Bajo el macrismo los trabajadores estatales perdieron un 19 % de poder de compra

0
50


Una estimación calculada por los trabajadores de la Junta Interna de Ate Indec reveló que, desde noviembre de 2015 a agosto de 2018, los trabajadores estatales vieron caer su salario real en un 18,8 %.

La inflación continúa indomable y en lo que va del año ya acumula un 24,3 %, superando la mayoría de los acuerdos paritarios que se cerraron entre un 15 % y un 20 % en cuotas, con pocas excepciones por encima de ese techo (camioneros, aceiteros). La mayoría de las estimaciones públicas y privadas, incluyendo la de “mercado” (REM) la ubican de mínima en un 44,8 % para este año.

En este marco los trabajadores de la Junta Interna de Ate Indec publicaron un informe que grafica la erosión del poder de compra de los salarios estatales vía impacto de la suba del nivel general de precios. Remarcando que, para los trabajadores estatales, el poder adquisitivo del salario de agosto de 2018 fue un 18,8 % menor al de noviembre de 2015.

Y alertaron que, si bien es correcto señalar que “todos los trabajadores han perdido contra la inflación, la caída del poder adquisitivo de los trabajadores estatales ha sido de mayor intensidad que en el sector privado: por ejemplo, mientras que en noviembre de 2015 el salario de un trabajador D0 representaba el 66% del salario promedio del sector privado registrado, en agosto de 2018 esa relación resulta de alrededor del 61%.”

El informe señaló que la inflación en el acumulado de los últimos 34 meses fue del 125 % y que esta suba de precios alejó mes a mes el salario del monto necesario para mantener el poder de compra vigente en noviembre de 2015. Si se actualiza a precios de agosto de 2018 “las diferencias de nuestro salario respecto al que permitiría mantener dicho poder adquisitivo, se acumula un déficit de $ 82.319 (para un trabajador con categoría D0, cuyo salario bruto actualmente asciende a $ 18.584, lo que implica más de cuatro meses y medio de sueldo actual)”.

Fuente: Junta Interna Ate Indec

El contexto inflacionario y la reapertura de paritarias

“A este contexto de altísima inflación (con niveles que estarán más cerca de 2014 y 2016 que del resto de los últimos 15 años), se agudiza la situación de los trabajadores con despidos y cierres de plantas, tanto en las administraciones públicas como en el sector privado, especialmente en industria y construcción, dos de las actividades con mayor efecto multiplicador. Para mencionar especialmente el ataque mediático que el gobierno de la Gobernadora Vidal lanzó sobre el Astillero Rio Santiago y el hospital Posadas”, sostuvieron los trabajadores de Ate Indec.

Y agregaron: “El gobierno, luego de las corridas del dólar, la fuerte inflación, el aumento de la desocupación y la pobreza, sigue manifestando su intención de seguir ajustando a través de su política económica recesivas. La reciente renegociación con el FMI garantiza, como ya lo dicen los propios funcionarios gubernamentales, que lo peor está por venir, como si la suma de inflación, aumento de Servicios y Combustible, entre otros bienes imprescindibles no son señales de un año malo para los bolsillos de los trabajadores y sus familias.”

La conclusión del informe, al igual que otro relevamiento que ellos realizaron sobre Canastas Mínimas de Consumo donde ratifican que ningún trabajador debería ganar en mano menos de $ 33.131, es dar fundamentos para exigir la inmediata recomposición del salario mínimo al nivel de la canasta familiar, y un incremento automático de los salarios en función de la inflación mensual.

“Seguimos planteando, más en este momento que el gobierno plantea la reapertura de algunas paritarias, que esta pérdida acumulada del poder adquisitivo – tanto en los sectores privados y públicos – debe ser efectivamente saldada. Lo contrario significaría postergar aún más las demandas del conjunto de los trabajadores y, en particular, la de los estatales”, sostuvieron los trabajadores de Ate Indec.

Podes leer: Campo minado financiero y hielo en la economía real, los saldos del nuevo plan de Macri y el FMI



Source link