Unsam: se esperan nuevos bochazos en psicopedagogía

0
154


Años tras año, más de la mitad de los estudiantes que intentan ingresar a la carrera son expulsados de la universidad a través de métodos cuestionables.

Una vez más, cientos de estudiantes intentan ingresar a la carrera de psicopedagogía y se encuentran con la existencia de cupos para el ingreso a la carrera, aunque no se diga explícitamente ya que no corresponde en la universidad pública. El ingreso en la escuela de humanidades cuenta de un cpu de un mes donde se cursan tres materias: introducción a los estudios universitarios, taller de lectura y escritura y la materia específica de la carrera; aun así la regularización de estas materias no es garantía del ingreso al ciclo común de la carrera.

Es importante destacar que la mayoría de las ingresantes son mujeres y en la misma semana del día de la mujer trabajadora, quedan afuera de la educación pública, muchas de ellas, madres y trabajadoras. Todos los años llega el día de saber las notas y se encuentran con el resultado en forma de “aprobado” y “desaprobado”, sin posibilidades de ver los exámenes, de saber la nota por materia y mucho menos de tener un recuperatorio o una segunda chance y este año no aparenta ser la excepción.

Te puede interesar: Con bochazos y a empujones el kirchnerismo administra el ajuste en la UNSAM

La principal “trampa” para eliminar gente es un múltiple choice en la materia específica (herramienta que es utilizada, también, en la gran mayoría de las materias a lo largo del primer año), capcioso y confuso, donde se pone más en juego el azar que los contenidos aprendidos. Resulta irónico que se utilice ese método totalmente antipedagógico en una carrera pedagógica y que ostenta tener entre sus principales premisas: la inclusión educativa, la aceptación de todos los posibles recorridos académicos/ escolares, el conocer y reconocer lo que ocurre con lo particular de cada estudiante y sus aprendizajes.

Asimismo, llama la atención que en estos grandes bochazos que se realizan, queden afuera profesionales ya recibidos, algunos con dos carreras o incluso ocupando cargos jerárquicos tanto en educación, como en salud. Demostrando nuevamente, que el énfasis de los exámenes de ingreso no apuntan a dar cuenta sobre los conocimientos de los y las estudiantes, sino implementar un método para filtrar la mayor cantidad de alumnos, de la forma más camuflada.

Por otro lado, la carrera cuenta con un título intermedio de Psicopedagogo y luego un segundo tramo para recibirse de Licenciado en Psicopedagogía, el dato llamativo es que a lo largo de este segundo tramo, las/os estudiantes dan cuenta que gran parte de sus compañeros/as son ex alumnos egresados de instituciones privadas (Instituto Santo Tomás de Aquino, Instituto Pedro Poveda, etc.) que vienen a realizar el tramo de la licenciatura en la UnSAM, debido a que existen convenios entre ambas instituciones para que puedan desarrollarse. Resoluciones altamente convenientes, ya que son opciones que tienen en cuenta las ingresantes que apenas conocen la existencia de los cupos, por lo cual podríamos pensar que los cupos son también una forma de asegurarle matrícula a los institutos privados: aquellas estudiantes que no logran el ingreso, terminan pagando matrícula en una entidad privada para luego ingresar en la UNSAM en el ciclo de Licenciatura.

Resoluciones altamente convenientes, ya que son opciones que tienen en cuenta las ingresantes, apenas conocen la existencia de los cupos; por cual podríamos pensar que los cupos son también una forma de asegurarle matrícula a los institutos privados.

En el 2017 un grupo de estudiantes bochadas pidió una reunión con el ex decano de humanidades (actual rector de la universidad) Carlos Greco quien entre otras cosas declaró que la universidad estaba pensada para alumnos que no trabajen que solo se dediquen a estudiar y que el problema era que no había bancos para que entren más estudiantes , dejando a las claras la mirada elitista sobre una universidad pública que debería ser inclusiva y la cínica meritocracia de la igualdad de oportunidades por sobre la igualdad de condiciones.

Al reclamar y exigir a los consejeros que se trate este tema en reunión de consejo, nos les quedó otra opción que tratarlo y votaron como media para lavarse la cara la extensión de la materia taller de lectura y escritura (que comenzó en el mes de noviembre) como si el problema fuera falta de preparación y no el examen filtro.

En enero el rector se reunió con la vicepresidente Gabriela Michetti demostrando la alineación con el gobierno nacional y en la unsam el ajuste ya está en curso, el año empezó con cierres de carreras y programas.

El rostro inclusivo y democrático que intentan mostrar se cae a pedazos cuando año tras año dejan a cientos de estudiantes fuera de la educación pública, ya que los cupos no son exclusivos de Psicopedagogía, también están en todas las carreras de Artes y con mucho menos disimulo, escuela donde la nueva decana llegó para ajustar con el mejor discurso progresista e inclusivo. Por esta razón no podemos esperar nada de la gestión universitaria, ni de su rostro democrático ni sus discursos emotivos, la única forma que tenemos de vencer los cupos es poniendo en pie la organización estudiantil, en defensa de nuestro derecho a estudiar y en defensa de la educación pública inclusiva. En este sentido es indispensable el inmediato pronunciamiento de los Centro de Estudiantes y de los Consejeros de Escuela para que el ajuste en la educación pública universitaria no sea moneda corriente.



Source link