A 50 años del Cordobazo: MadyGraf como una vía para fortalecer y recuperar la unidad obrero-estudiantil

0
100


A poco de cumplirse cinco décadas de las jornadas en las que obreros y estudiantes hicieron historia poniendo en jaque a la dictadura de Onganía: cómo tomar esas lecciones para enfrentar a los mismos enemigos hoy en la Argentina del FMI. En esa perspectiva desde la Juventud del PTS este domingo vamos a llenar de apoyo el Festival que organizan las trabajadoras y los trabajadores de MadyGraf, como un paso en la vía de forjar la unidad obrero-estudiantil que necesitamos para evitar que a los jóvenes nos terminen de saquear nuestra vida y nuestro futuro.

El día en que obreros y estudiantes hicieron historia

El 29 de éste mes, se cumple el 50 aniversario de las jornadas protagonizadas por la clase obrera y el movimiento estudiantil, junto a jóvenes, mujeres y sectores pobres y medios del pueblo. Corría el año ’69, la dictadura de Onganía a través de su ministro de Economía Krieger Vasena aplicaba un ajuste feroz sobre las condiciones de vida de las mayorías, con devaluación de hasta un 40 %, congelamiento de salarios y suspensión de los convenios colectivos de trabajo, entre otras medidas.

En aquellos años, en un contexto internacional plagado de levantamientos, revoluciones y procesos revolucionarios como el Mayo Francés, el movimiento estudiantil junto a las y los jóvenes de la Argentina, cuestionaba todo y no dudaba en querer cambiarlo todo de raíz.

Aquel día, confluyendo con un importante paro general, los estudiantes del principal barrio universitario de la capital cordobesa, salieron a las calles dispuestos a enfrentar al gobierno dictatorial, tanto por la política económica que llevaba adelante, como por el régimen de opresión política y social que había impuesto. En esta alianza, obreros y estudiantes tomaron la ciudad, armaron barricadas, enfrentaron y derrotaron a la policía y sólo pudieron ser detenidos con el ingreso de las FFAA.

Mostraron que no estaban dispuestos a dejar que los grandes empresarios y sus representantes políticos terminaran de saquear su futuro.

El resultado de estas jornadas de lucha en las calles, o de acción independiente de las masas como llamamos más precisamente los marxistas a estos acontecimientos, fue un duro golpe político para el gobierno de Onganía que determinaría la caída de la dictadura unos años después. Y constituyó también la condensación de un avance en la conciencia política de las masas, donde de un paro general por demandas parciales se dio el paso hacia una huelga general política, donde la clase obrera pudo acaudillar al resto de los sectores oprimidos de la sociedad.

A partir de esta gran batalla se abriría en Argentina una nueva etapa en su historia, un proceso revolucionario que continuó desarrollándose y culminó en la gran experiencia de las Coordinadoras Interfabriles de 1975 que derrotarían el Plan económico del ministro Celestino Rodrigo, conocido como el “Rodrigazo”.

Todo este proceso y experiencia de lucha de la clase obrera con el movimiento estudiantil sólo pudo ser detenido con una sangrienta dictadura cívico-militar. A partir de ésta se abrió una etapa de ofensiva neoliberal sobre las condiciones de vida de los trabajadores y la juventud estudiantil y trabajadora.

El ajuste hoy y qué lecciones y política debemos recuperar para enfrentarlo

Hoy, en un país bajo el mando del FMI, gobernado por los CEO de Cambiemos, con la complicidad activa del peronismo, a través de sus partidos y sindicatos, todo parece indicar que la situación se encamina cada vez más hacia un “Ellos o nosotros”, es decir: O ganan los grandes empresarios haciéndonos pagar la crisis que ellos generaron, o las y los jóvenes nos organizamos, y creamos las instancias de coordinación con les trabajadores que están luchando, para poder derrotar el plan de ajuste del Gobierno.

Un gran ejemplo de enfrentamiento a este sistema y actualmente a este gobierno lo vienen dando las y los obreros de la gráfica MadyGraf (Ex-Donnelley), desde que la pusieron a producir luego de que sus dueños cerraron e intentaron dejar a cientos de familias en las calles. Pero no sólo se cargaron la fábrica al hombro para llevar el sustento a sus familias, sino que saben que lo central es seguir saliendo a las calles y coordinando con otros sectores de trabajadores, de mujeres y estudiantes para defender la gestión obrera y enfrentar los ataques de los gobiernos y empresarios.

Esta conquista que representa MadyGraf para el conjunto de la clase trabajadora no puede verse de forma aislada, sino que debe entenderse como el producto de la experiencia de una vanguardia obrera que se fogueó en los últimos años al calor de enfrentamientos con las patronales y los distintos gobiernos. Todas experiencias que estuvieron acompañados desde su inicio por distintas organizaciones de la izquierda y por el PTS-FIT en forma particular, como se vio por ejemplo en las distintas luchas en la Zona Norte del GBA como el conflicto de la autopartista Lear donde participaron cientos de estudiantes junto a los obreros enfrentando a la Gendarmeria de Berni.

Por eso esta experiencia no solo es un ejemplo de qué hacer en épocas de crisis ante los cierres de fábricas. Sino que, como sus propios trabajadores cuentan, MadyGraf tiene como objetivo convertirse en un gran centro organizador de las y los trabajadores de la zona norte del GBA, junto con los estudiantes, mujeres y jóvenes, como vía para organizarse y retomar aquella experiencia de unidad obrero-estudiantil que supo enfrentar y poner en jaque al régimen de la dictadura.

Un gran festival contra el ajuste

En el camino de fortalecer y recrear esta alianza que mostró que tiene la fuerza para derribar los planes de los empresarios y sus partidos, las obreras y los obreros de MadyGraf organizan este domingo un gran festival “contra el ajuste, los despidos y los tarifazos. En defensa de la gestión obrera”, donde tocaran importantes bandas como Mala Fama y la Delio Valdez, entre otras más. Allí se juntarán miles de trabajadores y estudiantes de distintas universidades que disfrutarán de una gran jornada y recital dentro de la fábrica gestionada por sus propios trabajadores y trabajadoras. Se buscará de esta forma defender y fortalecer la gestión obrera, pero sobre todo forjar a MadyGraf como un gran centro organizador de todas y todos los que estamos dispuestos a enfrentar el ajuste del gobierno del FMI hoy, dando pasos en retomar esa alianza de carácter estratégico que es la unidad obrero-estudiantil.



Source link