“Basta de persecución, no somos una mafia”: el reclamo de los senegaleses en La Plata

0
115


Vendedores ambulantes de origen senegalés se manifestaron frente al Rectorado de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), para visibilizar su situación laboral y exigir respuestas a las autoridades locales.

El acto, convocado por la Asociación Senegalesa de La Plata y la Asamblea por los Derechos de los Trabajadores Migrantes, se desarrolló con la presencia de unos 50 vendedores ambulantes, que reclamaban un trato más digno y que se los deje trabajar en paz, sin persecuciones ni discriminación.

Durante la jornada, los distintos oradores recalcaron lo difícil de la situación que atraviesan los inmigrantes en la región. “Nosotros estamos luchando para poder trabajar. Vinimos a Argentina buscando una mejor vida”, dijo Aliu, uno de los vendedores que tomó el micrófono.

Al mismo tiempo que sostuvo:“Somos pobres, venimos a buscar una mejor vida para ayudar a nuestra familia, nosotros no vinimos acá para hacer algún lío y no somos una mafia organizada”, desmitificando la existencia de bandas de explotación laboral.

La situación de los senegaleses en la Ciudad, es de una precariedad total, viven en pensiones, hacinados y con muy pocas posibilidades económicas. A eso se le suma, que gran parte del dinero que ganan, con las ventas ambulantes, es enviado para sostener a sus familias, del otro lado del Océano Atlántico.

También sufren una constante persecución por parte del municipio local, que se incrementó con el correr del año, utilizando las fuerzas policiales para desalojar sus puestos callejeros y deteniéndolos por su situación legal. En muchos casos estos operativos se vuelven violentos e incluso han terminado con graves incidentes en la vía pública.

Este tema se reflejó durante el discurso, cuando Djiby tomó la palabra y remarcó: “Estamos sufriendo el maltrato de la Policía y Control Urbano. Nosotros no somos delincuentes ni vendedores de droga, simplemente vinimos a este país buscando una oportunidad para poder ayudar a nuestras familias”.

En este marco, desde la Asamblea por los Derechos de los Trabajadores Migrantes, se presentó el Protocolo de Actuación ante Detenciones Arbitrarias para Trabajadores Ambulantes, donde se aporta qué pasos seguir frente al accionar de las fuerzas policiales en contra de las libertades de una persona en la vía pública.

Además, se puntualizó en la defensa del derecho al trabajo y se denunció la violencia, persecución, discriminación y hostigamiento que sufren los vendedores ambulantes. La cual ha ido in crescendo durante la gestión de Julio Garro en La Plata.

La política migratoria en Argentina, en la ultimas década, ha sido sistemáticamente de persecución y hostigamiento, tanto durante el Kirchnerismo y como con Cambiemos, en donde recrudeció desde la idea de cobrarle por la atención en hospitales públicos, arancelar la educación, y hasta la implementación de una aplicación que permite “identificar ilegales” (S.I.M.E.L) en los operativos viales. Se ha dejado en claro que la postura de integración está más lejos que nunca.

Por eso la clase obrera, que es igual en todo el mundo, porque se ve sometida a la explotación de los grandes capitales, debe hermanarse en una lucha sin fronteras, que marque la unidad de los trabajadores en las calles, para enfrentar la persecución del Gobierno a través de las fuerzas represivas, el ajuste y las políticas nacionalistas, que fomentan la xenofobia.



Source link