AEA: empresarios gastan a cuenta

0
300


En el lujoso Palacio Duhau Park Hyatt, la Asociación Empresaria Argentina (AEA) realizó un Ciclo de Encuentros titulado “Financiando la inversión para el desarrollo”.

Fotografía:DyN

Este martes, en el lujoso Palacio Duhau Park Hyatt de la Ciudad de Buenos Aires, se realizó un Ciclo de Encuentros organizado por la Asociación Empresaria Argentina (AEA), bajo el título “Financiando la inversión para el desarrollo”. Allí desfilaron empresarios y funcionarios del Gobierno nacional.

AEA reúne a empresarios de grandes compañías como Aceitera General Deheza, Arcor, Techint, Grupo Clarín, IBM, Dow, Bayer, Ledesma, Bridas, Peugeot, entre otras, que facturan en conjunto 53.000 millones de dólares anuales.

El desarrollo del mercado de capitales, los proyectos con participación público privada (PPP), la reforma impositiva y la reforma previsional impregnaron los temas debatidos.

El encuentro de AEA siguió con el tono festivo que reina en el mundo empresarial luego de las PASO. Semanas atrás, el Precoloquio de Idea en Rosario y el Consejo de las Américas tuvieron el mismo tono.

Te puede interesar: El Consejo de las Américas y el ímpetu empresarial por más reformas antiobreras

El presidente de AEA, Jaime Campos, consideró que “desde hace más de un año y medio se encararon desafíos para lograr un desarrollo sustentable de la Argentina”. Campos destacó la “reinserción de la Argentina en el mundo” a través del acuerdo alcanzado con los fondos buitre, lo que permitió mejorar el financiamiento.

Optimismo oficial

Entre los funcionarios que disertaron se destacaron el ministro de Finanzas, Luis Caputo, y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.

Caputo manifestó su confianza en que el año próximo la Argentina alcanzará la categoría de “mercado emergente” en las calificaciones otorgadas por Morgan Stanley Capital International (MSCI).

Esa recategorización era esperada este año y había generado fuertes expectativas en el mundo financiero, pero fue denegada en el mes de junio. Actualmente, la Argentina es considerada un mercado de frontera, lo cual implica dentro de las calificaciones que otorga la entidad, que recibe financiamiento a tasas más altas. Entrar en la categoría “emergente” le permitiría al país acceder a créditos a menores costos.

Respecto al ingreso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el ministro subrayó que “es fundamental como sello de calidad, como garantía de que somos un país que estamos implementando las mejores prácticas, lo que aumenta las chances de que lleguen más inversiones directas”.

En ese sentido, afirmó que su cartera ya cuenta con “más de 30 proyectos por más de 20 mil millones de dólares” y que la intención del Gobierno “es hacer un punto del PBI por año” en obras de participación público-privada.

Caputo es el encargado de la escalada de endeudamiento público y externo que lleva adelante el Gobierno de la mano de bancos internacionales como J.P. Morgan y Deutsche Bank, donde el ministro fue empleado tiempo atrás.

Por su parte, Sturzenegger señaló que “el crédito viene creciendo a buen ritmo” a 48 % anual el comercial, 49 % el hipotecario, 56 % los personales y 67 % los prendarios. A su vez, expresó que ese aumento “no surge de la nada, sino de la combinación de la disminución de la inflación y del incremento de las regulaciones” establecidas por el BCRA.

Asimismo, destacó que los conceptos básicos del programa macroeconómico que lleva adelante el Gobierno “se resume en: convergencia fiscal gradual, mejora permanente de la calidad del gasto público, reducción gradual de la inflación a través de metas y tipo de cambio flotante”.

En cuanto a la inflación, señaló que “la autoridad monetaria busca que sea cercana al uno por ciento sobre el fin de año”, ratificó que la meta para el año que viene será del “10 por ciento, con una banda de tolerancia de dos puntos para cada lado”, es decir que podría estirarse hasta el 12 por ciento anual.

