Caputo pone toda la artillería, pero el dólar solo retrocedió a $ 28,41

0
104


El nuevo presidente interino del Banco Central, ex ministro de Finanzas Luis Caputo, lanzó un paquete de medidas para contener al dólar pero no termina de endulzar los oídos de los jugadores de las finanzas. Se prepara la subasta de dólares para pocos y pocas del préstamo con el FMI.

Esta vez, la noticia del día es que el dólar “bajó”, luego de que una nueva estampida al alza en la semana pasada haya llevado su cotización a casi $ 29, en lo que fue la tercera “corrida cambiaria” identificada de los dos últimos meses.

Así, en el primer día hábil de la semana la divisa norteamericana cerró su cotización minorista a $ 28,41, de acuerdo al promedio de bancos que realiza el Banco Central, exhibiendo una baja final de 42 centavos respecto al cierre del viernes pasado.

Si bien el inicio de la jornada del lunes marcaba una baja pronunciada, por debajo de los $ 28 en el mercado minorista y a tocar los $ 27,50 en el segmento mayorista, la euforia inicial duró poco y recuperó su tendencia alcista para terminar con una baja modesta, en comparación con la batería de medidas con las que el nuevo presidente del Banco Central (interino), intentaba calmar la sed de dólares de los “mercados”.

“Existe una crisis de confianza además de una nueva corrida. A mi juicio es eso lo que no despeja la demanda”, sentenciaba un operador financiero, Fernando Camusso, a El Cronista. Los grupos financieros y de inversión reclaman que el Banco Central compense con oferta de dólares lo que los agroexportadores y los bancos aún no están dispuestos a resignar: “El mercado tiene que ser sí o sí abastecido, dado que nadie vende por ahora. Los bancos son empujados a través de la baja de tenencias al 5 % en relación al RCP al igual que la liquidación del agro, pero aún es muy prematuro”, continuaba Camusso.

En igual registro opinaba otro analista de finanzas, representando el “sentir” de los grandes grupos de inversión, Christian Buteler, al considerar que el paquete de medidas dado a conocer por el BCRA “ayuda, pero lo que convence es la plata sobre la mesa”. Y Luis Caputo, como buen hombre del mundillo, no tardará en liberar los dólares que reclaman las corporaciones. Mal que le pese al Fondo Monetario Internacional que, en discurso, procuraba que el préstamo no se diluya en la “bicicleta financiera”, el primer desembolso del FMI con el que avanza la hipoteca del país irá a parar más temprano que tarde a los bolsillos del gran capital especulativo y financiero.

La artillería pesada de Caputo: dólares para pocos y pocas, deuda para muchos

Con la máxima de mantener la “flotación cambiaria” acordada en el Memorandum con el FMI, esto es, de no ofertar directamente dólares del Banco Central para intervenir el tipo de cambio, Luis Caputo debutó el lunes en su presidencia de la autoridad monetaria con el anuncio de una serie de medidas de política monetaria.

Mediante un rodeo que evite el “tabú” de la intervención directa del BCRA, el ex ministro offshore se prepara para rematar los dólares del acuerdo de préstamo con el FMI, cuya deuda terminará acumulándose con creces sobre las espaldas de los trabajadores.

Algunas de estas medidas, las que atañen directamente a los bancos, fueron informadas oficialmente por el BCRA mediante un comunicado (ver abajo), mientras que otras fueron anunciadas por distintas vías para dar señales de una mayor oferta de dólares y de explicitar los mecanismos por los cuales se avanza en el saqueo sobre el pueblo trabajador.

Uno de estos mecanismos, el famoso “rescate de Lebac” no será otra cosa que el traspaso de la deuda del Banco Central en Lebac a deuda del Tesoro, convalidando con la hipoteca de las futuras generaciones en deuda pública las ganancias millonarias que un puñado de especuladores hicieron con la “bicicleta financiera” de las Lebac al obtener tasas de interés internas en niveles históricamente altas. Esto generó un creciente endeudamiento del BCRA, que ahora se “estatiza” mediante una serie de colocaciones como las que se vieron ayer con el lanzamiento de “bonos dual” y “Botes”.

El equipo de Caputo ya negoció con los bancos el reemplazo de Letras del Central por nuevos títulos públicos a uno y dos años de plazo, es decir, el cambio de un negocio rentable por otro. Y el futuro ya comenzó. Ayer la secretaría de Finanzas informó que el debut del gobierno en esta avanzada fue con una relativamente “exitosa” colocación de bonos por U$S 4.000 millones.

El éxito reside en la impunidad de semejante “canje”, en el que más que “desactivar” la bomba de las Lebac se pospone su estallido y se traslada el riesgo a los ciudadanos.

Otro de los mecanismos es la venta directa de reservas del Banco Central mediante subastas. Si bien comenzó ayer con una licitación de U$S 175 millones, esperando alcanzar U$S 400 en dos días, este intento es sólo una muestra de prueba. El plato fuerte vendrá a partir del jueves, en el que se comience a liquidar directamente los dólares que presta el Fondo Monetario. Se estima colocar así unos U$S 12.000 millones en las próximas semanas.

