Se movilizaron por la reglamentación de la reserva natural Isla Verde de El Palomar

0
32


La base aérea de El Palomar está en proceso de ampliación para ser utilizada como aeropuerto comercial, con Flybondi como protagonista principal, poniendo en riesgo la permanencia del espacio natural.

En la tarde de este viernes 31 de agosto, vecinos y organizaciones de El Palomar se movilizaron hasta el aeropuerto del lugar para reclamar por la pronta reglamentación de la Reserva Natural Isla Verde de esa localidad. Con murgas, banderas, cantos y baile, recorrieron las calles para difundir su reclamo.

La base aérea de el Palomar está en proceso de ampliación y remodelación para ser utilizada como aeropuerto comercial, con la aerolínea Flybondi como protagonista principal, lo que pone en serio riesgo la permanencia del espacio natural lindero.

Derechos de bajo vuelo

El último día de un agosto abrumadoramente frío, lluvioso y cargado de lucha, no fue una excepción. En el partido bonaerense de El Palomar, un nutrido grupo de manifestantes se congregó para movilizarse y exigir la pronta declaración de la reserva natural comunitaria Isla Verde. El predio que reclaman abarca unas 200 hectáreas dentro de los terrenos de la Base Aérea de El Palomar, lugar que desde el año pasado el Estado Nacional habilitó para que funcione como aeropuerto comercial, especialmente en beneficio de la empresa “low cost” Flybondi.

La agrupación Isla Verde hace seis años se organizó, ideó y propuso el proyecto de reserva, presentándolo en 2014 en el Consejo Deliberante de Morón. Junto a varias ONG, vecinos afectados y organismos de Derechos Humanos, interpusieron acciones judiciales para intentar frenar el avance sobre el terreno. Sin embargo, aunque lograron paralizar las obras de remodelación por un tiempo, las restricciones fueron levantadas y al día de hoy el aeropuerto se utiliza para vuelos comerciales.

La empresa Flybondi, que es la única autorizada por el momento a usar el aeropuerto, es más conocida por sus problemas técnicos de todo tipo y sus vínculos con miembros del Gobierno Nacional (como Mario Quintana, vicejefe de Gabinete), que por sus precios convenientes y su servicio.

Hoy los vecinos levantan la bandera que reclama al Estado el cumplimiento del artículo 41 de la Constitución Nacional, que garantiza el derecho a un ambiente sano para todos los habitantes del territorio y para las generaciones futuras. Nahuel Martínez, del grupo Isla Verde, piensa que la lucha por proteger este espacio Natural y comunitario bien merece todo este esfuerzo: “Creemos que el fin es el más noble que una actividad puede tener, y ese fin es el bien común”, dice.

Aeropuerto ilegal

Según comenta Melina, otra integrante de Isla Verde, “el proyecto aeroportuario del Gobierno nacional fue instalado sin cumplir con los pasos legales”. Gracias a los reclamos de los vecinos, en marzo pasado el Estado accedió a realizar la Audiencia Pública para tratar el tema, y así pudieron acceder a los Estudios de Impacto Ambiental y conocer mejor los planes que existen para este aeropuerto. El proyecto del Gobierno implica construir un aeroparque, una playa seca de logística -que se instalaría sobre la zona que el grupo quiere declarar reserva natural–, el entubamiento del Arroyo Morón y la construcción de una autopista para conectar al aeropuerto con el camino de cintura.

También denuncian que se destruyeron pruebas sobre la última dictadura, ya que se realizaron obras y remodelaciones sobre edificios que debieron ser resguardados porque desde este aeropuerto se realizaron vuelos de la muerte. Por ese motivo, la Asociación de Derechos Humanos de Hurlingham y la Liga Argentina por los Derechos del Hombre señalizaron el sitio y llevan adelante una causa penal por el delito de daño, además de la violación de la ley 26691 de protección de sitios históricos de la memoria del terrorismo de Estado contra el presidente Macri, el jefe de gabinete Peña Braun, el ministro de defensa Aguad, el ministro de transporte Dietrich, el secretario de derechos humanos Avruj y al exdirector de la ANAC Irigoin, por incumplir los deberes inherentes a sus funciones y por incumplimiento y violación de esta ley.

Los vecinos agrupados presentaron un proyecto de reserva natural comunitaria que tiene entre sus objetivos la preservación de un importante relicto de bosque nativo de ribera, pastizal pampeano húmedo y un talar de barranca “único en la zona”, espacios que aún se conservan en buen estado dentro de la cuenca del río Reconquista, uno de los más contaminados del país. Además proponen la creación de un centro de rescate de fauna nativa, un espacio para brindar talleres, cursos y charlas, un jardín botánico, senderos interpretativos y un centro de educación ambiental.

La comuna fue en busca de su reserva

Al compás de los bombos y la batucada, la movilización recorre el Palomar desde la intersección de la avenida Derqui y la calle Rosales hasta la entrada del aeropuerto. Van coreando consignas que hablan del avasallamiento del Estado Nacional sobre los derechos ciudadanos pero también informan a los vecinos que observan sobre el proyecto de cuidado del ambiente que proponen.

Así, pasadas las 19 horas de la tarde, la manifestación llega a su destino, donde paran para leer un comunicado que recorre los objetivos de su lucha: proteger el último pulmón verde de la zona que ayuda a mantener el aire puro, mitiga inundaciones y es refugio de cientos de especies animales y vegetales. Asegurar su uso y disfrute por toda la comunidad ante el “inescrupuloso e insostenible desarrollo económico que beneficia a unos pocos”.

Luego, sigue la murga y el baile. Casi a las 20 horas de la noche se da por finalizada la movilización, que transcurrió en tranquilidad, y los vecinos ya organizan la próxima.

Desde la agrupación declaran que no están en contra de las aerolíneas low cost ni de que exista un aeropuerto, sólo denuncian que este no es el lugar adecuado ya que allí se encuentra este espacio de gran valor natural. El estudio de impacto ambiental realizado por la empresa concesionaria Aeropuertos Argentina 2000, dice expresamente que “la seguridad de los pasajeros y aeronaves prima, en todos los predios aeroportuarios, sobre los objetivos de conservación”, por lo cual ellos entienden que se priorizará la construcción y ampliación del aeropuerto por sobre la reserva.

Los vecinos aseguran que ya se están utilizando morteros y bombas de estruendo para espantar a los animales: “Van a hacer un ‘avicidio’ matando a las aves del lugar”, dicen con preocupación. Además se han realizado quemas ilegales para desmontar. Todo eso, sumado a que hace años se ha utilizado el predio como descarga ilegal de basura.

Por todas estas razones, en El Palomar los vecinos se le plantan al Estado y le reclaman que se garanticen sus derechos. Por eso siguen en pie de lucha: “Sembrando conciencia” es su lema.



Source link