Receta del FMI: por la devaluación y el freno de la economía bajó el rojo comercial

0
33


Las recetas del FMI provocaron la contracción de la actividad económica en 5,7 % y el hundimiento de la industria en un 5 %. El Indec confirmó la caída de las importaciones en 7,5 % y del déficit comercial que fue el menor del año en junio con USD 382 millones, frente a los USD 1.000 del mes de mayo.

Luego del martes con malas noticias que reflejó en los números la caída de la Actividad Económica (EMAE) para mayo en un 5,8 %, ayer el Indec publicó los datos del Intercambio Comercial Argentino (ICA) que mostraron un fuerte retroceso de las importaciones en 7,5 % en el mes de junio. El déficit comercial de ese mes fue de USD 342 millones, el más bajo del año y un 70 % por detrás del registrado en mayo.

Podes leer: La estanflación se avecina: desplome de la actividad económica y más invierno

El rojo comercial acumulado en el primer semestre del año es de USD 5.101 millones. El efecto devaluatorio –que fue mayor al 50 % producto de las corridas cambiarias- implica un encarecimiento de las compras al resto del mundo y al mismo tiempo un abaratamiento de las ventas, a pesar de esa mayor competividad, las exportaciones en junio cayeron un 1,4 % interanual, alcanzando los USD 5.076 millones de dólares y las importaciones USD 5.458 millones.

Por el lado de las exportaciones, los precios subieron 9,8% y las cantidades cayeron 10,2%. Las exportaciones de productos primarios cayeron de manera interanual 25,7%, seguramente afectados por la importante sequía que denuncian los sectores del agro.

Las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario (MOA) aumentaron 3,0%; las de manufacturas de origen industrial (MOI) aumentaron 10,4%; y las exportaciones de combustibles y energía aumentaron 96,2%. En términos desestacionalizados, las exportaciones totales de junio aumentaron 0,9% respecto del mes anterior, concluye el informe del Indec.

Dentro de los productos exportables lo que arrojaron mayores caídas fueron: porotos de soja excluidos para siembra (-290 millones de dólares); aceite de soja en bruto, incluso desgomado (-92 millones de dólares); minerales de cobre y sus concentrados (-72 millones de dólares). También hubieron subas de los siguientes productos exportables: vehículos automóviles, tractores, velocípedos y demás vehículos terrestres (aumento de 120 millones de dólares); aceites crudos de petróleo (aumento de 85 millones de dólares); harina y pellets de la extracción del aceite de soja (aumento de 77 millones de dólares); carne y despojos comestibles (aumento de 51 millones de dólares).

Retroceso de las importaciones y el achicamiento del déficit comercial

Pero el dato más importante a tener en cuenta para advertir los movimientos de la economía, a pesar de la calma cambiaria de las últimas semanas, es la contundente caída de las importaciones que expresa el efecto de las corridas, la devaluación y la contracción de la actividad. De acuerdo con los datos del Indec, el valor de las importaciones en junio cayó 7,5% respecto al registrado en igual mes del año anterior (-442 millones de dólares). Los precios subieron 4,7% y las cantidades se contrajeron 11,7%.

Dentro de la descripción por sectores o ramas se conoció que las importaciones de bienes de capital cayeron 16,9%, las de bienes intermedios aumentaron 4,1%, las de combustibles y lubricantes cayeron 6,2%, las de piezas y accesorios para bienes de capital cayeron 10,3%, las de bienes de consumo cayeron 8,8% y las de vehículos automotores de pasajeros cayeron 15,0%.

En términos desestacionalizados, las importaciones de junio de 2018 cayeron 10,8% respecto del mes anterior.

Las importaciones que cayeron más fuerte fueron:

* Vehículos automóviles, tractores, velocípedos y demás vehículos terrestres (-201 millones de dólares; 45,5% de la caída total de importaciones)

*Partes destinadas a motores, generadores, grupos electrógenos y convertidores rotativos (-108 millones de dólares; 24,5% de la caída total de importaciones)

*Vehículos y material para vías férreas (-56 millones de dólares); productos farmacéuticos (-43 millones de dólares)

* Combustibles minerales (-40 millones de dólares)

* Máquinas para el tratamiento o procesamiento de datos (-36 millones de dólares)

El único aumento de importaciones significativo correspondió a porotos de soja excluidos para siembra (aumento de 148 millones de dólares).

A modo de síntesis del intercambio comercial existen dos sectores claves para entender los resultados de la balanza. Por un lado el sector del agro, siendo la “suma de las exportaciones netas (exportaciones menos importaciones) de los cuatro principales productos de exportación derivados del cultivo de la soja (aceite de soja en bruto, incluso desgomado; biodiesel y sus mezclas; harina y pellets de la extracción del aceite de soja; y porotos de soja, excluidos para siembra) registró, en junio pasado respecto de igual mes del año anterior, una caída de 469 millones de dólares, lo que representó una pérdida de ingresos equivalente a más del 122,7% del déficit comercial de junio.”

Por el otro lado la rama automotriz, que tiene a Brasil como principal socio comercial de la Argentina por los acuerdos regionales del Mercosur, sumó 480 millones de dólares y representaron el 38,8% de las exportaciones totales al bloque. Mientras que las importaciones de la misma rama (37,6% de las compras al bloque) en junio alcanzaron los 604 millones de dólares. Un sector permanentemente deficitario porque para ensamblar los automóviles en el país utiliza un 70 % de sus piezas importadas.

Primeros resultados de las recetas del Fondo

Acompañando la tendencia marcadamente recesiva de la economía, que describe un escenario de crisis que se consolida, la actividad industrial para el mes junio mostro un desplome de 5,4 % interanual, según un informe de la consultora FIEL.

Mientras para los trabajadores el ataque al salario real este año podría caer entre un 12 % (con paritarias en 15 %) y un 4 % (si se actualiza el techo al 25 %), según estimaciones del Centro Cifra, calculadas sobre una inflación anual de 30 %.

Sin embargo, contrariando los indicadores de la economía real que muestran los primeros efectos de la recesión en marcha producto de las medidas del Gobierno pro empresariales (reforma tributaria, blanqueo de capitales, tarifazos, baja de retenciones a las exportaciones, entre otras) combinado con corridas cambiarias de los especuladores que se llevaron más de UDS 16.000 millones en fuga garantizada con las reservas del Banco Central, el presidente Mauricio Macri se apega a su relato.

Ayer en declaraciones radiales cuando le preguntaron sobre los condicionamientos por el préstamo Stand By con el FMI sostuvo que es “cero peligroso” para la marcha de la economía. Si además de sacar lecciones de la historiade terror con el FMI que sólo se basa en mayor endeudamiento y ajuste brutal; y nos fijamos en los últimos indicadores económicos, estamos más cerca del fin del relato M. Ahora las medidas las dicta el FMI, por eso es preciso denunciar el acuerdo y no pagar la deuda.

Podes leer: En la crisis, brotes verdes



Source link