Barrio Libertador de J. L. Suárez: la organización es la clave contra el ajuste en la educación

0
122


La comunidad educativa del Cens 455 se hizo presente en la feria del barrio. Decenas de vecinos, estudiantes y docentes repudiaron el intento de cierre del anexo en el que funciona la escuela

Este domingo se llevó a cabo la volanteada que fue votada en asamblea el pasado jueves. Y como publicó este diario, el objetivo era difundir el conflicto y avanzar en la organización contra un posible cierre del anexo del Cens 455, la única escuela secundaria de adultos que hay en la zona -y por la que desde hace años se exige un edificio propio-.

Además circuló un petitorio de rechazo frente a esta situación. El mismo pide que se garantice el derecho a la educación pública. En tan solo una mañana se juntaron cerca de 200 firmas.

Cabe recordar que la escuela funciona en salones que pertenecen a la iglesia Santa Clara. Por una decisión tomada por el sacerdote referente se suspendieron las inscripciones para el año entrante debido a que el lugar no estaría disponible por “problemas de convivencia”.

No obstante, durante la jornada, se hizo presente el cura, y aseguró que bajo ninguna circunstancia iban a cerrar el anexo, a pesar de esa afirmación hasta el momento no existe un acta de compromiso que así lo exprese.

En este marco el próximo miércoles habría una reunión con representantes del Municipio, la Iglesia, el Consejo Escolar, inspectores y docentes, con lugar y horario a confirmar.

“Hace más de un año que estoy cursando en el Cens, este es un lugar muy importante, no solo para el día de mañana poder empezar una carrera, sino también que es un espacio fundamental para un montón de gente que no puede ir a otro lugar y que hace un sacrificio enorme. Es triste realmente lo que está ocurriendo”, señaló Rodrigo, estudiante de segundo año.

El avance del ajuste de Macri y Vidal -con el apoyo del peronismo que le vota las leyes en el Congreso y la conducción de los sindicatos que funcionan como garantes de aquél- encuentra un freno en la organización de los trabajadores y los sectores populares, que es la única salida posible y que no puede esperar a octubre de 2019.

El barrio del Libertador es uno de los más vulnerables del distrito de San Martín. Sus vecinos, al igual que las zonas más relegadas del conurbano, sufren las políticas que engordan los bolsillos de los empresarios y precarizan día a día las condiciones de vida de los trabajadores: graves problemas de vivienda, salud, educación, solo por dar algunos ejemplos.

Es en esta línea que la defensa de la escuela del barrio debe ser un puntapié para coordinar con todos los sectores que son atacados.

Por su parte, Alejandro Alcaraz, integrante de la Agrupación Marrón de Suteba y delegado del Cens 455, declaró: “Nuestra confianza no tiene que estar depositada ni en el gobierno ni en la iglesia, sino en la alianza que llevamos adelante los docentes y estudiantes junto al barrio. Mantener esa unidad es clave para mantener de pie al Cens, y se debe desarrollar con la perspectiva de peleas más de conjunto: por un plan de viviendas, de obras públicas para evitar las inundaciones, y que haya cloacas, salud y educación en base al aumento del presupuesto y el no pago de la deuda con el FMI”.



Source link