Casta privilegiada: los senadores que votaron contra el aborto legal ganan hasta $ 200 mil

0
173


La sesión sobre el aborto demostró que el Senado es una cueva de funcionarios retrógrados con sueldos millonarios que tienen la potestad de decidir sobre la vida de millones.

“Sería muy irresponsable de mi parte votar un proyecto al que yo no he podido acceder, analizar, estudiar en profundidad”, dijo Cristina del Carmen López Valverde, senadora justicialista por San Juan. Indignante.

Un senador hoy puede alcanzar un sueldo neto de $ 200.000, entre salario, canje de pasajes y plus por desarraigo, como es el caso de Valverde. Veinte veces más que el salario mínimo, vital y móvil, que hoy está en $10 mil y que, según lo dispuso el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en junio será de 2019. Un contraste contundente.

Sería imposible de entender esta actitud sino es porque los senadores forman parte de una casta política de sueldos exorbitantes y privilegios inusitados, como obtener $ 70 mil de más a cambio de canjear pasajes que no usan.

Hoy los senadores, junto a los miembros del Poder Judicial, cuyo máximo exponente son los jueces de la Corte Suprema que cobran alrededor de $ 300.000, son los funcionarios políticos con mayores sueldos. Son, además, los que peor imagen y legitimidad tienen en la sociedad. Según un estudio de la Universidad de San Andrés, elaborado sobre una muestra de 1000 casos, el 54 % de los consultados informó sentirse “muy insatisfecho” con la labor de la Corte Suprema, mientras que el 41 % opino lo mismo sobre los miembros de la Cámara de Senadores.

No es para nada sorprendente el nivel de descrimiento y desconfianza política en esta institución.

Quienes hayan seguido la sesión del pasado miércoles en la que se trató y rechazó, por una diferencia de 7 votos, el proyecto de legalización podrán haber constatado en primera persona el nivel de argumentos reaccionarios y retrógrados que salieron de la boca de la mayoría de los senadores que ni siquiera se tomaron el trabajo de leer el proyecto.



Source link