Por último, y más como señal de la “vuelta de la economía real”, es decir, de la participación de los dólares contantes y sonantes provenientes de la producción, el gobierno logró el compromiso de cerealeras (CIARA-CEC) para liquidar divisas. El mismo alcanzaría a alrededor de u$s 4.000 millones para los meses de junio y julio, totalizando u$s 10.000 millones en el primer semestre del año. Incluso algunos sectores del agropower llegaron a afirmar que estarían dispuestos a negociar las retenciones a la soja.

El “mejor equipo” no pasará la calificación

Para colmo de males, el gobierno tendrá otra prueba este miércoles cuando, el día del feriado nacional, la compañía MSCI (Morgan Stanley Capital Investment) definirá si Argentina sigue teniendo la calificación de “economía de frontera” o volverá a ser “emergente”. Esta vara es observada por los Fondos de Inversión para decidir la composición de sus carteras globales.

El proceso de calificación al alza o a la baja de un país es realizado a cabo de dos años por MSCI y sus índices son utilizados como referencia en los mercados. Los sucesos recientes tras las corridas cambiarias no serían el escenario anhelado por el gobierno de Macri para la obtención de la mencionada calificación. La nota de “emergente” agregará más ruido a los ya desconfiados “mercados” respecto de la posibilidad de éxito del plan de ajuste.

De hecho, ese mismo día se estará sustanciando la aprobación formal del crédito del FMI al país,ordenando la transferencia de U$S 15.000 millones del primer desembolso, a cambio de agudas condicionalidades para la implementación de un fuerte ajuste sobre los trabajadores. Este préstamo no es otra cosa que la convalidación del fracaso de las políticas económicas del “mejor equipo económico” que no deja de desmembrarse a medida que la crisis se agudiza.

Luego de la separación de Federico Sturzenegger del Banco Central y su reemplazo por Luis Caputo, este sábado por la noche fue el turno del ex ministro Aranguren y el ex ministro de Producción, Federico Cabrera.

El comunicado del BCRA

En un comunicado denominado “Medidas del BCRA para mejorar el funcionamiento del mercado“, se anunció, pocos minutos antes de la apertura del mercado de cambios del día lunes, que “El Directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA) ha resuelto cuatro medidas que entrarán en vigencia el día de la fecha”. Estas son:

• Primero. Los encajes bancarios se incrementarán escalonadamente en 5 puntos porcentuales para los depósitos a la vista y a plazo.

Los encajes bancarios son un porcentaje de los depósitos en los bancos que no se pueden prestar. Esta es una medida de enfriamiento de la oferta monetaria, con la que se estima absorber liquidez por $ 100.000 millones a nivel del sistema financiero, teniendo en cuenta que cada punto de exigencia de efectivo mínimo en pesos representa aproximadamente $ 20.000 millones.

El incremento de la exigencia se realizará el 21 de junio (3 puntos porcentuales) y el 18 de julio (2 puntos porcentuales adicionales).

No obstante, el BCRA permitirá integrar dicho incremento total de efectivo mínimo tanto en pesos como mediante nuevos Bonos del Tesoro Nacional en pesos a tasa fija. Estos tendrán vencimiento en noviembre de 2020 valuados a precio de mercado y se emitirán con fecha de liquidación el día 21 de junio.

•Segundo. Se disminuye el límite de la posición global neta positiva de moneda extranjera computada en saldos diarios del 10% al 5%

La posición general de cambio de los bancos es la tenencia de divisas, que hoy está en el 10% y se reducirá a 5 %. Esto, sin embargo, se compensa abajo con la posibilidad de que los bancos integren hasta el 30 % de su tenencia en Letes (Letras del Tesoro) en dólares.

•Tercero. Se flexibilizan los requisitos para la operación de Letes en dólares por las entidades financieras.

“Con el objetivo de darle dinamismo al mercado secundario de Letras del Tesoro Nacional en Moneda Extranjera (Letes en dólares):

a. Se flexibilizan los requisitos para que las entidades financieras puedan adquirir Letes en dólares en el mercado secundario;

b. Se autoriza a las entidades financieras a aumentar su posición global neta en moneda extranjera por encima del 5% admitido y hasta el 30% de su RPC, en tanto el exceso se integre con Letes en dólares.”

• Cuarto. Se agrega un nuevo mecanismo para realizar operaciones de compra y/o venta de moneda extranjera de contado mediante licitaciones del BCRA.

Si bien no interviene directamente en el mercado de cambios, la entidad monetaria comenzó a hacerlo de manera indirecta mediante licitaciones. Como se señaló arriba, este será el mecanismo por el cual se subastarán los dólares girados por el FMI, de manera que se aspirarán pesos del mercado para que el Tesoro pueda afrontar los vencimientos en moneda local.



Source link