Cierre de alianzas electorales: el festival de panquequeadas vs la unidad de la izquierda

0
84


Se presentaron los acuerdos de cara a las próximas elecciones. ¿Quién es quién en la carrera electoral y qué nos proponen a los jóvenes? En esta nota te contamos por qué el Frente de Izquierda-Unidad es la única alternativa que está de nuestro lado

Sos parte de los miles de jóvenes que se encuentra desocupados, buscando laburo, o haciendo changas. O tal vez estás en negro, laburando una bocha de horas por dos mangos, o precarizado y teniendo que elegir entre pagar servicios, comida, cargar la sube o estudiar, porque no alcanza para todo. Durante estos días probablemente levantaste el oído varias veces para saber cómo terminaba toda esta rosca esquizofrénica del cierre de alianzas electorales. Hubo panquequeadas como la de Pichetto, el peronista devenido cambiemita, reconciliación con traidores como la de Cristina con Massa, y el acuerdo de Lavagna y Urtubey a quienes nadie eligió para su equipo y bueno, se terminaron juntando porque igual querían participar.

Entre tanta cloaca y podredumbre de la política nacional, con un peronista en cada acuerdo, la novedad que contrastó fue la alianza histórica que hizo la izquierda, lanzando el Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad, en el que se unieron fuerzas anticapitalistas que bancan que no seamos los laburantes, nuestros abuelos, las pibas y los pibes los que paguemos con hambre una crisis que claramente, no generamos. Una alianza que pone blanco sobre negro entre tanta panquequeada, y que se puso en pie a partir la confluencia en distintas luchas obreras y populares por un programa a favor de los de abajo. Para enfrentar al infierno que se nos viene con el FMI, la mejor es bancar a los que piensan igual que nosotros, que opinan que nuestras vidas valen más que las ganancias de los capitalistas y que nos invitan a organizarnos para terminar con esta fiesta empresarial. ¿Querés saber por qué? Seguí leyendo.

Cambiemos uploaded: ahora con peronismo blanqueado

La candidatura del antiinmigrantes Pichetto (ex jefe del bloque de senadores del PJ) para ser el vice de Macri en su carrera por la reelección refuerza lo que todes ya sabíamos: sin su cintura para la negociación en el Congreso, al macrismo no le hubiera sido posible pasar el ajuste. Más que una panquequeada, es un sincericidio. Se blanquea que Cambiemos tuvo al peronismo como aliado indispensable en estos años de gobierno. Más claro echale agua.

¿Hace falta que expliquemos mucho lo que nos puede ofrecer la fórmula oficial? No para de crecer la pobreza y la desocupación, y la “precarización 2.0”. Es el modelo de Vaca Muerta, donde se murieron ya ocho laburantes, entre ellos un pibe de 24 años, y es también el modelo de Rappi que mató a Ramiro Cayola Camacho, trabajador boliviano de 20 años.

Para contener la rabia que nos genera vivir así, ponen a los más jóvenes en la mira de los gatillos fáciles, con la doctrina Chocobar que reivindicaron con la Masacre de Monte, el asesinato de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel por las fuerzas de seguridad como método para criminalizar a la juventud y a la protesta social. ¿Hasta cuándo vamos a seguir poniendo los muertos nosotros?

Frente de Todos (los antiderechos, los traidores, los panqueques, los burócratas)

De los creadores de “no se enojen con la Iglesia” y “no hay necesidad de avanzar tan rápidamente en la legalización”, llegó la rosca nivel Dios: Alberto Fernández y Cristina Fernández finalmente cerraron con Massa la fórmula “Frente de Todos”. Un completísimo mix de peronistas de distinta cepa -traidores incluidos- pero que a fin de cuentas preparan el mismo modelo para las y los jóvenes.

¿Cuál es la propuesta de esta alianza? Nadie pudo adivinar del todo, pero lo que sí dijeron es que van a “renegociar con el FMI”. ¿Qué significa para nosotres? Más reformas antipopulares, ajuste, despidos, hambre, y escuelas y hospitales sin presupuesto. ¿Qué podemos esperar con un gobierno así? Hace más de diez años -incluso cuando la economía crecía- que el 60% de la juventud está no registrada, sin delegados, ni ART, ni aguinaldo, ni nada. Ningún gobierno quiso modificar el esquema de precarización y tercerización que nos arranca la vida y nos rompe el cuerpo por dos mangos. La respuesta para quienes se enfrentaron a esto fue la que recibió Mariano Ferreyra, estudiante asesinado en 2010 por una patota de la Unión Ferroviaria, protegida del gobierno.

