Candidatos y candidatas de CABA debatieron sobre aborto y educación sexual integral

0
47


Fue a propuesta de la regional porteña de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito, que invitó a candidatos y candidatas a debatir sobre la ESI y el aborto legal.

Con casi todos los confirmados presentes, la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires fue el escenario en el que debatieron, invitados por la Campaña Nacional por el Derecho al aborto, quienes aspiran a una banca en el Congreso por la Ciudad de Buenos Aires.

Nelly Minyersky, abogada feminista e integrante de la Campaña, abrió el encuentro señalando que estar en esa Facultad “donde estudié y sigo dando una maestría, es una emoción muy grande. Este país tiene una legislación de avanzada pero aún tiene una deuda con nuestro derecho a la autonomía y a tener proyectos de vida”.

Las periodistas Liliana Hendel y Noelia Barral Grigera moderaron la jornada y fueron las encargadas de introducir en los ejes centrales del debate: la legalización del aborto, que promueve con su proyecto la Campaña, y el de la Educación Sexual Integral, sobre la que intentaron avanzar las iglesias católicas y evangélicas luego del rechazo del Senado.

A la cita, finalmente asistieron Maximiliano Ferraro y Dolores Martínez de Juntos por el Cambio; Luciana Romero de Consenso Federal; Pino Solanas, Mara Brawer y Dora Barrancos del Frente de Todos; Luis Zamora y Virginia Peyrás Villarino de AyL y los candidatos del Frente de Izquierda – Unidad, Myriam Bregman (PTS/FIT-U), Vanina Biassi (PO/FIT-U), Jesica Gentile (MST/FIT-U) y Jorge Adaro (IS/FIT-U). Mariano Recalde, aunque había comprometido su presencia estuvo ausente.

Como advirtieron desde la Campaña, y señalaron también algunas candidatas, aunque todos los postulantes en primer y segundo término fueron invitados, no todos aceptaron participar. Y quienes sí lo hicieron, fueron -algunos con notorias demoras, y otros con notorias premuras- con sus pañuelos verdes. Como advirtió durante el debate Myriam Bregman, ese, sin embargo, no es el Congreso Nacional que vendrá después de octubre si se repiten finalmente los resultados de las PASO.

Te puede interesar: Las listas porteñas debaten sobre la ESI y el derecho al aborto

Durante el debate, quedó reflejado de hecho que sólo en el caso del FIT-Unidad el cien por ciento de las candidaturas están a favor de la legalización de la práctica, de la educación sexual integral, laica y científica, y de la inmediata separación de las iglesias del Estado. Lo reconoció por ejemplo la candidata que asistió por Consenso Federal, Luciana Romero, que asumió que la fuerza de Roberto Lavagna y el gobernador Urtubey está llena de antiderechos. Como el propio Marco Lavagna, el primer candidato de esta coalición en CABA, que votó contra el aborto en 2018 y hoy disputa la banca de Myriam Bregman.

En sus intervenciones, los candidatos de Juntos por el Cambio y del Frente de Todos reconocieron, a veces más y en general menos explícitamente, que la situación se repite en las coaliciones que integran. Pero la alianza de candidatos “verdes y celestes” es superior a las creencias favorables, pero personales, que se manifestaron en la mesa.

Así, por ejemplo, aunque Maximiliano Ferraro, el primer candidato a diputado del macrismo porteño, sostuvo que votaría a favor de la ley, o que acompañaría las modificaciones que el movimiento exige para la Educación Sexual Integral, la realidad es que esta lista también está llena de candidatos y candidatas antiderechos que incluso militaron activamente contra esas demandas elementales. Como Pablo Tonelli, otro candidato que votó contra de la legalización de la práctica y que, por sistema d’hont -el método de promedio para la representación de las listas-, también disputa una banca en el Congreso con la referente del FIT-U.