El funcionario parece aliviado luego del estrés cambiario y financiero previo a las elecciones primarias. No obstante, su política de emisión de Lebac alimenta una peligrosa “bicicleta finaciera” en beneficio de especuladores. Esa política, además, frena la recuperación económica.

Te puede interesar: Euforia en Cambiemos: ahora sí, hablemos de economía

Por su parte, el titular de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Marcos Ayerra, reveló que el organismo regulador prevé la posibilidad de emisiones de títulos privados de “proceso rápido” y la de “bonos de proyecto”, es decir, títulos de deuda para la financiación de determinadas obras de infraestructura, contemplados en la nueva Ley de Mercado de Capitales.

El funcionario informó, en ese sentido, que en la nueva ley de Capitales que el gobierno aspira a mandar al Congreso se contempla la posibilidad de “un proceso rápido para emitir” bonos.

En tanto, el superintendente de Seguros, Juan Alberto Pazo, enfatizó el rol del sector asegurador como inversor institucional. Pazo anticipó también que en la nueva ley de Capitales se prevé darle “un tratamiento especial impositivo a los seguros de vida con capitalización y los seguros de retiro con ahorro”.

El tratamiento especial a los seguros de retiro con ahorro no es inocente y está en consonancia con la preparación del terreno para una reforma regresiva del sistema jubilatorio, un debate que se inició con la ley de la falsa reparación histórica a los jubilados. El Gobierno abre así el camino a una reprivatización previsional.

CEO felices

Luego de las PASO crecieron las expectativas en el mundo empresarial. Es que consideran que el ajuste de Cambiemos en beneficio del gran capital recibió apoyo electoral.

Es una lectura desvirtuada de la realidad en tanto el Gobierno prometió que la reactivación en beneficio de las mayorías estaba en puerta. Algo que no se condice con las tendencias de la economía donde priman la caída del poder de compra del salario y los problemas con el empleo.

En consonancia con la lectura del resultado electoral, el presidente del Grupo Arcor, Luis Pagani, afirmó que el consumo “viene recuperando volúmenes normales” y que los empresarios “son optimistas” respecto del futuro de la economía.

También hay festejo entre los negocios bancarios e inmobiliarios. El presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, el CEO de Nordelta, Eduardo Costantini, el CEO del Citi, Julio Figueroa, y el gerente general del Banco Hipotecario, Manuel Herrera, destacaron la importancia de la estabilidad económica y política para el desarrollo del financiamiento de la vivienda.

El año pasado González Fraga se había quejado de que “Le hicieron creer a un empleado medio que podía comprarse celulares e irse al exterior”, como si se tratara de “lujos” al que sólo tendrían que tener acceso los más adinerados del país.

Por su lado, Costantini consideró que “el 90 por ciento de la suerte del país depende de la estabilidad económica y política”, en tanto celebró el resultado de las PASO.

El presidente de Tecpetrol, Carlos Ormachea, afirmó que es necesario “bajar 50 por ciento” los costos para la explotación de Vaca Muerta. Asimismo, dijo que es “el proyecto más importante de la historia del país”.

Para que no queden dudas, el empresario consideró necesario “mejorar la productividad laboral”, algo que ya se puso en marcha en un acuerdo flexibilizador con el sindicato de petroleros. Es decir, la receta de siempre: bajar salarios y quitar beneficios a trabajadores.

Entre tanto optimismo, el tono disonante parece haberlo puesto Miguel Bein. El economista, que fue asesor de Daniel Scioli durante la campaña presidencial, afirmó que “la inversión es una materia pendiente en la Argentina” y remarcó que el país “creciendo al 3 por ciento anual a largo plazo, no tiene solución a los problemas sociales que enfrenta”.

Como se sabe, la “lluvia de inversiones” nunca llegó. Ademas, las elecciones ni dieron un cheque en blanco para que el macrismo siga con sus políticas anti obreras ni resolvieron los profundos desequilibrios que tiene la economía. No sólo eso: todavía resta ver qué pasa en las elecciones de octubre.



Source link