Universidades de zona sur: hay 2018 y se gana en las calles

0
65


Fuimos miles en la multudinaria Marcha Nacional Educativa. En esta nota te contamos las batallas que dimos esta semana y cómo nos organizamos para enfrentar el saqueo que están llevando adelante Macri, los especuladores y el FMI con la complicidad del peronismo ¡Hagamos una gran asamblea interuniversitaria para organizar toda la fuerza que tenemos!

Fuimos miles los que marchamos el jueves de Congreso a Plaza de Mayo en defensa de las universidades públicas y en apoyo a los docentes que están peleando la paritaria. La fuerza en las calles también expresó la bronca que surgió mientras veíamos cómo el dólar se disparaba hasta los $42, y continuaba el ataque a nuestros bolsillos con la devaluación. A pesar de la enorme movilización, el gobierno -con el Ministro de Educación Finocchiaro a la cabeza- postergó la reunión de mesa de discusión del salario docente que debía realizarse el viernes. Mientras tanto, el saqueo a la educación y salud públicas sigue su curso: en lo que va del año ya se fugaron por especulación y pago a la deuda externa lo equivalente a cinco veces el presupuesto anual para las 57 universidades. Está claro que son ellos o nosotros. La única manera de torcerle la mano al gobierno es junto a los trabajadores en lucha y el movimiento de mujeres que viene de inundar las calles del país peleando por el derecho al aborto legal.

Por eso, desde En Clave Roja y Giro a la Izquierda, las agrupaciones que impulsamos desde la Juventud del PTS junto a independientes en UNLA, UNQUI, UNDAV, UNLZ, UNAJ y el Cbc de Avellaneda, venimos debatiendo y organizándonos para enfrentar esta sangría, porque consideramos que el ajuste es ahora y hay que enfrentarlo organizados. No queremos que se repita la historia, si no que esta vez la crisis la paguen los que se la vienen “llevando en pala” hace décadas. En la Universidad Nacional de Quilmes, como parte de la conducción del CECSEA impulsamos una asamblea interclaustro de la que participaron cientos de estudiantes, docentes y no docentes que votaron a mano alzada participar de la movilización del jueves con una bandera que decía: “Plata para educación, no para la deuda”, además de solidarizarse con los trabajadores despedidos por la multinacional Coca Cola de la Planta Pompeya que se acercaron a la asamblea a dar su saludo y apoyo a la lucha en defensa de nuestra educación. Durante la noche también hicimos, como en otras universidades, una vigilia y toma de nuestra universidad, y a primera hora de la mañana desde En Clave Roja comenzamos la jornada cortando el Obelisco junto a centros de estudiantes combativos como el de UNGS y el CeFyL, para romper con el cerco mediático que quiso tapar la bronca de la comunidad educativa.

Pero en otras universidades de zona sur no se dio el mismo proceso. Las federaciones y centros de estudiantes dirigidos por el PJ vienen funcionando como tapones que impiden la extensión de la participación y la autoorganización de todos los estudiantes en la defensa de la educación pública. En la Universidad de Lanús, por ejemplo, la asamblea impulsada bajo el lema de la “UNIDAD” convocada por las conducciones kirchneristasde los sindicatos de la universidad y la Federación Universitaria de la UNLa terminó de manera escandalosa, ya que las direcciones de los sindicatos docentes y los centros de estudiantes que responden al peronismo intentaron impedir a los estudiantes que participaron poder votar un plan de lucha. A pesar del nefasto rol de estas conducciones, la asamblea continuo y votamos movilizar el jueves con una bandera denunciando el pago a la deuda y exigiendo plata para educación, hacer una vigilia en la universidad durante la noche y convocar a una gran asamblea interuniversitaria de zona sur junto a docentes y no docentes

En la Universidad Nacional de Lomas, la conducción del centro de estudiantes del FEP cortó el sonido mientras nuestros compañeros de En Clave Roja y Pan y Rosas de la Secretaría de Género y Diversidad Sexual proponían que la movilización termine en Plaza de Mayo para darle un claro mensaje político al gobierno. En la Universidad Nacional de Avellaneda, la FUNDAV se negó a convocar a una asamblea masiva para preparar y discutir de manera democrática cómo participar de la convocatoria, limitándose a impulsar “foros de discusión” junto a la gestión del pejotista rector Calzoni donde a pesar de la enorme participación de los estudiantes, se ignoraron todas sus propuestas de organización y actividades para defender nuestra educación, como propusieron nuestros compañeros de Giro a la Izquierda desde la Secretaría de la Juventud del CESOC.

