A pesar del llanto empresario, desde 2015 los salarios reales cayeron un 20 %

0
38


Desde octubre de 2015 poder adquisitivo del salario del sector privado registrado bajó un 17 % y del sector público un 21 %. Es insuficiente para las patronales y quieren más: avanzar con la reforma laboral.

Los salarios siguen perdiendo por goleada. El Indec publicó este viernes que los salarios aumentaron un 2,2 % en abril frente a una inflación que fue del 3,4 %.

Los salarios del sector registrado tuvieron un incremento en abril de 2,5 %, los del sector público un 2,0 %; y 1,2 % en el sector privado no registrado.

En el primer cuatrimestre del año los salarios acumulan una suba del 12,5 %, mientras que los precios aumentaron un 15,6 %, es decir hubo un descenso de 2,7 puntos porcentuales del poder adquisitivo.

En los últimos 12 meses, la inflación alcanzó el 55,8 % y los salarios aumentaron en promedio un 36,7 %. Los que más perdieron fueron los trabajadores no registrados (“en negro”) cuyo salario sólo subió en el año el 31,1 %.

Sobre los datos publicados por el Indec, Luis Campos, Coordinador del Observatorio del Derecho Social de la CTA, señaló a La Izquierda Diario que “los salarios reales vuelven a marcar un piso, tanto del sector público como del sector privado registrado. Se trata del octavo mes consecutivo con caída superiores al 10 % interanual, es decir en relación a abril del 2018”.

El especialista sostuvo que “si se compara contra octubre del 2015, los salarios reales cayeron un 21 % en el caso de los trabajadores del sector público, y un 17 % en el caso del sector privado, en base a los datos del Indec y de la Dirección General de Estadística y Censos Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”.

Campos remarcó que “el discurso del gobierno nacional de hace varios meses es que una vez que las paritarias empezaron a tener efectos se iba a empezar a ver crecimiento del salario real, pero en el primer cuatrimestre de este año eso no fue así. El salario real siguió cayendo”.

“Los datos vuelven a mostrar que la caída salarial de los últimos tres años y medio no tiene que ver con un problema de una tormenta que azotó a la economía argentina o con factores externos que estallaron en la crisis de abril de 2018 sino que es un movimiento más estructural del mercado de trabajo, producto de un modelo económico que apunta fundamentalmente a reducir el salario real de los trabajadores y las trabajadoras”, añadió.

El especialista explicó que se podría dividir en dos partes el gobierno de Cambiemos en materia de la evolución del salario. “Entre diciembre de 2015 y abril del 2018 los salarios reales cayeron en torno a un 10 % en términos reales, es decir estamos hablando de un gradualismo, donde se fue reduciendo el salario real mes a mes con algunas subas en 2017. A partir de abril de 2018, hubo una segunda fase donde hubo un ajuste mucho más brutal, de shock donde otra vez se registró una segunda baja del salario real del 10 %, que hace que en total en el punta a punta estemos hablando de caídas en torno al 20 % del salario real”, agregó.

El coordinador del Observatorio del Derecho Social de la CTA, advirtió que “de ninguna manera en los próximos meses vamos a recuperar una parte importante de lo que fue el ajuste que se produjo sobre los salarios de trabajadores y trabajadoras tanto del sector público como del sector privado” aunque en algún mes pueda haber algún crecimiento marginal.

El ataque al salario es sólo una parte del combo antiobrero que pretenden los empresarios.

Las patronales y el FMI van por más

Para los empresarios el saqueo al salario en la era Macri no es suficiente y exigen exprimir aún más a los trabajadores. Recientemente en una entrevista a Carlos Moltini -CEO de las empresas fusionadas Telecom y Cablevisión- para la revista Fortuna, le preguntaron si consideraba que el nuevo gobierno tenía que encarar una reforma laboral y respondió que sí, que “a partir del 11 de diciembre tienen que formar parte de la agenda”.

El empresario sostuvo que “si Brasil encara una reforma laboral, una reforma previsional” entonces Argentina necesita “un marco de juego y un marco regulatorio que te permita ser competitivo. Y a esto le sumo el tema impositivo”. Es decir, Moltini considera que Argentina necesita reforma laboral, previsional, y tributaria.

Marcos Galperin, de Mercado Libre, también se manifestó a favor de una reforma laboral. Su declaración “cinco empleos son cinco problemas y 100 empleos son 100 problemas” en un programa de radio, en referencia a que “generar empleo es muy difícil por el marco laboral” dejaron al desnudo su posición antiobrera.

La reforma laboral es una de las reformas que también está entre las exigencias del FMI, junto a la previsional. Los candidatos patronales están dispuestos a conceder las pretensiones del Fondo y los empresarios.

Dujovne ya prometió en Wall Street que buscarán impulsar una reforma laboral y previsional luego de las elecciones de octubre.

Te puede interesar: Viaje al centro del imperio: esperando el milagro

En tanto, el exministro de Economía, Roberto Lavagna, también es pro reforma. En su documento de diez puntos cuando respondió el acuerdo de Macri sostuvo que “será necesario realizar una adecuación en el régimen del trabajo para asegurar equilibrio entre costos y justicia laboral”.

Guillermo Nielsen, economista cercano a Alberto Fernández, en una entrevista en la revista Noticias, consultado acerca de si les Fernández están de acuerdo con las reformas laboral y previsional no descartó las mismas. Sobre la reforma previsional Nielsen señaló que “es un problemón y la Argentina tiene que resolverlo”.

El saqueo al salario y las contrarreformas son parte del pliego de demandas del capital y el FMI que exigirán que se concreten. Recién estamos en las puertas del infierno y no estará encantador para el pueblo trabajador. La clase trabajadora tiene que prepararse para enfrentar los ataques por venir, porque el gran capital viene por más.

Te puede interesar: Veinte puntos: cuáles son las propuestas del Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad



Source link