Te puede interesar: Pablo Tonelli, el candidato macrista que disputa con Myriam Bregman una banca en el Congreso

“Tenemos que estar muy atentos a lo que pasa en octubre. Si se repitieran los resultados de agosto, hoy el aborto no seria ley”, subrayó Bregman, quien explicó porqué, precisamente, pelea su banca con “celestes” con los actuales diputados Pablo Tonelli y Marco Lavagna y, de mejorar el resultado del Frente de Todos, con Eduardo Valdés, el ex ministro de Culto y ex embajador del Vaticano bajo los gobiernos kirchneristas, que firmó, como recordó la candidata, la declaración de los “Peronistas por la vida”.

El documento de los “Peronistas por la Vida”, publicado al calor del debate por el aborto, acusaba a las mujeres de promover “la cultura del descarte”, y entre otros también suscribieron personajes “bien sororos” y “feministas” como Alfredo Atanasof, Celso Jaque, Damián Descalzo, Eduardo Menem, Guillermo Snopek, Hugo Moyano, Jorge Capitanich y otros antiderechos que, como decía, se esconden en todas las alianzas, excepto la del FIT-Unidad.

Podés leer: Eduardo Valdés: el amigo del papa que está quinto en la lista de diputados del Frente de Todos

Siguiendo esa misma lógica, de intentar esconder con presencias “verdes” a los candidatos y candidatas antiderechos, Mara Brawer sostuvo que “la ley de ESI es anterior a la de Identidad de Género y de Matrimonio Igualitario, así que debe ser actualizada. Pero las leyes no hacen a las Políticas Públicas, por eso para que se aplique debe tener presupuesto y voluntad política”, dijo, y señaló que para eso, como para conquistar el derecho al aborto, “se necesitan más diputados”.

Te puede interesar: Nuestras vidas no pueden esperar: debates sobre el aborto legal

Quien respondió seguidamente a la dirigente del PJ porteño fue Vanina Biassi, del Frente de Izquierda-Unidad, quien sostuvo que “hace falta un solo voto para dar vuelta una ley”. El caso de la senadora del Frente Para la Victoria, Silvia García Larraburu, quien luego de su voto “no positivo” para el aborto legal, fue premiada por el Frente de Todos con un cargo expectable para ingresar otra vez a la Cámara alta, es bastante elocuente. Más que elocuente. Es una hipocresía. Del mismo modo, plantear la despenalización del aborto “es una devaluación del reclamo de la marea verde”, como también planteó la candidata del FIT-U.

Te puede interesar: El FIT-Unidad es la única coalición que lleva el derecho al aborto en su programa electoral

Basta de especular con nuestras vidas

El Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), se presentó ocho veces consecutivas. La primera, en 2006, bajo el gobierno de Néstor Kirchner. Se tuvo que presentar doce años consecutivos, porque aún contando con un ministerio de Salud y mayoría parlamentaria en ambas cámaras, el kirchnerismo le negó tratamiento a la ley.

Recién en 2018, gracias al desarrollo sostenido de ese fenómeno profundo que comenzó a desarrollarse al calor del “Ni una menos”, y luego de obtener media sanción en la Cámara de Diputados, logrando sortear las trabas que impusieron gobierno tras gobierno, el proyecto se trató y finalmente fue rechazado el 8 de agosto por el Senado, gracias a los votos que aportaron los dinosaurios de todos los partidos que lo integran.

El intento de derechizar -más todavía- la composición del Congreso, con una mayor presencia de “celestes” en casi todas las coaliciones, no hay que dejarlo pasar. La marea verde, que mostró el rol de los senadores y diputados, dejó también una gran lección, que hoy se reactualiza, y quedó expresada en el debate: ante el escenario que se viene, hay que fortalecer a la izquierda, en las calles y, sin dudas, también en el Congreso, porque es la única alternativa que está siempre del mismo lado, porque no negocia ni pone en discusión el apoyo a la lucha por todos nuestros derechos y porque ante el panorama, de más ajustes y ataques junto al FMI, su rol será fundamental.

Fotos: Enfoque Rojo



Source link