Bergoglio arremete contra el aborto y la eutanasia

0
118


En una carta emitida por el papa al presidente de la Academia Pontificia para la Vida, Monseños Vincenci Piglia, dijo que “la denuncia del aborto y de la supresión de los enfermos como males gravísimos que contradicen el Espíritu de vida”.

Fueron muchas veces las que Bergoglio se posicionó contra el derecho a decidir sobre el propio cuerpo. Su postura conservadora no es noticia pero no deja de tener importancia por el rol político que juega desde hace décadas.

En esta ocasión, Francisco instó al Vaticano a continuar con “la denuncia del aborto y de la supresión de los enfermos como males gravísimos que contradicen el Espíritu de vida” que “hunden en la anti-cultura de la muerte” al tiempo que defendió “la difusión de una sensibilidad contraria a la guerra y a la pena de muerte, así como un interés creciente por la calidad de la vida y la ecología”.

Te puede interesar: Iglesia, peronismo y clase trabajadora

En esta ocasión, el sumo pontífice se muestra preocupado por la vida. Pero su preocupación no llega por la clandestinidad del aborto. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) y el Instituto Guttmacher, en su informe de 2017, que “de 2010 a 2014 se produjeron en todo el mundo 25 millones de abortos peligrosos (45% de todos los abortos) al año” y que “la mayoría de abortos peligrosos (97%) se produjo en países en desarrollo de África, Asia y América Latina”.

Pero en los discursos y en las cartas de Bergoglio estos datos estan ausentes. En cuatro años se realizaron alrededor de 55, 55 millones de abortos, otras cifras incluso dicen que son más los abortos que se realizan cada año alrededor del mundo: 46 millones. Estos datos dejan claro que acá no importa la creencia de cada uno sino que el aborto existe y es menester evitar que cientos de miles de mujeres mueran cada día por causas totalmente evitables.

Te puede interesar: De concepciones teóricas y estrategias para luchar por una sociedad no patriarcal

En su carta, Francisco también se refiere a la eustanacia. Así, destacó: “Hoy es posible intervenir con mucha profundidad en la materia viva utilizando los resultados obtenidos por la física, la genética y la neurociencia, así como por la capacidad de cálculo de máquinas cada vez más potentes”.

Finalmente, dijo “comprender los cambios profundos que se anuncian en estas nuevas fronteras, con el fin de identificar cómo orientarlas hacia el servicio de la persona humana, respetando y promoviendo su dignidad intrínseca”.

Sin duda el debate sobre la eutanasia es un tema sensible, pero el derecho a una muerte digna recuerda que también se debe respetar la decisión de cada persona por poner fin a su vida o no de acuerdo a su propia determinación.

Iglesia y Estado: asuntos separados

Este año en Argentina se dio el debate por el derecho al aborto. Fueron miles las jóvenes que ganaron las calles y a quienes se les negó esta demanda democrática elemental. El diputado del PTS-FIT Nicolás del Caño recordó que, según datos oficiales, el presupuesto destinado a la remuneración de los obispos para el año 2018 fue de $ 130.421.300. Con ese presupuesto se les pagan sueldos de $ 46.800 a los obispos diocesanos y a los administradores apostólicos y de $ 40.950 a los obispos auxiliares y eméritos.

La pelea por el derecho al aborto sigue vigente así como también la campaña por la separación de la Iglesia del Estado, una campaña que tomó forma casi naturalmente en medio del debate parlamentario por el aborto y que contiene en su seno una verdadera amenaza para los intereses de la institución milenaria y oscurantista.



Source link