Rumbo económico de ficción: cinco claves de las declaraciones de Macri

0
256


El presidente afirmó que “ve un futuro mejor”, prometió que la inflación bajará más de 10 puntos en 2019 y criticó las retenciones a las exportaciones. Exceso de optimismo y el respaldo al campo a pesar del pedido del FMI.

El presidente Mauricio Macri ofreció ayer una conferencia de prensa en la quinta de Olivos donde no hubo ningún anuncio y recitó una serie de frases optimistas y de fantasía sobre el panorama económico, tras la crisis abierta con las corridas y la disparada del dólar.

En el medio del debate por las retenciones al campo si frenarán el recorte a la soja, el presidente cuestionó el impuesto. Un gran gesto de apoyo al sector en el día de la inauguración de la Exposición anual de la Sociedad Rural Argentina.

El mandatario volvió a prometer que la inflación bajará para el año próximo y defendió el impuesto a las Ganancias.

El ajuste en curso, como demostró el discurso del presidente, no afectará a todos por igual. En las crisis, el Gobierno de Ceo también gobierna para los ricos.

A continuación las principales declaraciones económicas del presidente:

-Rumbo económico: “Estamos enfrentando una tormenta y hemos sabido levantar las velas para mantener el rumbo”.

El presidente insistió que la crisis fue ocasionada por tormentas externas, pero omitió el fracaso de las medidas económicas que llevaron adelante desde su asunción. La escalada del dólar, la merma de reservas, la inflación en alza, el acuerdo con el FMI que implicará mayor ajuste.

Desequilibrios importantes como el déficit fiscal, comercial y la fuga de capitales. Problemas que se desencadenaron por sus propias políticas.

Te puede interesar: La economía en terapia intensiva con monitoreo del FMI

La economía entrará en recesión como afirman los economistas, el consumo y el poder adquisitivo de los salarios cayeron. Los próximos meses lejos estarán de ser “tan claro como el primer día”.

– La inflación bajará “más de 10 puntos” el año que viene y que llegará a “un dígito” en 2020.

El martes el Indec publicó que la inflación de junio fue del 3,7 %, la suba más alta en dos años. En los primeros seis meses acumuló una suba del 16 %, y se espera que este año tenga un piso del 30 %.

Un periodista le consultó al presidente si tenía “pensada alguna medida para controlar la inflación” y si “tienen pensada alguna modificación en el pacto con el FMI por la suba de la inflación”, pero Macri volvió a recurrir a otra generalidad y respondió “estamos abocados a poner un límite a la inflación”.

Te puede interesar: [Video] Cuando Macri dijo “si la inflación no baja es culpa mía”

No es la primera vez que el mandatario promete bajar la inflación y esto no sucedió como ya se vio con las fallidas metas del BCRA. Llegar a una inflación de un dígito parece una ilusión. En 2016 la inflación fue del 40 %, según estimaciones y en 2017 24,8 %, según el Indec.

-Retenciones a las exportaciones: “No creo que sea un impuesto inteligente, nos destruye el futuro”.

En el Gobierno y entre sus socios radicales hay debate sobre las retenciones al campo. En tanto, el FMI para reducir el déficit fiscal propuso “la suspensión en 2019 del cronograma de baja de las retenciones”.

Ya el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne el mes pasado intentó frenar el recorte mensual de las retenciones de soja, pero fue suspendido por la presión de las patronales agrarias.

Sin embargo, Macri ayer en la conferencia de prensa apoyó el reclamo del campo y dio a entender que no realizará cambios.

Te puede interesar: A 10 años del voto “no positivo” de Cobos: el agropower en alerta defiende sus privilegios

Las patronales del campo fueron un sector beneficiado por el Gobierno desde la eliminación y reducción de las retenciones a las exportaciones. También amasaron millones gracias a la devaluación. Sólo en 2016 por la devaluación y la reducción de retenciones obtuvieron ingresos mayores a U$S 10.000 millones.

El mismo día que el mandatario respaldó al campo se inauguró la 132° edición de la Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria Internacional de la Sociedad Rural Argentina.

El presidente de la entidad, Daniel Pelegrina, afirmó que “esperamos señales claras y que nos saquen el pie de encima, con eso vamos para adelante” y agregó que “el presidente nos ha dado su palabra”, cuando fue consultado por la posible suspensión de la disminución del esquema de retenciones a la soja. Como se ve en las declaraciones de Pelegrina las patronales agrarias siguen en defensa de sus abultadas ganancias.

– “Con el impuesto a las Ganancias comparte una parte de su riqueza con el resto de los argentinos que no tuvieron tanta suerte”.

El presidente debería distinguir que el impuesto a las Ganancias no es lo mismo para las empresas que el de cuarta categoría, también conocido como impuesto al salario. Eliminar este tributo fue parte de su campaña electoral, pero como otras promesas que hizo fue incumplida.

En diciembre de 2017 llegaron a pagar el impuesto al salario 2,2 millones los trabajadores en relación de dependencia, jubilados, pensionados. El dato corresponde a la respuesta que brindó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en su presentación ante el Congreso.

Según los datos que ofreció Peña desde diciembre de 2015 mes a mes fue aumentando la cantidad de trabajadores afectados por el impuesto.

Te puede interesar: ¿Cómo se financia y a quién sostiene el Estado argentino?

Los trabajadores deben pagar el mal llamado impuesto a las Ganancias, pero los impuestos de las patronales agrarias no se tocan. La reforma tributaria que aprobó Cambiemos también benefició a los empresarios.

-Paritarias y salario: “Todos estos años hemos cuidado el salario de los trabajadores, las paritarias siguen siendo libres, cada sector en función de su realidad irá acomodando los salarios teniendo en cuenta la realidad del consumo de sus trabajadores”.

Macri afirmó que las paritarias son libres, pero hubo techos salariales. El Gobierno gracias a la colaboración de la burocracia sindical cerró acuerdos por el 15 %, luego tras el paro nacional obligado por la situación y el alza de la inflación concedió que las paritarias se negocien a un 25 %.

Decir que cuidaron el salario de los trabajadores es un chiste de mal gusto. Los ajustes salariales de este año quedarán por debajo de la inflación que será al menos del 30 %. Según estimaciones de especialistas el poder adquisitivo de los salarios este año puede caer hasta un 12 %.

El coaching de Durán Barba no puede ocultar la realidad. El invierno llegó para quedarse.

Te puede interesar: Winter is coming: devaluación, ajuste fiscal y un combo recesivo para la economía



Source link