Alberto Fernández: “No hay necesidad de avanzar tan rápidamente en la legalización del aborto”

0
88


En una entrevista al medio local de Río Gallegos, Tiempo Sur, Alberto Fernández dijo que no se debería avanzar en la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo ya que “divide mucho a los argentinos”.

En una reciente entrevista con TiempoSur el candidato a presidente Alberto Fernández, compañero en la fórmula junto a Cristina Fernández de Kirchner, fue consultado respecto de su posición en el debate por la legalización del aborto.

“A mí me parece que es un tema que parte a la Argentina en dos, y los temas que dividen no son buenos temas. (…) Hay que tal vez hablarlo un poco más, educarnos un poco más.

Por de pronto me parece que no debería ser un delito y eso podríamos empezar a trabajarlo, sin necesidad de avanzar tan rápidamente en la legalización, porque la legalización es algo que divide mucho a los argentinos.”

Te puede interesar: ¿Quién es Alberto Fernández, el candidato que CFK propone a presidente?

Lo que está diciendo lisa y llanamente a las mujeres, y al conjunto de la sociedad, es que el derecho al aborto legal no hay que discutirlo más, ni avanzar en el tratamiento del proyecto que se volverá a presentar por octava vez el próximo 28 de mayo.

La afirmación “tan rápidamente” al referirse a una pelea que lleva 12 años de presentaciones por el derecho a decidir y terminar con los abortos clandestinos que se cobraron ya la vida de miles de mujeres, sólo puede tildarse de cínica. Proponer la postergación de un derecho elemental, es asumir que hoy es más importante un voto que una vida.

Te puede interesar: Cuáles son las modificaciones en el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo

La supuesta “división” no es otra cosa que lo que buscaron los sectores más reaccionarios y concentrados de las cúpulas de las iglesias ejerciendo su poder a través de la alianza con partidos políticos, del oficialismo y de la oposición del PJ. Esa alianza enemiga de las mujeres fue la que se expresó en el Senado cuando se rechazó el proyecto el año pasado, aplastando las millones de voces que se alzaron durante meses exigiendo aborto legal para no morir. Ya lo adelantaba Cristina en esa misma sesión, “no hay que enojarse con la Iglesia”, y posteriormente llamando a dejar la división y unir pañuelos verdes y celestes. Alberto Fernández viene a reafirmar esta estrategia.

Te puede interesar: Fernández-Fernández: audacia y moderación

Aún admitiendo que es una cuestión de salud pública, se retira de las prioridades. Es que Alberto Fernández previamente se había manifestado a favor del debate en el 2018, ahora que podría proponer ir por la legalización, se da vuelta, como si no estuvieran en juego nuestras vidas.

Sin embargo también referentes de lucha por el aborto buscan componer estas listas, o llaman a apoyarlas. ¿Se puede seguir reivindicando que es la vía para ganar nuestros derechos, con una lista que propone bajar nuestras banderas?

Tenemos una experiencia ya recorrida, en los dos mandatos de Cristina Fernández de Kirchner, siquiera se habilitó el tratamiento del proyecto en el Congreso. Las declaraciones recientes de Alberto Fernández anuncian una política similar.

En la vereda contraria a los partidos del FMI, de las alianzas vaticanas, de los que aprietan con su ajuste y mandatos patriarcales, tanto oficialistas como opositores del PJ, está el Frente de Izquierda, que dentro de sus 10 puntos de programa lleva el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. El único bloque “todo verde” que mantuvo una sólida posición todos los años que se presentó el proyecto, en las calles, en el Congreso, y desde el candidato presidenciable hasta el último concejal, en todo el país. Y así lo expresan Nicolás Del Caño y Myriam Bregman del PTS en el FIT en cada oportunidad, sin vueltas ni condicionantes.

Te puede interesar: [Video] Siempre del mismo lado: Myriam Bregman por el aborto legal

Los argumentos de “la sociedad no está preparada” ya quedaron viejos y amarillentos hace rato, la misma realidad les pasó por arriba. La marea verde ganó tanto apoyo pura y exclusivamente por no haber bajado los brazos y seguir en las calles, cuando fuimos pocas, para poder ser muchas.

Ahora conocimos que tenemos enemigos importantes que frenaron la conquista de nuestro derecho, y buscan avanzar desde entonces. Al ritmo del ajuste se empeoran cada día más las condiciones de vida de trabajadoras y jóvenes, las que más mueren por la clandestinidad del aborto. El movimiento de mujeres necesita superar todas las dilaciones, las distracciones, los cantos de sirena, para ganar más fuerza. No sólo conquistar nuevamente las calles para que se trate el proyecto de ley, e ir por la separación de la Iglesia y el Estado, necesitamos parar el país y hacer que tiemble la tierra, porque son nuestras vidas las que están en juego.



Source link