Celestes, evangélicos y silenciosos: la campaña antiderechos de Hotton y Gómez Centurión

0
33


Casi sin aparecer en los medios, pero con mucho apoyo de diferentes alas de organizaciones evangélicas, los candidatos del frente NOS hacen su campaña antiderechos.

Poco se los vio en los medios a los referentes de la alianza NOS, un frente en el que se unieron Cynthia Hotton y Juan José Gómez Centurión. Lo que sí se puede ver y escuchar, si uno presta atención a los breves segundos que dura el spot publicitario, es que su slogan de campaña hace referencia directa al aborto. Este tema excluye al resto y se transforma en una propuesta concreta: “si no querés aborto, votanos a nosotros”.

Esta sinceridad absoluta no deja de tener su mérito, ya que en contraposición, los otros partidos mayoritarios, intentan mostrarse como “verdes” pero disimulan sus “celestes” como pueden.

Esta campaña que puede parecer silenciosa, no es tan así. De hecho Cynthia Hotton participó de un acto multitudinario organizado por un gran número de iglesias evangélicas de Argentina en un estadio de fútbol de la provincia de Córdoba. Allí, frente a las tribunas colmadas de evangelistas dio su mensaje político: “El pueblo cristiano ya despertó, acá no hay ningún débil. Seamos protagonistas de esta historia, de transformar nuestro país a través de valores y de gente comprometida con Dios para gobernar Argentina”.

El entramado que están tejiendo las iglesias evangélicas con sectores políticos comenzó a hacerse más evidente a partir del debate por la legalización del aborto el año pasado. Fue en ese momento y en alianza también con las jerarquías de la iglesia católica, que mostraron que con la suma de sus poderes podían presionar lo suficiente y lograr el rechazo de la ley.

Por su parte Hotton ya había sellado su pacto, cuando en marzo de este año refundó su espacio político “Valores para mi país” con un acto en donde los evangelistas dijeron presente.

Te puede interesar: Furia celeste: Cynthia Hotton lanzó otro partido antiderechos lleno de dinosaurios

Las organizaciones evangélicas están dispuestas a ocupar lugares de poder, más allá del gobierno que gane las elecciones. Sin prisa pero sin pausa, van tejiendo alianzas. Sin dudas el alcance que tienen a nivel territorial es algo que ninguno de los políticos de los partidos mayoritarios deja de lado. Justamente porque ese rol de contención que pueden jugar es clave de cara a la agudización de la crisis económica en curso.

En nuestro país, históricamente este espacio era de la iglesia católica, sucede que ahora, y luego de décadas de “perder fieles”, son las distintas alas evangélicas las que están dispuestas a ocupar ese lugar.

Por su parte, Gómez Centurión, la cara más conocida de este frente, es un militar retirado con la jerarquía de mayor, ex carapintada y ex titular de la Aduana en el gobierno de Cambiemos. Coinciden con Hotton en su posición antiderechos. Siempre redoblando la apuesta y en pos de confirmar a sus posibles electores religiosos que ellos son la opción, Gómez Centurión afirmó, hace unas semanas, que de llegar al poder “vetaría la ley de identidad de género”.

En este punto hay que poder leer entre líneas. El mensaje de Gómez Centurión no fue solo una brutalidad sin asidero legal. Se trató de un mensaje directo a su núcleo duro que además de rechazar el aborto legal, se opone a la implementación de la ley de Eduación Sexual Integral, de la misma manera que se oponen a los métodos anticonceptivos y al matrimonio igualitario.

Como lo hemos escrito en otras notas en este diario, es necesario estar alerta y no subestimar el avance no tan silencioso de la iglesia evangélica. Si bien es cierto que es prácticamente imposible que algún legislador de este espacio ocupe una banca en el Congreso, su acercamiento a los sectores de poder, va mas allá del ingreso al Parlamento.

Los que sí en cambio tienen altas chances de ingresar son Marco Lavagna de Consenso Federal o Pablo Tonelli de Juntos por el Cambio.

Ambos disputan ese lugar con Myriam Bregman del FIT Unidad. De los tres es la única candidata que puede ocupar esa banca por la Ciudad de Buenos Aires y que está a favor de la legalización del aborto y de la separación de la Iglesia y el Estado.

Bregman está siempre del lado de los trabajadores y pondrá la banca a favor de estas luchas, como la de las mujeres, las disidencias y la juventud.



Source link