Brutal ataque homofóbico

0
55


La víctima fue atacada en pleno día y a ladrillazos por un vecino.

Juan había ido a la panadería de su barrio, y cuando regresaba a su casa fue atacado por un vecino a ladrillazos en plena calle. El agresor se llama Daniel Manuel Zelarrayan, y no es la primera vez que lo agrede, familiares de Juan han manifestado que cada vez que lo ve lo insulta por “puto”.

Fue gracias a la intervención de los vecinos que la golpiza propinada a Juan se detuvo, pero con el tremendo resultado de su cara desfigurada por los golpes, con sangrado intracraneal, y múltiples puntos de sutura en la cabeza, el ojo y el interior de su boca realizados en la guardia del Hospital Padilla al ser hospitalizado.

Por su estado de salud debería haber ingresado a terapia intensiva, pero por la falta de camas disponibles permaneció en la guardia durante dos días.

Familiares realizaron la denuncia en la comisaría 10°, pero los policías no les entregaron constancia alguna, ni se demoró al agresor. Muy por el contrario, se encontraban custodiando su domicilio al momento en que los testigos fueron a pedir explicaciones de lo sucedido.

Si la homofobia mata, redoblemos la lucha y la organización

Estigmatización, prejuicios, discriminación, agresiones cotidianas como la policía corriendo de una plaza a dos jóvenes por besarse. Son múltiples expresiones de la imposición de la heteronorma que se realiza principalmente a través de instituciones como la Iglesia, la familia y la escuela, y que genera el caldo de cultivo para el odio y la violencia machista que se manifiesta en hechos de violencia como el que le tocó vivir a Juan Zelaya hace pocos días, y que muchas terminan con la vida de las personas.

De acuerdo a un informe del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT, en 2017 se registraron unos 103 crímenes de odio por orientación sexual, expresión e identidad de género en la República Argentina

El relevamiento fue realizado por el Observatorio junto con la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires -a través de la Defensoría LGBT- y con la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de Argentina (ATTTA Red Nacional).

Te puede interesar: El odio a la diversiodad sexual nao tem fim

A Juan lo salvaron sus vecines, que lograron detener la golpiza. A los crímenes de odio les decimos basta organizándonos, luchando por educación sexual en las escuelas cómo exigen miles de jóvenes tucumanes, y por la erradicación de la educación religiosa que no hace más que perpetrar la represión de la disidencia sexual. Peleando también por el cupo laboral para las compañeras trans, y por el aborto legal para todos los cuerpos gestantes. Porque nos urge conquistar el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas.

Y porque son nuestras vidas las que están juego, porque al clóset no vamos a volver nunca más, y porque sabemos que ninguna ley nos garantiza igualdad ante la vida, es que desde Pan y Rosas luchamos por un mundo sin opresión ni explotación.



Source link