Amenazas de aranceles recíprocos entre Estados Unidos y China

0
956


Trump anunció que aplicará aranceles de un 10 % sobre las importaciones de una nueva lista de productos del gigante asiático con un valor de U$S 200.000 millones. Más tensiones entre ambos países.

Las tensiones entre EE.UU. y China tuvieron un nuevo capítulo. El Gobierno de Trump anunció que aplicará aranceles de un 10 % sobre las importaciones de una nueva lista de productos del gigante asiático con un valor de U$S 200.000 millones.

La lista de bienes chinos que tendrían aranceles serían cientos de productos alimenticios, tabaco, carbón, químicos y neumáticos, alimentos para perros y gatos, muebles, alfombras, bicicletas, papel higiénico. También, bienes electrónicos y componentes de televisores.

El viernes pasado Estados Unidos y China aplicaron aranceles recíprocos sobre sus importaciones por un valor de U$S 34.000 millones.

Trump declaró que podría imponer aranceles sobre más de U$S 500.000 millones en productos chinos, aproximadamente el total de las importaciones estadounidenses desde China en 2017.

El representante Comercial, Robert Lighthizer, sostuvo que “por más de un año, el Gobierno de Trump ha instado pacientemente a China para que detenga sus prácticas injustas, abra sus mercados, y participe en una verdadera competencia de mercado”, y agregó que “en vez de abordar nuestras legítimas preocupaciones, China comenzó a tomar represalias sobre productos estadounidenses (…) No hay una justificación para dicha acción”.

La respuesta de China no se hizo esperar. Un portavoz del Ministerio chino de Comercio en un comunicado indicó que “la actitud de EE.UU. daña a China, al mundo y a ellos mismos. Esta conducta irracional no puede ganar apoyos”.

El comunicado afirmó que China presentará una nueva demanda ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) para denunciar la “conducta unilateral” de Estados Unidos y agregó que el Gobierno chino “tiene que tomar las contramedidas necesarias”, aunque no las detalló.

Repercusiones y críticas

Las amenazas de Trump de aplicar más aranceles a China fueron criticadas por los republicanos y demócratas, quienes expresaron su preocupación por el daño económico.

Paul Ryan, el presidente de la Cámara Republicana, indicó que “nos arriesgamos a que los productos estadounidenses queden bloqueados en nuevos mercados, los empleos trasladados al extranjero y la disminución de la influencia estadounidense”.

La congresista demócrata Maxine Waters dijo que la reacción de los negocios, incluida la decisión de Harley-Davidson de trasladar parte de la producción al extranjero para evitar los aranceles, prometía un dolor futuro para los trabajadores y consumidores estadounidenses.

En tanto, un portavoz de la Cámara de Comercio de EE.UU. expresó su visión contraria a los aranceles propuestos. Así, declaró que “los aranceles son impuestos, simple y sencillo. Imponer impuestos sobre otros productos valorados en 200.000 millones de dólares aumentará los costes de los bienes diarios de las familias estadounidenses, agricultores, trabajadores y creadores de empleos”, y añadió que “también resultará en aranceles de represalia, dañando aún más a los trabajadores estadounidenses”.

Una nota del Finantial Times advirtió sobre las consecuencias de la aplicación de aranceles a China. Por ejemplo las compañías chinas compraron U$S 12.000 millones de soja de los EE.UU. el año pasado, pero cesaron las compras en abril, luego de que la administración anunciara U$S 50.000 millones en aranceles sobre los productos chinos.

Harley-Davidson tiene planes de mover parte de la producción al exterior debido a una caída proyectada de U$S 100 millones en las ganancias anuales causadas por aranceles recíprocos.

La Cámara de Comercio estima que 2,6 millones de empleos en Estados Unidos podrían estar en riesgo por estas medidas.

En las actas de política monetaria más recientes, la Reserva Federal sostuvo que las empresas están señalando su intención de congelar los gastos de capital debido a la incertidumbre comercial.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Comercio, Gao Feng, dijo ayer en una conferencia de prensa que “esperamos que las firmas estadounidenses hagan más para presionar al Gobierno estadounidense y trabajen duro para defender sus propios intereses”.

La disputa entre EE.UU. y China tuvo sus efectos en los mercados financieros. El miércoles hubo caídas moderadas de las bolsas del mundo, pero ayer se recuperaron. Lo que podría estar indicando la percepción de los “mercados” de que la aplicación de nuevos aranceles a gran escala, por el momento, son más amenazas cruzadas entre ambos países.

Las acciones chinas recuperaron sus fuertes pérdidas del lunes y el índice compuesto de Shanghái subió 2,2 %.

Wall Street cerró ayer en alza. El Dow Jones de Industriales aumentó 0,91% y terminó en los 24.573,04 puntos. El S&P 500, que mide el comportamiento de las principales 500 empresas que cotizan en el mercado neoyorquino, tuvo una mejora de 0,87 % y finalizó en los 2798,29 enteros. El Nasdaq Composite, ascendió 1,39 % y cerró en las 7823,92 unidades.

En tanto, las principales bolsas europeas cerraron con mejoras, aumentos del 0,3 % al 0,8 %.

Las relaciones de Estados Unidos con otros grandes socios comerciales son tensas luego de la decisión de Trump este año de aplicar aranceles al acero y aluminio importados.

En medio de las tensiones mundiales, EE.UU. trata de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Canadá y México.

Te puede interesar: The Trump show



Source link