ATE Morón dice #MiráCómoNosPonemos mientras ejerce violencia contra trabajadoras del Posadas

0
153


La seccional sindical se pronunció ante la denuncia de las actrices. Un repaso por los ataques de ese gremio a las mujeres que enfrentaron los despidos y el ajuste.

Mucho se puede decir de la seccional de ATE que se ha convertido en un sindicato “amarillo”. Pasó de apoyar y acompañar las gestiones kirchneristas, que mantuvieron la precarización laboral menemista, a estar hoy de lado del Gobierno y las autoridades, dejando pasar todo tipo de ataques: desde despidos hasta ajustes presupuestarios al servicio del FMI.

Te puede interesar: ATE Moron un sindicato amarillo contra los trabajadores

Pero frente a la repercusión de masas que generó la denuncia de las actrices argentinas, con total cinismo la seccional de ATE Morón publicó en su fanpage una imagen de una movilización de mujeres con el hashtag #MiráCómoNosPonemos.

La indignación recorrió el Hospital Posadas, ya que las trabajadoras no sólo viven a diario amedrentamientos, acoso y abusos por parte de autoridades, jefes y hasta la polícia y gendarmería por la militarización del nosocomio, sino también de integrantes de la burocracia sindical de ATE Morón. Y en especial lo hacen contra aquellas que no se callan, los enfrentan, se organizan y luchan contra los ataques.

Como se puede ver en el siguiente vídeo, mientras las trabajadoras y trabajadores reclamaban en enero que se realice una asamblea ante masivos despidos, una patota de ATE Morón las atacó, dejando herida, entro otros, a Angélica Brites, una de las enfermeras despedidas. Lo hicieron a pesar de que la mayoría de las presentes eran mujeres (como le alertaban a los gritos mientras las golpeaban) que querían luchar frente al ataque de las autoridades y el Gobierno.




Angélica Brites, enfermera despedida agredida por ATE Morón

Esta patota que sigue cumpliendo funciones serviles a las autoridades y el Gobierno del FMI, fue la misma que en el Congreso provincial de ATE, con Darío Silva al frente, agredió a Eliana Farías, trabajadora del Hospital de Niños de La Plata que quedó internada en terapia intensiva. El ataque se suscitó luego de que en el Congreso, un delegado opositor repudiara “a la patota que había agredido a los trabajadores del Hospital Posadas”. El sector de Silva se abalanzó sobre el escenario, y en ese marco, golpearon a Farías. Varias agrupaciones y trabajadores pidieron la expulsión de esta patota, pero ni ATE nacional dirigida por “Cachorro” Godoy, ni ATE provincia de Isasi, tomaron ninguna medida.

Otro ejemplo es el que vivió la Dra. Gisela Mannoia recientemente. Quien era la Jefa del Servicio de Psiquiatría del Hospital Posadas, realizó el viernes 28/9 en la Fiscalía General de Morón, una denuncia por los delitos de amenaza coactiva, contra Gustavo Javier Bahut, Supervisor de Vigilancia, vinculado con ATE Morón (como lo demuestra la foto), y contra Federico Boto, Jefe de Seguridad, ambos miembros de la vigilancia del Hospital Nacional Alejandro Posadas.




Gustavo Javier Bahut (Supervisor de Vigilancia)

Las amenazas sucedieron al momento en el que la dra. Mannoia se disponía a colocar en la puerta de acceso al servicio de psiquiatría un cartel donde informaba los médicos psiquiatras que fueron despedidos en su servicio, que dejaban a mil pacientes sin atención.

Posteriormente a que realizara la denuncia, Gisela Mannoia fue desplazada de su cargo como Jefa de Psiquiatría, por decisión de las autoridades del Hospital en represalia por denunciar ante la justicia las amenazas recibidas. También recibió descuentos arbitrarios y compulsivos en su salario, y posteriormente la suspensión de sus tareas durante una semana.

Posteriormente, en la Fiscalía de Morón, la médica amplió su declaración testimonial, incluyendo la denuncia de violencia institucional, pero el poder judicial no le permitió incluir la denuncia específica por violencia de género.