Entonces, ¿qué es lo que están preparando? El mayor engaño de los últimos tiempos: frente al creciente desprestigio del macrismo, hacen campaña diciendo que si votamos otro gobierno vamos a estar mejor. ¿Qué tipo de gobierno? Ahí viene la magia del nombre “Frente de Todos”: un frentón con tipos como Massa que (por decir algo nomás) aportó con los diputados del Frente Renovador – Felipe Solá entre ellos, responsable político de la muerte de Kosteki y Santillán- los votos necesarios para pasar las principales leyes de ajuste de Macri; personajes como Alberto, el amigo de Clarín y de las patronales del campo; y a toda la casta traidora de la burocracia sindical que dejó pasar el ajuste desde sus sillones.

De más está decir que es un frente que deja afuera también el reclamo de las mujeres por aborto legal. Ni teniendo mayoría en el Congreso cuando fueron gobierno y pudiendo votarlo a favor, no lo legalizaron. Ahora, con alianzas con los antiderechos y pañuelos celestes como Manzur, está claro que la vida de las mujeres para ellos no es una prioridad.

La deuda que deberían pagar es con nosotras, con los pibes rotos, con los laburantes y nuestros abuelos. ¿Está claro que nos tenemos que preparar nosotros para esta vez dar vuelta la historia, no?

Si son ellos o nosotros, nuestras vidas están primero

Nicolás del Caño, el candidato a presidente por el Frente de Izquierda- Unidad, está a pleno en universidades, lugares de trabajo, barrios y redes sociales difundiendo esa idea: “pongamos nuestras vidas primero”. Y tiene la posta. Si nosotros no nos plantamos por nuestros derechos para que no nos roben el futuro, ¿quién lo va a hacer? ¿Esos políticos mercenarios que ganan millones todos los meses y que no tienen nada que ver con los que vivimos con el mango del día como nosotros, como nuestros viejos?

Los políticos del FIT, cobran como un docente, y después de ser legisladores vuelven a su puesto de trabajo, como Raúl Godoy en Neuquén que volvió a la ceramista Zanon, o Natalia González que está dando clases en La Matanza. No son como todos esos parásitos que se enriquecen mientras deciden todos los días por nosotros. Son trabajadoras y trabajadores como vos que hacen política para construir una fuerza que pelee por invertir las prioridades. Por ejemplo, dicen que no tenemos por qué pagar una deuda que no es nuestra, que no votamos en ningún lado.Tienen razón. Pagarle al FMI no puede estar antes que resolver el hambre de los nenes pobres del país, no puede estar antes que garantizar trabajo en condiciones dignas para todos los jóvenes que salimos a laburar.

Más que nunca con los tarifazos, la desocupación y la suba de los precios hacen falta medidas claras, como poner a producir bajo control obrero a toda fábrica que cierra para que no haya despidos, como estatizar los servicios públicos, como el pase a planta permanente de todos los contratados. Medidas realistas que enfrenten a los sectores del poder, a la Iglesia,a los grandes empresarios, al agropower y capitalistas. Todo lo demás es vender humo. Y estuvieron siempre del lado de las pibas. Porque nuestras vidas valen, pelean consecuentemente por la legalización del aborto en el Congreso y en las calles.

Te puede interesar: Veinte puntos: cuáles son las propuestas del Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad

En todo el país se están poniendo en pie grupos de colaboradores del FIT-Unidad, en lugares de trabajo, de estudio, en barrios, y también vía redes sociales, para bancar esta campaña que se está haciendo a pulmón, sin guita de ningún empresario a diferencia de las que mencionamos antes, porque quienes reciben aportes de las empresas después gobiernan para ellas.

Si pensás igual y opinás que no se puede esperar más para construir esta fuerza colectiva y hacerle frente a todos esos políticos amigos de la Iglesia, del FMI y de los empresarios, sumate. Es hora de prepararnos para dar vuelta la historia.



Source link