Claves para entender las protestas feministas de México

0
55


Los últimos días, miles de mujeres han salido a las calles de la Ciudad de México contra los abusos policiales y la violencia de género. El hartazgo ante la violencia contra las mujeres se hizo escuchar fuerte, ahora contra la policía. En este artículo te explicamos qué ha sucedido al respecto.

Aunque no es una práctica nueva, en las últimas semanas mujeres han denunciado violaciones por parte de policías en la Ciudad de México. Esto detonó la rabia latente ante la creciente violencia contra las mujeres.

1. El primer caso se dio el 3 de agosto cuando en la madrugada una chica menor de edad que regresaba a su casa fue interceptada por una patrulla, subida a bordo y violada por los policías. Días más tarde, hubo otra denuncia, esta vez de una chica abusada por un policía bancario (institución pública que resguarda escuelas y museos en la ciudad) en los baños del Museo de Fotografía, y otra más que denunció ser violada también por un elemento de la policía en la colonia Tabacalera, en el centro de la capital. El titular de la Secretaría de Seguridad, al mando de la policía de la ciudad, dijo desconocer los hechos. La familia de la primera menor recibió amenazas de la policía tras filtrarse los datos de la denuncia.

2. Es sabido que desde que se implementó la militarización, la violencia y los feminicidios en México han ido en aumento. Los elementos de la policía y la milicia están coludidos con las redes de trata, además de asesinar, desaparecer y violar mujeres. Hoy, la militarización continúa con la Guardia Nacional aprobada recientemente.

3. Ambos casos detonaron protestas espontáneas en la ciudad. Manifestaciones que destacaron por criticar a la Secretaria de Seguridad Ciudadana, y las instituciones ante la impunidad con la consiga #NoNosCuidanNosViolan.

4. Durante una protesta realizada el 12 de agosto afuera de las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, el Secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta, salió a declarar ante los medios de comunicación la respuesta a las manifestantes, mismas que le arrojaron diamantina rosa. Sheinbaum respondió que la manifestación fue una provocación. Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México e integrante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, encubrió los hechos; los policías responsables continúan libres.

5. Miles de mujeres se dieron cita en la Glorieta de los Insurgentes el pasado 16 de agosto, en la Ciudad de México, en repudio a las declaraciones de Claudia Sheinbaum, quien calificó de “provocación” las protestas en contra de los abusos y la tortura sexual cometida por elementos de la policía capitalina.

La concentración fue cerca de la Secretaría de Seguridad Ciudadana. Miles de mujeres asistieron y fue replicada en otros estados al interior del país. Durante la protesta en la Ciudad de México, algunas asistentes rompieron vidrios y realizaron pintas en la estación del Metrobús, una estación de policía y el Ángel de la Independencia, un emblema de la capital.

Te puede interesar: [FOTOGALERÍA] “Derramamos diamantina, ustedes sangre”: protestan miles en la CDMX

6. Las pintas fueron el centro de atención de los medios de comunicación nacionales, intentando así eclipsar la movilización de miles de mujeres hartas de la violencia en México, la cual mata a 9 mujeres diariamente, dando pie a la criminalización de las mujeres movilizadas iniciada por la Jefa de Gobierno.

7. La presión obligó a Sheinbaum a convocar a un grupo de feministas institucionales y radicales a negociar con ella a puerta cerrada, comprometiéndose a capacitar a la policía y a eliminar los cargos contra mujeres activistas que formaron parte de las protestas en los días previos.

8. Las protestas se dan en un contexto en el cual el gobierno local y federal han desplegado la Guardia Nacional en todo el país y en particular en las alcaldías periféricas de la Ciudad de México. Asimismo, el gobierno local enfrenta protestas de trabajadores y trabajadoras estatales que están siendo despedidos. Pese a esto el gobierno continúa con amplia legitimidad.

9. Estas manifestaciones, por otra parte, no tienen un norte claro y surgieron diversas posturas. No hay una postura homogénea ni ejes claros sobre el rumbo del movimiento, pues no hay espacios de organización amplios en los que se discuta las demandas. Algunas activistas sostienen que es positivo reunirse con la jefa de gobierno y que existan cursos de capacitación a los cuerpos represivos, otras que no hay que confiar en las autoridades, pero seguir replicando métodos como los expresados el pasado viernes, pero sin una visión clara de hacia dónde hay que dirigir los esfuerzos.

10. Desde la Agrupación de Mujeres Pan y Rosas consideramos que la policía es irreformable y que ha demostrado en otras ocasiones que no está del lado de las mujeres. Nos apostamos a la construcción de movimiento de miles en las calles, independiente del gobierno, las instituciones del Estado y los partidos del congreso y organizadas en centros de trabajo y escuelas, en alianza con jóvenes y trabajadores para enfrentar la violencia, teniendo como una de las demandas principales la desmilitarización del país.

Fotos: Elizabeth Sauno para la Izquierda Diario.



Source link