En su defensa se realizó una reunión de solidaridad y coordinación en el Hospital, donde participaron desde residentes, trabajadores del nosocomio, docentes de las escuelas aledañas, terciarios, universitarios y secundarios de la zona, jóvenes y vecinos del Barrio Carlos Gardel, integrantes de la Comisión de Pacientes y Vecinos, obreros de MadyGraf y Astillero Río Santiago, referentes de derechos humanos, entre otros.

Dentro de la larga lista de despedidas de este año, ATE Morón se negó a defender a las enfermeras que resistieron y dijeron “no” la implementación de la jornada de 12 horas de trabajo. Pero tampoco defendió a aquellas que padecían enfermedades oncológicas terminales, ni a quienes estaban embarazadas (incluso una de ellas perdió su embarazo luego de su despido), quienes eran y son jefas de hogar y se quedaban en la calle, ni a Daniela Ruiz Vargas, hija de una trabajadora detenida desaparecida, entre otros ejemplos.

Todas han denunciado públicamente y en las instancias de organización las amenazas y amedrentamientos constantes por parte de miembros de ATE Morón. Pero no por esto dejaron su lucha ni se callaron.

Como se puede ver en siguiente vídeo, principalmente las mujeres fueron las que encararon y enfrentaron a los delegados de ATE Morón, al grito de “fuera los traidores”.

Alejandra, auxiliar de enfermería despedida por estar enferma, declaró al momento de su despido: “Como se lo demostré a Darío Silva, Secretario General de ATE Morón, cuando lo encaré por mi despido, reafirmo una vez más que: yo no tengo miedo ni a ellos ni a este Directorio que responde al Gobierno”.

Pero estos casos no son hechos aislados, son los que sufren a diario las trabajadoras del Hospital, que intentan organizarse y resistir los ataques. La bronca que generó que ATE Morón cínicamente se sume al #MiráCómoNosPodemos es necesario transformarla en organización, frente a los abusos, acosos y amenazas por parte de la burocracia sindical, contra quienes dicen “no” y se quieren poner de pie. Las trabajadoras de la Agrupación La Marrón y Pan y Rosas del Hospital Posadas, proponen poner en pie comisiones de mujeres, siguiendo el ejemplo de organización de la Comisión de Residentes, para enfrentar estos ataques, y los que se vienen, como por ejemplo ante posibles nuevos despidos.

Pero para avanzar en esta organización las trabajadoras del Hospital no parten de cero. Si sólo nos referimos a este año, ellas impulsaron instancias de coordinación como la del 17F donde votaron participar del día de la mujer tomándolo como una jornada de lucha.

Y finalmente fueron protagonistas del 8M iniciando el día con un corte que tuvo amplia repercusión mediática, uniendo sus reclamos al de las más jóvenes que luchaban por el derecho al aborto.

También han participando de las asambleas del #NiUnaMenos y tomaron como propias las demandas de: “Ni una menos, por abortos clandestinos”, “Ni una menos, sin trabajo” y “Sin hospital público, no hay aborto legal, seguro y gratuito”, participando de todas las manifestaciones y llevando estas banderas al Hospital, a los pacientes y vecinos.

También han realizado pañuelazos en el Hospital cuestionando las elecciones de ATE nación el día que se votaba en el Congreso el derecho al aborto y en defensa de las despedidas y la salud pública y de calidad.

Estos son importantes puntos de apoyo, junto con el impulso de Comisiones de Mujeres, para profundizar la organización de las trabajadoras, en unidad con todos los servicios y junto a sus compañeros; y la coordinación con otros trabajadores combativos y en lucha, pacientes, vecinos, jóvenes, artistas, con los cuales ya están dando pasos en común. De esta forma se preparan mejor para responder ante los ataques de hoy, que incluye la violencia hacia las mujeres de la burocracia, autoridades y jefes; y frente los que vendrán (luego de la votación del presupuesto de ajuste del FMI), que tendrán a las trabajadoras como protagonistas, en defensa de sus puestos de trabajo y la salud pública y de calidad de los que menos tienen, entre ellas, la de las mujeres víctimas de la violencia machista, la clandestinidad del aborto o enfermedad sociales, que se extienden con la crisis económica y sus consecuencias sobre ellas y sus familias.



Source link