por eso, los datos que ya se conocen de caída de 5,8 % de la actividad económica en mayo, van agravarse en lo que resta del año según coinciden todas las proyeccionnes. De la mano del desplome económco, también empeorará el empleo.

Te puede interesar: Winter is coming: devaluación, ajuste fiscal y un combo recesivo para la economía

Campos observa que “las perspectivas para los próximos meses son negativas. Difícil que el empleo crezca en una economía estancada. La estabilización macro y una hipotética buena cosecha en 2019 están lejos de alcanzar para impulsar una mejora en materia de empleo”.

El gobierno, profundizando el recorte fiscal, que tiene la obra pública entre los principales objetivos, hará su aporte para que se profundice esta caída del empleo en el sector privado, pegando sobre todo en la construcción.

Mientras tanto, el compromiso de recortar un 13 % de acá a 2020 el gasto en salarios del sector público en términos de PBI, significa que también se prevé un fuerte ataque al empleo público.

Difícil no coincidir con la conclusión de Campos: “en el mediano plazo la película del mercado de trabajo es una de terror”.

El gobierno y los empresarios avanzan en descargar los costos de la crisis sobre los trabajadores. Hay que pararles la mano.



Source link