Adoctrinamiento en Jujuy: “si no asistíamos a la charla de Laje, nos iban a poner dos faltas”

0
61


Agustín Laje y Nicolás Márquez visitaron Jujuy. Las pibas y pibes no se callan más. Denuncian que fueron obligados a participar y cuentan cómo respondieron a las declaraciones de odio de estos personajes.

Hace unos días Agustín Laje y Nicolás Márquez visitaron las provincias del norte. El jueves estuvieron en Salta, donde organizaciones de mujeres acompañaron a la niña trans Tiziana y su familia en una concentración de repudio. El viernes estuvieron en Jujuy, donde también fueron repudiados por organizaciones de mujeres, de DD.HH. y artistas. Por la mañana realizaron una conferencia en el colegio privado confesional Santa Teresita, a la que fueron obligadas y obligados a asistir cientos de estudiantes secundarios.

Hablemos de adoctrinamiento

Ellos que mucho hablan de “adoctrinamiento” cuando ven nuestra enorme marea que pelea conscientemente, para mostrar una “gran convocatoria” -como dicen El Tribuno y otros medios hegemónicos- contaron con la ayuda de las autoridades de colegios privados confesionales, como el Santa Teresita, Santa Bárbara, Divino Redentor, Sagrado Corazón, Gianelli; y colegios públicos, como el ENET II y la Escuela Normal, que obligaron a las y los estudiantes a asistir, amenazandolos con doble falta o negativos en las notas.

Te puede interesar: Jujuy: Ministerio de Educación da luz verde al adoctrinamiento oscurantista

“Si no asistíamos a la charla de Agustín Laje, dijeron que nos iban a poner dos faltas”, denuncia una estudiante el Colegio Santa Teresita, a través de la página de Pan y Rosas en Facebook, que nos cuenta que “soy del turno tarde, nos hicieron ir a las 9.30 y terminó a las 12. No nos dejaron retirarnos y nos hicieron quedar hasta las 19.10 en el colegio. Nos obligaron porque las faltas llevan a la reincorporación y sale mucho (dinero)”.

Te puede interesar: “El rostro humano del embrión” o el adoctrinamiento clerical en colegios de Jujuy

Terrible. Denunciamos la responsabilidad de la ministra de Educación, Isolda Calsina, y de Gerardo Morales de seguir metiendo a la Iglesia en la educación de las y los pibes mientras niegan el derecho a ESI. El mismo Gobierno que hace unas semanas censuró la obra Réquiem Inducido, por defender el derecho al aborto, en el Teatro Mitre.

#NoNosCallamosMas

“Nada fuera de lo esperado”, comenta otro de los estudiantes obligados a asistir a la conferencia de Laje y Márquez. Es que muchos conocemos las barbaridades, para nada científicas, misóginas, machistas y homolesbotransodiantes que dicen día a día estos personajes.

En una extensa “conferencia magistral” cientas y cientos de estudiantes, a los que diariamente se les niega el acceso a los más elementales derechos como ser el cumplimiento de la ESI, fueron obligadas y obligados a escuchar mensajes de odio como que “Los homosexuales no deberían poder adoptar porque es como decirle que conduzca a un ciego”; “El matrimonio es solo para la reproducción humana”

De eso acá no vamos a hablar mucho, pero sí de las respuestas de las y los pibes de una nueva generación que no se calla más y que vino a cuestionar profundamente la opresión patriarcal en nuestras vidas.

“No le tendrían que dar los mismos derechos a todas las personas por igual si tienen distintas capacidades”, aseguró Márquez y “ahí fue cuando se pudrió todo”, dice uno de los estudiantes que fue obligado a ir.

“Una estudiante agarró el micrófono y respondió que es una una falta de respeto hablar así de la homosexualidad y es algo que nosotros ya tenemos normalizado, no les creemos más el cuento”, explica. “Por si fuera poco -cuenta otra estudiante- todo lo que dijo Laje, sólo dieron 5 minutos para hacer preguntas”.

La respuesta contundente de las y los pibes que tomaron la palabra, arrancó los aplausos y aliento de cientas y cientos, demostrando a estos nefastos personajes antiderechos que la juventud es protagonista del despertar de un profundo movimiento de miles que no nos callamos más y no estamos dispuestos a seguir soportando la injerencia de las iglesias y el oscurantismo en nuestras vidas.

Después de este cuestionamiento de las y los primeros pibes que tomaron la palabra “se formó una fila larga”, “vinieron otras chicas, pero como sabían que estaban en nuestro grupo no las dejaron hablar”, explican quienes estuvieron presentes. Y agregan que, luego de impedir que las y los estudiantes siguieran interviniendo para contestarles, Márquez “intentó humillarnos, y además se enojaban porque nadie hacía silencio”. En fin, “no vinieron a cuestionar el mundo como dicen, solo vinieron a cuestionar la diversidad. Su discurso sólo siembra odio”, afirmó otra las pibas que fue obligada a ir.

El mensaje es claro. Los celestes y sus políticos militan día a día en contra de los derechos de las mujeres y las disidencias sexuales. Para eso tienen los medios de comunicación, a las autoridades de los colegios, a los funcionarios como Isolda Calsina que permite que lleven obligados a estudiantes de escuelas públicas a participar de este tipo de actividades, a los gobernadores, como Gerardo Morales que nos niega el acceso a la ESI y obliga a una niña víctima de violación a someterse a una cesárea, incumpliendo un derecho que tenemos desde hace casi cien años, lo mismo que hacen los peronistas como Manzur en Tucumán.

Nosotras y nosotros tenemos nuestras propias fuerzas, para pelear por todos nuestros derechos y libertades. Para eso nos tenemos que organizar de manera independiente de todas y todos los espacios que nos dicen que no nos enojemos con la iglesia. Los mismos que quieren robarnos el futuro obedeciendo los mandatos del FMI, y necesitan fortalecer la opresión patriarcal para que naturalicemos todas las desigualdades. Contra ellos, tenemos que fortalecer nuestra organización democrática y pelear por una alternativa política de las mujeres, los trabajadores y la juventud, para #DarVueltaLaHistoria.



Source link