¿Cómo afectan los planes del FMI en la salud de las mujeres?

0
102


El acceso de las mujeres a la salud pública y el debate en torno al aborto legal seguro y gratuito en el país bajo el ajuste del Fondo Monetario Internacional. ¿Cuáles son los planes de Christine Lagarde?

Durante el 2018 un amplio debate por la Ley de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) atravesó el país. Este 28 de Mayo se presentará nuevamente el proyecto de la Campaña.

¿Por qué decimos que es cuestión de salud pública?

Hoy en día se calcula que en Argentina se realizan aproximadamente 450.000 abortos clandestinos al año, y llegan a 60.000 internaciones anuales por sus complicaciones. Que el aborto existe es un hecho, muchos de ellos se realizan en condiciones de insalubridad absolutas o recurriendo a métodos poco seguros. Una de las principales causales de muerte en cuerpos gestantes son las complicaciones producto de las prácticas inseguras.

La falta de acceso a la salud pública y la penalización de este derecho, que con el proyecto de reforma del Código Penal aumentaría aún más, muestran que las principales afectadas son las mujeres de los sectores populares. Estas condiciones en el marco del ajuste que realiza Cambiemos y los gobernadores a órdenes del FMI sólo empeoran.

“Es una cuestión de salud pública” sigue siendo uno de los argumentos más fuertes por la legalización, sin embargo desde el sector que compuesto por los antiderechos como las Iglesias, los dinosaurios del Senado (que engrosan filas de Cambiemos y del PJ) la salud pública no es algo a tener en cuenta. ¿Y para el oficialismo, la oposición cómplice y el FMI?

Nuestra salud sexual y reproductiva en riesgo

Desde ya el debate por #AbortoLegal abrió otra serie de temas, como expresa la consigna de “Educación Sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Si comenzamos por el principio, hoy en día se sigue reclamando la implementación de la ESI en el sistema educativo, ley que fue aprobada en el año 2006, pero dado que permite la injerencia de la Iglesia, que se opone férreamente, y la discrecionalidad de las instituciones educativas para aplicarla, es una exigencia que crece cada día más en escuelas y colegios.

“No hay ni aspirinetas” me decía una trabajadora del Hospital Carrillo en Ciudadela, cuando le consulté sobre el acceso a métodos anticonceptivos. Y es que para este año el presupuesto nacional contempla una reducción en el área de salud pública, mientras para el pago de la deuda externa se destinara 5 veces lo que se contempla para esta área.

Los números son concretos: un 19,7% de reducción en la entrega de preservativos en los centros de salud y una reducción del 14,7% en el área de salud sexual y reproductiva. Cada dólar que entra del FMI implica muchos otros más que salen de nuestros bolsillos para pagar esa deuda ilegal, ilegítima y fraudulenta, donde las mujeres son las principales afectadas con el ajuste.

¿Qué pasa con la salud de las mujeres en el país del FMI?

En el mes de marzo se calculaba que la tasa de trabajo informal, en negro, en mujeres escalaba a un 37%. Son miles las que no cuentan, entre otras cosas, con cobertura en salud y como si fuera poco 2 de cada 3 desocupados tienen rostro de mujer. Los hospitales vaciados de recursos, la plata que no alcanza para llegar a fin de mes, los métodos anticonceptivos con precios cada vez más altos, ese es el panorama en Argentina al día de hoy.

¿No es hora de que nosotres que fuimos parte de la marea verde, nos paremos en la vereda de enfrente de los que siempre ganan para derrotar sus planes? A semanas de una nueva presentación del proyecto por aborto legal, seguro y gratuito se hace más necesario aún redoblar la fuerza que ya mostramos en las calles, convocando a paro general a las centrales sindicales, y planteando el no pago a la deuda del FMI como la única forma en que vamos a poder garantizar el acceso a la salud pública y derechos reproductivos a las mujeres y cuerpos gestantes.

Imagen: Enfoque Rojo



Source link