Bochornosa presentación de la ministra de Educación en la Legislatura porteña

0
44


Este viernes la Legislatura amaneció vallada y llena de policías para acompañar a Soledad Acuña, quien negó todo problema en las escuelas y presentó un presupuesto educativo de ajuste y control.

Resulta ineludible reflexionar acerca del hilo de continuidad entre el operativo represivo del miércoles pasado, cuando se votó el presupuesto nacional en la cámara de diputados, y la jornada de presentación del presupuesto educativo porteño.

Si bien ya se han presentado otras áreas del presupuesto, es el primer día que se realiza en el marco de un operativo policial inusitado. Vallas cortando la calle Perú, brigadas antidisturbios en los alrededores, puertas internas de la Legislatura cerradas con cadenas y una corte de más de 100 funcionarios del ministerio de Acuña que funcionaron como barra de aplaudidores en el salón Montevideo, al mejor estilo de una monarquía que no quiere escuchar la realidad. Semejante dispositivo claramente responde a que la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires es una de las funcionarias más repudiadas de la gestión de Larreta y que Educación es una de las áreas claves del recorte fiscal.

En su presentación la ministra elogió su gestión educativa, en donde no mencionó un sólo contratiempo, negó que la docencia haya perdido poder adquisitivo y llegó al cínico punto de festejar que se usaran decenas de micros escolares para que miles de chicos pudieran llegar a escuelas lejanas ¿Acaso los pibes de zona sur no merecen tener vacantes en las escuelas de su barrio? ¿No afecta las posibilidades de acompañamiento de las familias que sus casas estén a más de dos barrios de distancia? ¿Será esa la razón por la cual se niega a dar información sobre la falta de vacantes detallada por distrito, incluso cuando hay pedidos de informes del poder legislativo y una intimación judicial para que lo haga por el amparo presentado por el diputado Patricio Del Corro? ¿Es esta finalidad de encubrimiento el motivo real de no dar especificaciones sobre dónde se habrían creado nuevas vacantes?

Intervención del legislador del PTS/FIT Patricio Del Corro

Sin embargo, uno de los momentos más escandalosos fue cuando adjudicó a un error técnico la reducción en el proyecto de presupuesto de 5 millones de raciones para los comedores escolares. Dijo que estaba mal ese número, pero no negó que se incorporara un sistema de doble inscripción y validación por fuera de las escuelas, que va a terminar reduciendo la asignación de becas, en particular de los sectores más vulnerables. Tampoco señaló que estuviese mal el monto total para los comedores escolares, lo que lleva a que supuestamente se va a alimentar a los chicos con $42 por comida, es decir más medallones de “coso”, como dicen en las escuelas, menos carne y más ajuste. Tampoco pudo dar respuesta a la reducción de 800 becas estudiantiles en el marco de un contexto en donde la pobreza no para de crecer. La respuesta de la comunidad es clara ¡con nuestros pibes NO!

Lo que sí quedó claro de su presentación es cuál es el modelo de ciudad de Larreta una vez que se apagan las cámaras de televisión. Del 2008 a la actualidad la participación del presupuesto educativo bajó de representar el 28% en el 2008, cuando asumió el macrismo, a ser el 17,3% para el año que viene; la Ciudad de Buenos Aires, una de las más ricas de Latinoamérica, tiene el triste récord de ser la que menos invierte en educación en al país, es decir que la excusa del traspaso de la policía no tiene ningún asidero. El Gobierno nos habla de “poner el hombro a la tormenta” pero mientras ajusta en salud y educación aumenta los gastos en seguridad pasando de representar el 3,4% del presupuesto en el 2007 al 14,5% para el 2019, y para los especuladores el esfuerzo es aún mayor, los pagos de la deuda pasan de representar el 1,9% en el 2007 a ser 8,1% para el año que viene. Recursos hay, lo que pasa es que se van para balas de goma y pagos de la deuda, todo un presupuesto a la medida del FMI.

Este año lectivo estuvo atravesado por dos denuncias importantes por parte de docentes, estudiantes y familias. Uno es el cierre del Jardín del hospital Ramos Mejía, el otro es el cierre de los 29 profesorados porteños, para crear una universidad de formación docente en función de las necesidades del mercado, siguiendo las recomendaciones del Banco Mundial. Sobre los dos temas evadió hablar en la presentación, frente a la insistencia de los diputados opositores en sus preguntas, hablando bajo y rápido, ya que algo de vergüenza al mentir le debe quedar, dijo que no había ningún cierre en el Ramos Mejía. Sobre los profesorados se excusó argumentando que estaba todo ya planteado, y al ser interpelada por el escaso público de las comunidades que dejaron entrar, muchos otros siguieron la protesta afuera, decidió levantarse e irse. Toda una declaración de cómo no se escuchan las voces de los actores educativos.

Sobran los motivos para rechazar y pelear para que no se vote este proyecto de ajuste y control sobre la educación pública. Larreta y Acuña no están condenados al éxito, existe la fuerza para derrotar estas medidas tanto a nivel local como nacional, pero para eso hay que apoyarse en lo más dinámico del movimiento estudiantil y de la mujer, no en la Iglesia que ha sido cómplice de la última dictadura militar. Vienen no sólo por los derechos laborales de la docencia, no sólo por la educación de nuestra juventud, sino también por imponer un modelo educativo a la medida de las necesidades del mercado laboral: obediencia, ajuste y flexibilización. Es necesario construir desde los sindicatos docentes y desde cada escuela una campaña que una a la docencia, con los estudiantes y las familias, para pelear y ser millones por el derecho efectivo a una educación pública gratuita, con perspectiva de género y al servicio del pueblo trabajador.



Source link