En la zona sur, la mayoría de las federaciones y centros de estudiantes están dirigidos por el PJ/FPV que está negociando con el gobierno el presupuesto dibujado por el FMI para 2019. No podemos esperar más, el saqueo es ahora y la respuesta tiene que ser ahora, de conjunto, con los trabajadores en lucha como los del Astillero Río Santiago, Siam, Telam y Coca Cola, junto a los secundarios que se salen a la calle contra los que se quieren robar su futuro, y al movimiento de mujeres que sigue expresándose en las universidades y también peleando para terminar con los subsidios millonarios a la Iglesia, mientras no alcanza la guita para pagarle a nuestros docentes. La fuerza está y lo demostramos el jueves en las calles, fuimos miles los que nos movilizamos junto a nuestros compañeros de cursada, docentes y no docentes de nuestras universidades, pero eso no puede ser un techo de lo que podemos lograr, si no un gran impulso para organizarnos hasta derrotar el ataque del gobierno con complicidad del peronismo.

Te puede interesar: Multitudinaria Marcha Nacional Educativa: ¿cómo seguimos?

Una juventud que enfrenta el ajuste, los saqueadores y sus cómplices

“Que lo vengan a ver, que lo vengan a ver, los estudiantes mostramos cómo se lucha a la CGT”, se escuchaba en las columnas de las universidades en la Marcha Nacional Educativa. Es que mientras este saqueo está en curso, las burocracias sindicales no hacen más que llamar a un paro testimonial dentro de un mes (!) o en otros casos, como el kirchnerista Yasky, dicen que para que una familia no pase hambre hay que esperar a que se vaya Macri en 2019. Necesitamos un plan de lucha ahora, hacer otra cosa es favorecer al gobierno. “No hay derechos que no hayan sido arrancados a base de mucha lucha social, no hay garantías sin lucha”,decía Flor, una estudiante del CBC de Avellaneda. Y tiene razón.

Desde En Clave Roja, Giro a la Izquierda y Pan y Rosas, venimos poniendo en pie una corriente universitaria que enfrenta el saqueo del FMI ahora, junto a los trabajadores en lucha, sosteniendo que no hay que destinar ni un peso para la deuda que viene pagando gobierno tras gobierno a costa de ajustarnos a nosotros. ¡Que se ajusten ellos! Queremos plata para educación, para salud, para vivienda, y que esta vez la crisis la paguen los capitalistas, los empresarios y los fugadores. La fuerza está, decenas de micros llenos salieron desde las universidades de zona sur hasta Congreso, lo que mostró que hay una gran predisposición a fortalecer la defensa de nuestra educación, pero necesitamos espacios democráticos de decisión llenos de participación para profundizar nuestra lucha y decidir cuál es la mejor manera para organizarnos!

Te invitamos a sumarte a nuestras agrupaciones para multiplicar esta fuerza y pelear en cada universidad por recuperar los centros de estudiantes de las burocracias del PJ, y ponerlos a disposición de la defensa de nuestros derechos ahora, incentivando la más amplia organización y unidad en la acción para enfrentar el ajuste de manera independiente de los rectores que negocian el presupuesto a nuestras espaldas. Te imaginas si los más de cien mil estudiantes universitarios que somos en Avellaneda, Lanús, Quilmes, Lomas, Varela pusiéramos en pie una gran asamblea interuniversidades junto a docentes y no docentes y otros sectores en lucha para decidir entre todos un plan común y golpear al gobierno todos juntos?

Hay que unir la fuerza que las conducciones quieren dividir! Impulsemos comisiones de base y cuerpos de delegados por curso! La marea verde de la que fuimos parte viene de cuestionar a los dinosaurios del Senado, antipopulares y antiderechos. ¡Que no sigan decidiendo por nosotros! Es hora de organizarse porque nuestras vidas valen más que sus ganancias!



Source link