Bahía Blanca: Explosión en el área de terapia intensiva del Hospital Español

0
51


Mientras los directivos intentan restarle importancia a lo sucedido, hablamos con una enfermera que denuncia el preocupante estado de las instalaciones eléctricas que pretenden ocultar.

(Foto: La Nueva)

El pasado martes a la noche se vivieron horas críticas en el Hospital Español, a raíz de la explosión de un tubo de oxígeno en el área de terapia intensiva.

Según informaron las autoridades del nosocomio, luego de una hora, finalmente los bomberos y personal de defensa civil pudieron controlar la situación. No obstante ochos pacientes, tres enfermeras y dos camilleros debieron ser asistidos por la inhalación de humo y derivados a otros hospitales, algunxs con principio de asfixia.

En diálogo con La Izquierda Diario una de las enfermeras nos relató lo sucedido “en uno de los box de terapia intensiva, un respirador que estaba enchufado, si bien no se estaba utilizando pero si se estaba cargando, porque tienen una batería, aparentemente hizo un corto circuito. En el box había un paciente pero por suerte no estaba usando el respirador, justo lo habían extubado”

En relación a una situación similar producida a principios de año, los directivos, buscaron restarle importancia alegando que el problema podría tratarse de “la marca del respirador” por lo que la van a cambiarla para que no se repita.

Sin embargo lxs trabajadores denuncian que “el problema es que han ido agrandando el hospital y los cableados eléctricos son los mismos y obviamente no resisten y la terapia es siempre la que más se resiente porque es el servicio que más equipos eléctricos utiliza y por eso se corre riesgo continuamente. Si no lo solucionan de fondo, cambiando todo el cableado esto va a volver a pasar”

Es responsabilidad del municipio garantizar los controles necesarios, tendientes a preservar la salud de quienes se atienden y trabajan en el lugar.

Lamentablemente esta situación se repite en los hospitales de la provincia, públicos o privados, la continua desinversión trae aparejado numerosos problemas de infraestructura, con áreas que se inundan cada vez que llueve, falta de insumos y despidos permanentes.

Mientras el estado y los empresarios siguen especulando con nuestra salud, exigimos plata para salud no para el FMI. Nuestra salud vale más que sus ganancias.

Te puede interesar:Goteras, filtraciones y peligro latente: “Así trabajamos en el Hospital de Melchor Romero”



Source link