Ante la creciente inflación, los salarios pierden por goleada

0
99


La suba de precios y la devaluación afectaron las condiciones de vida de los trabajadores. El malestar se expresó en el paro del lunes. En este primer tiempo ganan los precios, pero hay fuerzas para revertir el resultado.

El Gobierno buscó minimizar el paro del lunes. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, afirmó que hay “paritarias que tratamos de readecuarlas mirando el poder adquisitivo del salario y cómo se recompone el poder adquisitivo del salario”. Un chiste de mal gusto la declaración del funcionario cuando la devaluación y su traslado al aumento de precios fueron erosionando los salarios.

Según un informe del Observatorio del Derecho Social de la CTA, el salario real de los trabajadores registrados del sector privado cayó un 0,6 % en el primer trimestre de 2018. Así, “el salario real se ubicó en el primer trimestre de este año en el nivel más bajo para dicho período desde el año 2011”.

El documento advirtió que el deterioro del salario real continuará durante el resto del año ya que “el Gobierno Nacional intentó utilizar las negociaciones salariales como ancla anti inflacionaria” y por otro lado la inflación este año será mayor a lo que se negoció en las paritarias que rondaron el 15 %.

Incluso hasta el sector empresarial admitió que el 15 % acordado por un gran sector de los sindicatos, ya había “quedado viejo”. La respuesta del gobierno fue que negociaran por sector.

La economista Soledad Pérez Duhalde, de la consultora ABECEB, señaló al diario Clarín que “frente a una inflación que puede terminar el año entre 27 y 30 %, la pérdida del poder adquisitivo podría ubicarse entre el 5 y el 6 %”.

En el sector público la erosión salarial es más alarmante y se agudizará tras el acuerdo con el FMI donde el Gobierno se comprometió a reducir el gasto. Un informe elaborado por la Junta Interna de Ate Indec reveló que el poder adquisitivo del salario de mayo de 2018 fue un 18,2 % inferior al de noviembre de 2015.

Si se actualiza el salario de noviembre de 2015 a precios de mayo de 2018 para mantener dicho poder adquisitivo, “se acumula un déficit de $ 64.212 para un trabajador con categoría D0”. En dicha categoría se encuentra una gran mayoría de los trabajadores estatales.

Mientras en noviembre de 2015 el salario de un trabajador del sector público con categoría D0 representaba el 66 % del salario promedio del sector privado registrado, en mayo de 2018 esa relación fue del 57 %.

Desplome del salario mínimo

El Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) desde enero de 2018 es de $ 9.500 mensuales. El documento del Observatorio del Derecho Social de la CTA estimó que en términos reales, el valor promedio del primer trimestre de este año se derrumbó un 6,3 % en comparación con el mismo período del año anterior, y acumula una pérdida del 17,4 % con respecto al máximo valor registrado en el primer trimestre de 2012.

El informe alertó que “el SMVM se encuentra en el valor más bajo desde el primer trimestre de 2005”. El año pasado el SMVM significaba el 35 % del promedio de las remuneraciones de los asalariados registrados del sector privado, mientras que en el 2007 era el 45 %, aclara el documento.

Tras la reforma previsional, el informe mostró que las jubilaciones y pensiones empezó a ser afectado por la modificación en la fórmula de movilidad y disminuyó un 0,5 % en comparación con el primer trimestre de 2017. Así, acumuló un derrumbe del 4,4 % respecto del mismo período de 2016.

¿Cuánto tendría que ser el salario como mínimo?

La Junta Interna de Ate Indec estimó al 31 de mayo de este año que el salario mínimo debería ser de $ 29.604. Sin embargo, según los datos del Indec, el 50 % de los ocupados tenía ingresos menores a $ 12.000 mensuales en el cuarto trimestre de 2017.

Los trabajadores del organismo calcularon una “Canastas de Consumos Mínimos” para un Hogar constituido por una pareja con dos hijos menores. Se compone de una Canasta alimentaria mínima por $ 9.134,9, y de Otros bienes y consumos mínimos por $ 20.469,1. El documento afirmó que “ningún trabajador debería ganar -de bolsillo- menos que el valor calculado en este ejercicio”.

El informe sostuvo que la inflación acumulada a mayo de este año fue de un 11,9 %, que no será inferior al 30 % para todo el año, y que por este motivo “no puede acordarse un aumento menor al 25 % con una cláusula gatillo, a hacerse efectivo en un solo pago si inflación acumulada 2018 supere ese 25 %.

Derrotar el ajuste

El paro del lunes fue masivo y demostró la fuerza que tienen los trabajadores. Pero, ¿cómo seguir? La CGT convocó al Gobierno a “dialogar”, luego de “descomprimir” con el paro pretenden volver a la tregua con Cambiemos.

Ante las paritarias de miseria, la elevada inflación, y el acuerdo con el FMI que impone condiciones de mayor ajuste sobre los trabajadores y los sectores populares son necesarias medidas que estén a la altura del ataque del Gobierno.

Hay que rechazar el acuerdo con el Fondo. Pelear por un salario mínimo que cubra la canasta familiar, rechazando el tope del 15 % y exigir un 30 % de aumento en una sola cuota y cláusula gatillo para actualizarlos en base a la inflación real. Es necesario un paro general activo y un plan de lucha unificado.

Te puede interesar: Argentina, la clase obrera paralizó el país: hay fuerzas para derrotar a Macri y al FMI



Source link