Campana: la conducción del centro de estudiantes del terciario 15 quiere esperar al 2019

0
30


Su intención es “enfrentar el ajuste en las urnas” aunque lo estemos sufriendo desde ahora.

Miles de estudiantes participaron de la Marcha Federal Educativa, luego de realizar asambleas, tomas, cortes y movilizaciones a lo largo y ancho del país en las distintas universidades y terciarios, peleando por el presupuesto educativo.

El saqueo se profundiza con el nuevo acuerdo de Macri con el Fondo. Se discute el presupuesto 2019 en el Congreso. El FMI, de acuerdo a sus necesidades para aplicar sus políticas de ajuste y profundizar la injerencia en el país, pone a Sandleris en la cabeza del Banco Central luego de la renuncia de Caputo el mismo día del paro general…Pero para Unión Estudiantil, la conducción del centro de estudiantes del ISFDyT 15 de Campana, hay que “resistir” hasta las elecciones del año que viene.

Así fue como el presidente del centro y el secretario de finanzas comentaban, en una entrevista en medios locales cual consideraban que era la solución ante el ataque del gobierno de Cambiemos.

Fue necesario poco más de media hora de entrevista para intentar, con mentiras, hacerle una lavada de cara a la gestión de un centro de estudiantes donde su único rol es el de ser una expendedora de servicios mientras evitan mostrar su identidad política en el instituto, escondiéndose detrás de un dispenser de agua, cinta antideslizante en las escaleras, una pava eléctrica, un banco de objetos perdidos y tortiferias -que fue todo lo que aspiró a hacer Unión Estudiantil en dos años de gestión- mientras el saqueo y el ajuste se profundizaban.

Tranquilamente podría empezar hablando de la su conducción y su rol en 2017 y sus “metas alcanzadas” -muchas de las cuales son las mencionadas en el párrafo anterior- en especial y a modo de ejemplo, sobre el taller de globología para las estudiantes de Educación Inicial que la conducción priorizó mientras miles de personas se movilizaban exigiendo la aparición con vida de Santiago Maldonado luego de haber sido desaparecido por la Gendarmería Nacional.

Sin ir mas lejos, pasó el saqueo a los jubilados y la represión del 14 y 18 de diciembre. Comenzaron los despidos masivos en todo el país.

Fue el paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo, donde desde la Secretaría de la Mujer del centro de estudiantes movilizamos decenas de estudiantes, docentes y mujeres trabajadoras.

Pasó el anuncio del acuerdo del Gobierno con el FMI y el rechazo de millones. Las distintas movilizaciones de los docentes de todo el país exigiendo paritarias y plata para educación y no para la deuda.

Pasó la apertura del debate y las posteriores movilizaciones por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, donde cientos de miles de mujeres llenamos las calles para reclamar por un derecho tan elemental como lo es poder acceder a la salud, decidir sobre nuestros propios cuerpos y no morir por abortos clandestinos.

Se anunció el recorte en los Equipos de Orientación Escolar. Murieron Sandra y Rubén en Moreno en manos de la desidia estatal. Se profundizó el conflicto universitario.

La suba del dólar, la devaluación del salario. Represión, recorte, ajuste, aumentos y desocupación fueron algunas de las tantas situaciones que se vivieron a lo largo del año.

En estos contextos, muchos estudiantes son los que tienen que abandonar sus estudios, dejando materias o la carrera entera por verse obligados a trabajar más horas para llevar un plato de comida a la casa porque la plata no alcanza, porque las crisis las generan los de arriba pero recae en nuestras espaldas y la pagamos la clase trabajadora. Sin embargo, la conducción del Centro considera que es indispensable “recuperar la política hacia adentro del instituto para luego mostrarse ante la sociedad”.

Mientras tanto, en el terciario, son cientos los estudiantes que no se sienten representados o que ni siquiera conocen sus caras. Porque no son solo los profesorados de Historia y Geografía los que se cursan en el Instituto que, casualmente, parecieran ser las únicas carreras a las está dirigida la conducción. Siendo que, por los turnos mañana y tarde, brillan por su ausencia: no hay ni pasadas por cursos ni asambleas.

En la entrevista les preguntan si creen posible terminar con esta situación. El secretario de Finanzas responde lo siguiente:

“Tenemos mucha confianza en que esta situación puede cambiar, no tenemos mucha confianza en el gobierno actual, lo que tenemos claro es que la lucha debe ser unificada. Creo que todo el movimiento estudiantil y toda la comunidad educativa debe estar unida en este momento difícil y, si la situación no puede cambiar en este momento, es porque el gobierno va a tratar de avanzar a fondo porque las políticas económicas así lo imponen” y resaltó “nuestra tarea es tratar de defender nuestros intereses lo mejor posible para que el año que viene, cuando sea tiempo de elecciones, tratar de demostrarle a la gente cual es el rumbo que tiene este gobierno y tratar de que aparezca una alternativa más interesante y que incluya un poco más lo popular”.

Discurso acorde a lo que plantean las burocracias sindicales que pactan paritarias por la baja, entregando en el momento mas álgido, la lucha universitaria y estudiantil con el criterio de “votar mejor” en 2019, mientras los niveles de pobreza aumentan y la crisis se agudiza.

Claro está que el rol de la conducción del centro de estudiantes del 15, y de tantas conducciones kirchneristas y peronistas en otras universidades y terciarios, no es nada más ni nada menos que despolitizar y apaciguar la organización de los estudiantes. Y si no es así, ¿Por que no se llamó a asamblea hasta que fuimos los mismos estudiantes quienes la exigimos y que encima, llegó tarde? ¿Por qué mientras decenas de estudiantes cortábamos la rotonda de Siderca y nos movilizábamos hacia la Plaza E. Costa, de acuerdo a lo votado en una asamblea interfacultades, Unión Estudiantil hacía una tortiferia en el terciario?

Nosotres estamos convencides de que la pelea hay que darla en las calles junto a los trabajadores y el movimiento de mujeres, fortaleciendo la unidad obrero-estudiantil para así poder, realmente, pararle la mano al plan de ajuste del gobierno, el FMI y los gobernadores.

Ahora más que nunca, tenemos que impedir que pase el presupuesto 2019, que sabemos que implica recortes en salud, educación y salarios, es decir, más miseria para la clase trabajadora. Por eso, este 24 de octubre tenemos que ser miles frente al Congreso Nacional para evitar que el presupuesto se apruebe en la cámara baja.

Sumate a dar esta pelea en las calles, con auto-organización e independencia política, denunciando tanto al macrismo como al kirchnerismo dentro del instituto y a nivel nacional. No nos comemos el verso de que “hay 2019”. Hay 2018 y es de lucha.

Es por esto que te invitamos a organizarte en Tesis XI – Pan y Rosas para defender la educación pública con un programa anticapitalista para que la crisis y el ajuste no lo paguemos les trabajadores, mujeres y la juventud. Que la deuda la paguen quienes la generaron. Hoy, más que nunca, son ellos o nosotros.



Source link