A pedido de intendente kirchnerista, Vidal desalojó a más de cien familias en Escobar

0
52


La Policía Bonaerense realizó un operativo en Garín en tierras que estaban habitadas hace quince días. Impulsado por el intendente de Escobar, Suckarchuk, con patadas y quemando las precarias viviendas de las familias que estaban allí obligadas a vivir en la calle por la crisis.

El pasado viernes por la mañana, se ejecutó el desalojo a pedido de la Justicia por medio de un comunicado en el que Suckarchuk llegó a señalar que el accionar del Juez de Garantías, Luciano Javier Marino, y del fiscal Gonzalo Ferreiros, iba con “suma lentitud”.

Vecinos y sus hijos veían quemaban sus casas, seguramente el mandatario kirchnerista que tuvo esta idea veía la noticia desde su casa en el country “Puertos”. Countries que, por cierto, proliferan en Escobar a costa de sacrificar humedales, provocando inundaciones en los barrios populares.

La situación la desencadenó el pedido de los propietarios de las tierras deshabitadas, de las que el gobierno municipal y provincial tomaron nota y los desalojaron con la misma fuerza que asesinó a dos militantes de la CTEP el año pasado.

En el país hay más de tres millones de familias sin casa o en construcciones precarias y contaminadas. Por su lado, los especuladores inmobiliarios tienen gran parte de las 2.500.000 viviendas desocupadas. La Iglesia católica, otras decenas de miles de terrenos y edificios. Mientras que 4000 terratenientes poseen millones de tierras para usufructo personal.

Sabemos que el gobierno de Macri está subordinado al FMI, pero la oposición peronista con el kirchnerismo a la cabeza, propone mantener esta subordinación, renegociando la deuda en más cuotas o votando sus leyes en el Congreso. La clase trabajadora y el pueblo pobre está pagando estos acuerdos con miseria.

Por su parte el PTS- FIT propone una salida distinta: no pagar la deuda y romper con el FMI. Que esos millones sean destinados a educación, viviendas y salud.

Es necesaria una reforma urbana integral que comience por un plan de obras públicas, infraestructura y viviendas. Sería un plan bajo gestión de los trabajadores, a favor de las grandes mayorías y las organizaciones barriales y sociales.

Que esta crisis producto de una deuda ilegítima, ilegal y fraudulenta la paguen los grandes empresarios, los banqueros y los terratenientes. Nosotres no paguemos un peso más de esta estafa.



Source link