Al rescate de Turquía, Qatar invertiría U$S 15.000 millones

0
128


En Ankara se reunieron el presidente turco Erdogan junto al emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al-Thani, para sellar un rescate por U$S 15.000 millones direccionados a los bancos y al sistema financiero, en un intento de evitar recurrir al FMI.

Luego de varios días de crisis cambiaria con el desplome de la lira y caída bursátil, ayer en Ankara el emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al-Thani, reunido con el presidente Erdogan sellaron un acuerdo para rescatar la economía turca.

Qatar prometió una inversión directa por U$S 15.000 millones para salvar a la economía turca que el viernes pasado pegó un salto al hundirse la cotización de su moneda local que ya acumula una devaluación del 40 % en 2018, pero ayer mantuvo un segundo día con rebote positivo .

Podes leer:El desplome de la lira turca, el efecto contagio y las amenazas arancelarias de Erdogan

La corrida fue desatada por un enfrentamiento entre Erdogan y Trump que lejos de haberse suavizado al pasar de los días, ha escalado hacia un nuevo conflicto comercial con sanciones y aranceles de ambas partes, que sólo aumenta la volatilidad financiera global. Erdogan llamó a boicotear los productos electrónicos estadounidenses, y ayer anunció la suba de aranceles a más productos americano s como tabaco, nueces, arroz, vehículos, alcohol, cosméticos y carbón, con subidas de entre el 10% en productos de madera, el 60% en el tabaco y el 140% en el caso del alcohol.

¿Qué hay detrás del rescate millonario de Qatar?

El viernes el presidente turco advirtió a través de una columna en el diario New York Times: “Antes de que sea demasiado tarde, Washington debe abandonar la noción de que nuestra relación puede ser asimétrica y comprender que Turquía tiene alternativas. Si no es capaz de revertir esta tendencia de unilateralismo y falta de respeto, nos obligará a buscar nuevos amigos y aliados.”

Y así lo hizo, el acuerdo entre Turquía y Qatar confirma un refuerzo en la alianza regional entre ambos países, en un momento en que los lazos comerciales y políticos entre Erdogan y Trump están en conflicto.

Los mandatarios expresaron su intención en desarrollar vínculos en “todas las aéreas”. Recordemos que estos países ya cuentan con acciones en común como el apoyo de Ankara hacia Doha durante su enfrentamiento con otros países del Golfo en 2017, incluido el envío de tropas a una base militar en ese país.

A través de declaraciones en Twitter jeque de Qatar decía: “Las conversaciones de hoy reafirmaron el deseo conjunto y la voluntad de ampliar la asociación estratégica y la cooperación en materia de inversiones en diversos ámbitos”.

Pero si bien la inversión de Qatar posibilita evitar recurrir al FMI- al menos por el momento- también implicará un retorno por el favor. La ayuda financiera de Qatar permitirá la entrada de capitales en la economía real que podría ayudar a contrarrestar la salida de capitales en la economía financiera.

Por el momento Qatar gana o refuerza una alianza regional con Turquía, pero son pocos los trascendidos respecto a las condiciones del préstamo, que en cantidad y sumado a los U$S 6.0000 millones que inyectó el Banco Central, sólo permitiría dar liquidez a los bancos y sortear el momento. Pero la economía turca aun tiene pendientes este año vencimientos de deuda corporativa por encima de los 500.000 millones de dólares Ante esta situación, algunos analistas ya han señalado que podría Turquía podría exponerse a caer en el mayor default de un país “emergente”.

Si bien la economía de Turquía ha crecido un 60% en términos reales desde 2009 y su PIB anual es de 750.000 millones de euros, equivalente al 6,5% del PIB de la Zona Euro. Comparativamente es cuatro veces mayor que el de Grecia pero menos de la mitad del tamaño de la economía italiana. Pero el mayor riesgo que advierten los analistas, es el efecto contagio hacia el resto de las economías “emergentes” con mayor impacto en la economía mundial como Brasil, Argentina o México.

Por el momento la lira ha logrado finalizar dos ornadas consecutivas con rebote cerrando a 6 unidades por dólar, pero la transitoria pax cambiaria no resuelve los problemas de fondo a los que se deberá enfrentar la economía turca en el corto plazo.

Podes leer: La crisis en Turquía que arrastra a la economía argentina



Source link